Entregaron a las Madres las baldosas con pañuelos pintados

Política 22 de enero de 2018 Por
Serán exhibidas en el Salón de los Pañuelos Blancos, el ex quincho de la ESMA, en el que hay una muestra permanente de fotografías que reconstruyen la historia de los organismos de derechos humanos.
hebe-baldosas-plaza-de-mayo

Esta mañana, las autoridades porteñas entregaron -en el marco de las obras por refacción de Plaza de Mayo- las baldosas con pañuelos pintados a las Madres de Plaza de Mayo, por donde hacen las rondas todos los jueves. Serán exhibidas en el Salón de los Pañuelos Blancos, el ex quincho de la ESMA, en el que hay una muestra permanente de fotografías que reconstruyen la historia de los organismos de derechos humanos.

El área que rodea a la pirámide de la plaza, y que contiene los baldosones, está protegida por la ley 1653 sancionada por la Legislatura porteña que declaró Sitio Histórico a ese espacio. Las tareas en la plaza, sin embargo, implican la remoción de las baldosas, algo que se hizo con acuerdo de las madres que luego se encargarán de reponer las imágenes artesanalmente.  

“Siguen las tareas de conservación del patrimonio histórico en Plaza de Mayo. El GCBA entrega los pañuelos del pueblo a la Asociación Madres de Plaza de Mayo”, tuitiaron las madres y compartieron las fotos con las baldosas retiradas y enmarcadas. Para las Madres de Plaza de Mayo esas baldosas son “patrimonio de los 30.000 y de todxs aquellxs que luchan”.

fte.pag.12

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman