El Pueblo de Chile sublevado: por la tremenda desigualdad del modelo

Internacionales 21 de octubre de 2019 Por Asser Noticias
El presidente Piñera dijo que el país "está en guerra". Hay detenciones masivas, estado de sitio, desaparecidos y 11 muertos por las protestas. La violencia de la represión militarizada es prácticamente descontrolada debido al "vía libre" que el mandatario le dio a los militares y carabineros
Chile-violencia

Calles tomadas por fuerzas militares, secuestros en plena calle durante el toque de queda, vigencia del estado de sitio y miles de chilenos reclamando en las calles de Santiago y otras ciudades del interior ponen en jaque al gobierno de Sebastián Piñera que habló de un «estado de guerra».

El disparador de las protestas fue un tarifazo sobre el costo del pasaje de subterráneo, uno de los más caros del mundo, pero pese a que el presiente derogó la medida, las protestas lejos de detenerse se acentuaron en magnitud y exigencia.

                                                                                    PUBLICIDAD

                                     

 

Es que lo que entró en crisis en Chile es el modelo económico vigente desde la dictadura de Agustín Pinochet que puso en práctica de la mano del economista Milton Friedman en 1973, luego del golpe sangriento que derroco al por entonces presidente Salvador Allende.

Ese modelo, al que muchos políticos y economistas argentinos ponen como ejemplo de los países «a los que les va bárbaro» (lo dijo anoche en el debate José Luis Espert) lo que generó es un grado de desigualdad extenuante, que pone al 1 por ciento de la población concentrando casi el 80 por ciento de la riqueza que genera el crecimiento persistente del PBI pero que no se traduce en mejoras en las condiciones de vida de la mayoría de los chilenos.       

 "Creo que el gobierno del presidente Piñera ya se acabó, después de esto va a ser  muy difícil que logre articular y  hacer avanzar su agenda

 dice Patricio Navia, reconocido analista chileno

                                                                                             PUBLICIDAD

                                       

La violencia de las fuerzas de seguridad y militares que desplegaron todo su poderío en las calles derivó en un saldo de, hasta ahora, 11 muertos, 1500 personas detenidas, muchas de ellas en plena noche y llevadas a galpones donde fueron hacinadas y en muchos casos torturadas como durante la dictadura pinochetista y un número no determinado aun de heridos y personas con paradero desconocido.

La violencia de la protesta pone en la cuerda floja a un presidente que no comprende cuál es la raíz de origen del problema y que por la presión popular podría estar al borde de la renuncia.

                                                                                    PUBLICIDAD

                                             

fte.Pdn                            

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman