Por la disputa Clarín-Claro David Martínez pidió una silla en la cena de Alberto con los magnates de México

Política 03 de noviembre de 2019 Por
Preocupado, el empresario supo que el presidente electo se reuniría en privado con Carlos Slim, su principal competidor en Argentina.
5cb67aace971f_950_627!

El lunes será el día fuerte en la agenda de Alberto Fernández en su gira por Ciudad de México. Su equipo abrirá conversaciones sobre el comercio -siempre complicado- entre ambos países. Más tarde, Andrés Manuel López Obrador lo recibirá en Palacio Nacional. En el equipo del gobierno electo circula la idea de que el líder mexicano puede ser un aliado útil para la conformación de un nuevo bloque progresista en la región que defienda intereses comunes.

Pero quizás las reuniones más delicadas ocurran por la tarde. Alberto será recibido por el magnate Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, que además tiene una fuerte cartera de inversiones en Argentina, sobre todo en el negocio de las telecomunicaciones con su empresa Claro. La reunión es todo un evento político, con impacto en ambas naciones.

                                                                           PUBLICIDAD

                                     

Del armado de este encuentro participó hasta el Papa. Slim colabora muy de cerca con la iniciativa del Vaticano Scholas Occurrentes y en privado abona la teoría de que Bergoglio está en la mira de una conspiración del capitalismo internacional que busca apartarlo del papado.

La relación entre ambos está atravesada además por figuras de todo tipo. Desde el nuncio Franco Coppola, un hombre que recorre habitualmente los sinuosos pasillos de círculo rojo mexicano, hasta Gustavo Menéndez, intendente de Merlo.

         "Slim suele repetir desde hace años que Argentina tiene un               potencial enorme, pero se queja porque sus inversiones                 siempre se topan con cierto favoritismo hacia el Grupo                   Clarín, su competidor local. Es exactamente la misma                       crítica que hacen las empresas extranjeras a Telmex en                   México."

Slim suele repetir desde hace años que Argentina tiene un potencial enorme, pero se queja porque sus inversiones siempre se topan con cierto favoritismo hacia el Grupo Clarín, su competidor local. Es exactamente la misma crítica que hacen las empresas extranjeras en México: ATT y Telefónica presionan para que el Gobierno le imponga medidas anti-trust. La firma española, incluso, ya amenaza con vender y retirarse del país. 

El viejo anhelo de Slim en la Argentina era la adquisición de alguna firma de TV por cable para reforzar su posición ante Clarín. Las opciones no eran muchas: ya en 2007, a través de su empresa Telmex, intentó hacerse de Supercanal, la prestadora de cable del Grupo UNO de Vila-Manzano. El otro player para negociar -y hubo conversaciones- era Telecentro, del político peronista Alberto Pierri. 

Recién llegado al poder, Mauricio Macri habilitó el Triple y Cuádruple Play -telefonía fija, móvil, Internet y TV- mediante el decreto que eliminó a los órganos reguladores que había creado el kirchnerismo. Así se habilitaba el ingreso de las telefónicas en el negocio de la TV por cable, una restricción que imponía hasta ese momento la "Ley de Medios" sancionada por el gobierno de Cristina en 2009.

                                             David Martínez, socio del grupo Clarín     

   

Pero ese viejo anhelo de Slim chocó con la velocidad de otro magnate mexicano: David Martínez, el socio minoritario del Grupo Clarín que muy rápido logró la compra de Telecom Argentina y luego la fusión con el grupo mediático más importante de Argentina. Martínez es un misterioso personaje, oriundo de Monterrey, que en privado no se guarda elogios para Cristina Kirchner por su efectivo regreso al poder. Supo hacer buenos negocios con el kirchnerismo y con Macri, en un efectivo juego de complementos con Magnetto.

Slim por su parte tropezó otra vez en su relación con Macri cuando contrató los servicios jurídicos y de lobby del ex senador Ernesto Sanz -un aliado clave para el gobierno macrista- para intentar eludir el pago de 1.700 millones de pesos al sindicato de los trabajadores telefónicos (Foetra) por un conflicto de encuadramiento sindical y de transferencia de aportes.

                                                                   PUBLICIDAD

                                    

El caso llegó hasta la Corte Suprema y el dueño de Telcel apostó por los servicios de Sanz, muy amigo del presidente del máximo tribunal argentino, Ricardo Lorenzetti. Gestiones a las que se acostumbró en las últimas décadas en México y que, en parte, explican el deterioro en su relación con López Obrador.

Esta delicada situación que ponía al gobierno de Macri haciendo lobby ante la Corte Suprema para favorecer a una empresa -que encima es competidora de Clarín- terminó mal: el máximo tribunal argentino se curó en salud, rechazó los planteos de Slim y confirmó la sentencia de la justicia laboral que lo obliga a pagar 1.700 millones a los trabajadores.

Y acaso por todas estas pequeñas batallas que entrelazan a la política con los negocios, David Martínez pidió estar presente en la cena que organizó Alfonso Romo -el magnate que ocupa la Jefatura de Oficina de López Obrador- cuando supo que unas horas antes Alberto tendría un encuentro privado con Slim.

                                         

                Alfonso Romo, el poderoso jefe de la Oficina de la Presidencia de México

¿Presionará Slim por algún tipo de regulación al crecimiento de Clarín en Argentina? Un planteo desde luego complicado por el equilibrio que buscar el propio Alberto Fernández con el principal multimedios del país después de la "guerra" que desató Cristina con los jerarcas de ese grupo.

"Nadie se puede enojar ni se puede quejar porque la reunión, aunque sea en privado, es con uno de los hombres más ricos del mundo y que además tiene enormes inversiones en Argentina", se excusan en la comitiva de Alberto. "No hay ningún motivo para alarmarse". 

                                                                   PUBLICIDAD

                                   

La disputa de Carlos Slim con David Martínez tiene un apasionante capítulo en México: sus empresas constructoras disputan con fuerza por acercarse al flamante gobierno de López Obrador. Los contratos del sector energético y de las obras de infraestructura por los próximos seis años son el telón de fondo. 

La pesadilla de Slim

Aunque llegó a reunir la fortuna más grande del planeta, Slim viene sufriendo relaciones tirantes con los últimos gobiernos de México. Su vínculo con Enrique Peña Nieto también estuvo marcado por los recelos ante presuntos "beneficios" a Televisa en la Reforma de Telecomunicaciones. El dueño de Telmex siempre dijo que las declaraciones de preponderancia eran golpes nada velados contra su empresa.

La Reforma de EPN introdujo, entre otros cambios, el concepto de preponderancia, el cual se aplica cuando un agente económico tiene una participación en su sector mayor al 50% del mercado. Por supuesto, sobre las firmas preponderantes recaen obligaciones que equilibran la competencia.

                                                                        PUBLICIDAD

                       

El cabildeo detrás de estas leyes fue enorme. Había mucho en juego. Acaso el punto más importante de la pelea fue el modo de medir esa dominancia. Los analistas más rigurosos pedían que se evaluara el desempeño de las compañías en cada uno de los servicios: TV de aire, telefonía fija, internet, televisión de paga.

Pero la presión de las compañías logró que se agrupara esa evaluación en "sectores": la radiodifusión (radio y TV abierta) y la telecomunicación (internet, telefonía fija y móvil, y televisión restringida). El resultado fue que Televisa terminó como preponderante en radiodifusión y América Móvil (Telcel-Telmex, la nave insignia de Claro) en Telecomunicaciones.

                    

                    "Y mientras Slim intenta sanar las heridas que generó con AMLO, David                                Martínez cabildea sin descanso para quedarse con tramos de la obra del                           Tren Maya, de la nueva refinería de Tabasco y de otros proyectos en favor                         de ICA, la emblemática constructora mexicana"

Para muchos analistas, este presunto "empate" entre las compañías de Carlos Slim y Emilio Azcárraga fue en realidad una virtual victoria de la televisora. Es que el Grupo Televisa cuenta también con una enorme participación -a través de Sky, Izzy y otras firmas- de 65% de televisión de paga.

La victoria era por partida doble, porque aunque Televisa ostentaba el 65% del mercado de televisión restringida, el dominante en ese sector era Slim. Dicho de otro modo: no sólo no recaían sanciones sobre sus empresas, sino que su competidor debía retrasar su proceso de convergencia hacia el Cuádruple Play.

Slim volvió a equivocarse en medio de la última campaña electoral en México, cuando salió de frente a cuestionar -en una atípica conferencia de prensa- una de las propuestas de López Obrador: la cancelación de fastuoso Aeropuerto de la Ciudad de México. Un negocio que AMLO liga a la corrupción del PRI, y muy específicamente a los ex presidentes Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari.

Y mientras Slim intentaba sanar algunas de las heridas que ese fallido movimiento político generó en su relación con López Obrador, David Martínez cabildeaba sin descanso para quedarse con algunos tramos de la obra del Tren Maya, de la nueva refinería de Tabasco y de otros proyectos en favor de ICA, la emblemática constructora mexicana de la que tomó control en una crítica situación financiera. Oportunidades que el regiomontano no sabe desaprovechar.

                                                                 PUBLICIDAD

                       

fte.Lpo        

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman