Martín Guzmán podría ser la sorpresa del gabinete económico de Alberto Fernández.

Política 24 de noviembre de 2019 Por
El discípulo de Stiglitz se sumó a la danza de nombres para el gabinete económico, anticipa la estrategia para renegociar la deuda
5d659878b5117_940_529!

El economista de la Universidad de Columbia apareció este jueves como una posibilidad firme de encabezar algún ministerio a partir del 10 de diciembre.

Guzmán es un respetado académico, especialista en temas de deuda y discípulo del premio Nobel Joseph Stiglitz. Tiene vínculos aceitados con el Frente de Todos. Fue compañero de colegio de Matías Lammens, recientemente se mostró con Sergio Massa y es bien visto en el kirchnerismo.

                                                                         PUBLICIDAD

                                     

La visión de Guzmán sobre la economía argentina es pesimista. En una reciente entrevista  la última con un medio gráfico argentino, dio una sentencia contundente sobre la situación: "Hoy el país produce menos, tiene problemas sociales más graves, está más endeudado y tiene una limitadísima capacidad de hacer política macroeconómica para lidiar con sus problemas coyunturales y estructurales". 

En la nota  el economista analizó el reperfilamiento de deuda anunciado en ese momento por el macrismo. "Puede ayudar si es que se hace bien. Que se haga bien quiere decir que no implique una mayor carga de deuda para el país y que genere cierto alivio en el corto plazo", plantea y agrega que en su visión debió haberse realizado "en mayo de 2018 en lugar de acudir al FMI". 

"El país se ha endeudado en moneda extranjera y no ha generado un aumento concomitante de las divisas con las que sostener los servicios de deuda. Ese es el problema que hoy por hoy está enfrentando Argentina, y sobre el que hay que trabajar en todo el frente macroeconómico para que deje de ser un problema", indica en su análisis.

                                                                     PUBLICIDAD

                                 

En cuanto a su idea de la salida a la crisis, Guzmán hace un planteo similar al que sostiene públicamente Alberto Fernández. "Se necesita poner en funcionamiento un plan económico que tenga como premisa central la recuperación de la actividad, incluyendo la recuperación de las divisas que genera el país. Porque no hay forma de estabilizar esta economía sin recuperación de la actividad", señaló.

"Generación tras generación nuestra economía condena a millones a la precariedad, a la exclusión de los mercados de trabajo formales, a la falta oportunidades económicas y de las motivaciones. Y así se vuelve cada vez más difícil despegar. Porque cada crisis te deja la herencia de gente que creció en condiciones que luego le impiden poder enfrentar la división internacional del trabajo de una forma competitiva desde su territorio, y mucho de lo que termina teniendo que hacer el estado es contener los problemas que la propia organización social generó. Las crisis de deuda pública son tragedias sociales", continúa Guzmán.

                                                                          PUBLICIDAD

                             

El discípulo de Stiglitz se despega de la idea de que Argentina debe seguir ejemplos de otros países para salir de su crisis de deuda, como Portugal o Uruguay. "Argentina necesita un plan propio, basado en sus propios problemas y consciente de sus propias restricciones. Y de una vez por todas sensato en las premisas", sentencia.

"Hay que empezar por un diagnóstico correcto. Lo primero es reconocer que tenemos múltiples desequilibrios que están interconectados", evalúa Guzmán. Menciona allí el problema social, la restricción externa, el tema fiscal y "un problema más general de estructura productiva insuficiente para colocar a Argentina en un sendero de desarrollo virtuoso". 

"Junto al diagnóstico nos tenemos que plantear qué queremos ser. Y a partir de allí buscar el remedio, que tiene que respetar las restricciones que se enfrentan. Es la hora de hacer política económica sobre la base de la realidad", concluye. 

                                                                            PUBLICIDAD

                                 

fte.Lpo

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman