Evo renunció a la Presidencia de Bolivia para evitar más sangre y denunció un golpe de Estado cívico político y policial

Política 10 de noviembre de 2019 Por
Anunció su dimisión junto al vicepresidente Álvaro García Linera, luego de que las FFAA de Bolivia le exigieran al mandatario que diera "un paso al lado para desbloquear la crisis política"
multimedia.normal.ae78eacf97e5313e.45766f204d6f72616c6573204146505f6e6f726d616c2e6a7067

El presidente de Bolivia, Evo Morales, comunicó su renuncia este 10 de noviembre tras una escalada de tensión que derivó en una ola de dimisiones en el hermano país.

"Hemos renunciado para que Mesa y Camacho dejen de quemar las casas de mis hermanos», denunció Morales y llamó a la comunidad internacional a denunciar esto como «un golpe de Estado"

                                                                       PUBLICIDAD

                                   

Desde el aeropuerto de Chimoré en Cochabamba, el mandatario anunció su renuncia y apuntó contra los líderes de la oposición Carlos Mesa y Fernando Camacho a los que acusó de liderar el violento movimiento que puso fin al gobierno constitucional.

«Queremos preservar la vida de los bolivianos», dijo Morales en una comunicación en la que confirmó las dimisiones.

Durante su mensaje al pueblo boliviano, Morales denunció que su custodia le confirmó que hubo ofrecimientos de 50 mil dólares por parte de los grupos opositores que motorizan este golpe de Estado para entregar al presidente y su vice.

«Estamos dejando a Bolivia con soberanía e independencia de Estado […] con dignidad e identidad del pueblo boliviano», manifestó el mandatario Morales al anunciar su dimisión desde Chimoré, en el departamento de Cochabamba.

                                                                  PUBLICIDAD

                             

Morales explicó que decidió renunciar con el fin de que el excandidato Carlos Mesa y el opositor jefe del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, «no sigan persiguiendo a mis hermanos, dirigentes sindicales […] para que no sigan quemando las casas» de funcionarios públicos, y para que dejen de «secuestrar y maltratar» a los familiares de los líderes indígenas.

«No es ninguna traición. La lucha sigue. Somos pueblo», indicó el saliente jefe de Estado, subrayando el notable nivel de desarrollo alcanzado por el país durante su mandato. «Le digo a las juventudes: sean humanos con los más humildes», añadió.

Previamente, tanto el jefe de las Fuerzas Armadas y el comandante general de la Policía de Bolivia habían sugerido la dimisión del mandatario.

                                                             PUBLICIDAD

                               

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman