Alfonsín, el hombre en la carpeta de Alberto Fernández para dar un cimbronazo político

Política 09 de octubre de 2019 Por
El candidato a Presidente del Frente de Todos no para de hacer reuniones con vistas a lo que sería su gobierno en caso de ganar el 27, y ya toma forma un esquema de gabinete con una fuerte impronta política, en la que hubo un ofrecimiento ministerial para el radical díscolo y para un dirigente de Cambiemos. Los nombres en danza para los puestos clave
103869_3

Alberto Fernández sueña con ganar las elecciones del domingo 27 por más del 54 por ciento de los votos, lo que le aseguraría no solamente la presidencia en la primera vuelta sino también haber superado la histórica elección de Cristina Fernández en 2011. A esa fortaleza que le darían las urnas, además le quiere agregar un potente músculo político desde la formación de su gabinete. 

El candidato a presidente del Frente de Todos ha mantenido reuniones con dirigentes que no forman parte del espacio pero que podrían sumarse, ya sea de manera directa o colaborando desde afuera. Además de la alianza con los Gobernadores, Alberto busca ampliar su propia base de sustentación política, para no quedar demasiado expuesto a las propias presiones internas que puedan surgir de algunos sectores, fundamentalmente del kirchnerismo duro.

                                                                                      PUBLICIDAD

                               

Con esa premisa se reunió con Ricardo Alfonsín, distanciado desde hace mucho tiempo del oficialismo, del cual es muy crítico, y con una postura  contraria a las decisiones de la conducción de la Unión Cívica Radical. Según se pudo saber, Fernández le habría ofrecido a “Ricardito” un lugar en el Gabinete. El puesto sería el ministerio de Defensa, donde también se menciona a Jorge Argüello. Otro lugar al que podría ir Alfonsín es la Oficina Anticorrupción. 

Todavía no habría una respuesta por parte del Alfonsín, como tampoco de Emilio Monzó, con quien Alberto también tuvo contactos y lo quiere en su equipo. El actual presidente de la Cámara de Diputados podría recalar en el ministerio de Agroindustria, aunque tampoco se descarta que, si acepta el convite, termine al mando de otra cartera con más roce político.

                                                                                          PUBLICIDAD

                             

A Florencio Randazzo se lo menciona como el probable próximo Jefe de Gabinete, mientras que Santiago Cafiero (a quien se vinculaba fuertemente con esa cartera) podría recalar finalmente en la Secretaría General de la Presidencia. Lo concreto es que al nieto de don Antonio le tocará una de las sillas importantes y más cercanas al Presidente en caso que el Frente de Todos gane los comicios.

Eduardo “Wado” De Pedro aparece como el hombre de La Cámpora en el Gabinete, y el primero con chances para ocupar el ministerio del Interior, la cartera de mayor juego político y de constante contacto con los gobernadores y el Congreso. Es decir, interlocutor con Cristina y Máximo Kirchner, con Sergio Massa, con los mandatarios provinciales y con los intendentes de peso del Conurbano.

                 

Felipe Solá gana posiciones para ser el dirigente de la relación con el mundo a través de la Cancillería, mientras que al frente de Salud quedaría un dirigente vinculado al gobernador de Tucumán, Juan Manzur. Aparece Rafael Bielsa también como posible integrante del Gabinete.

Por el estratégico ministerio de Desarrollo Social hay una puja abierta. Daniel Arroyo, un especialista en la materia, tiene aparentemente alguna ventaja, pero el Movimiento Evita fantasea con el manejo de esa dependencia y Fernando “Chino” Navarro también se prueba el traje. Si no es en Desarrollo, Navarro igualmente tendría reservada una silla con protagonismo. 

                                                                                                   PUBLICIDAD

                                             

De todos modos, la cartera social es una de las que puede quedar como moneda de cambio en la negociación entablada con distintos sectores para fortalecer con variedad política el gabinete nacional. Sigue siendo una incógnita el manejo de la Economía, aunque Matías Kulfas tendrá un rol protagónico. También estaría en el equipo Guillermo Nielsen.

Para el ministerio de Justicia al primero que fue a buscar Alberto Fernández es Carlos Arslanián. Si el extitular de la cartera de Seguridad bonaerense finalmente decide no ser él quien conduzca la relación de la Rosada con los jueces lo más probable es que apuntale para el cargo a Martín Arias Duval.

Aunque está en el fragor de la campaña, el candidato a presidente más votado en las PASO no se distrae de lo que significaría tomar el gobierno el 10 de diciembre bajo un sinnúmero de dificultades. Es por ello que avanza en la construcción de su equipo de gobierno, con la intención de dar muestras de poder, y de fortalecer la política como instrumento clave para la gobernabilidad. Otra muestra de diferenciación con Mauricio Macri, que hace mirar a Alberto Fernández más allá de las fronteras del Frente de Todos. 

                                                                                                   PUBLICIDAD

                                   

fte.tecla

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman