Organismos de derechos humanos repudiaron los dichos del diputado oficialista Nicolás Massot

Política 21 de enero de 2018 Por
El diputado del PRO pidió "reconciliación" y "perdón" entre víctimas y represores de la dictadura cívico militar. Desde los organismos de derechos humanos repudiaron los dichos y aseguraron que sigue vigente la lucha por la memoria, verdad y justicia.
5a64ef35dd895_750x378

Abuelas de Plaza de Mayo, HIJOS y Familiares de Desaparecidos y Detenidos por razones políticas repudiaron los dichos del jefe de bloque de diputados PRO, Nicolás Massot, quien llamó a la "reconciliación" y "perdón" entre víctimas y represores de la última dictadura cívico militar. Los organismos de derechos humanos manifestaron que “tanto reconciliación como perdón son sinónimos de impunidad” y aseguraron que la búsqueda por la Memoria, la Verdad y la Justicia “sigue en pie”.

Hace pocas semanas, durante el acalorado debate en Diputados por la reforma previsional, el cual se dio en dos sesiones diferentes - la primera debió caerse por falta de quórum y por una feroz represión puertas afuera del Parlamento - Massot y Juan Cabandié, hijo de desaparecidos, protagonizaron un duro cruce, en el que el diputado por el FPV manifestó que hace "responsable a la familia Massot de la desaparición de mis papás. Eso no significa que yo traslade al diputado Massot la responsabilidad de su familia”.

En esa sesión, Massot había manifestado sentirse "muy orgulloso y agradecido de la familia a la que pertenezco y del apellido que cargo". El titular del bloque PRO es sobrino de Vicente Massot, histórico dueño del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca. Fue el primer periodista en ser imputado por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico militar, y fue llevado a juicioi en 2015 pero no recibió condena. Se le imputaba su responsabilidad, y la de las autoridades del diario, por encubrir treinta y cinco crímenes cometidos durante esos años y presentarlos como “enfrentamientos” entre militares y organizaciones armadas. También se lo indicó como coautor por reparto de roles en el homicidio de los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, dirigentes gremiales de La Nueva Provincia

Con ese antecedente, Massot pidió perdonar a los militares y civiles que formaron parte de los 70, la oscura etapa de la dictadura. "Hay un ejemplo muy importante. Como el que se vivió en un contexto diferente con el apartheid. Pero creo que con los años 70 hay que hacer como en Sudáfrica y llamar a la reconciliación", señaló.

Graciela Lois, integrante de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, explicó  que "somos pocos los que supimos dónde estuvo nuestro familiar y son muchos menos aquellos que pudieron recuperar los restos. No se puede hablar de reconciliación porque esa respuesta no nos llega”.

En tanto, desde HIJOS señalaron vía Twitter que "si piden "reconciliación" es porque asumen que son culpables. Como funcionario público, el "joven" Massot debería exigir que su tío y otros rompan los pactos de silencio y digan dónde están los cuerpos de los desaparecidos y quiénes tienen a los nietos/as apropiados". Además, agregaron que "intentan desconocer que el pueblo lucha por Memoria, Verdad y Justicia, y que, a diferencia del "joven" Massot, somos un pueblo que no tolera ver genocidas caminando por las calles ni a los partícipes civiles impunes".

Finalmente, Alan Iud, abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, explicó que el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, como el Derecho Internacional y nuestra Corte Suprema de la Nación declararon que el indulto y la amnistía para crímenes de lesa humanidad “son inconstitucionales y violatorios del orden público internacional”. Por lo tanto, “la posibilidad de reconciliación como la plantean requerirá como mínimo el pedido de perdón de los perpetradores y su arrepentimiento pero nada de eso sucedió, y es imposible que haya un ‘perdón público” por las leyes internacionales.

fte,pol.arg.

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman