Los Patrones del campo quieren que la suba de retenciones se vote en el Congreso

Política 27 de noviembre de 2019 Por
Los especialistas advierten que es inconstitucional aumentar el impuesto vía resolución o decreto. Buscan reeditar la gesta de 2008.
5d9747a800658_940_529!

Dirigentes y productores agropecuarios empezaron a tomar nota que el aumento de retenciones a las exportaciones está cada vez más cerca a medida que se acerca la asunción de Alberto Fernández el próximo 10 de diciembre.

Es que, si bien aún se desconoce el porcentaje que tendrán los derechos de exportación, está claro que en el equipo económico del Frente de Todos ya está tomada la decisión política de aumentar el impuesto al campo.

                                                                    PUBLICIDAD

                                     

En el sector empezaron a organizarse vía WhatsApp para tratar de impedir que se concrete la iniciativa del gobierno entrante. Algunos, incluso, plantean que la suba de retenciones se debe votar en el Congreso.

El campo se anticipa a la suba de retenciones y hay récord de venta de granos

"La Ley 27.467 dispone que el Gobierno puede aumentar por resolución las retenciones sólo hasta un 30% para el complejo sojero y un 12% en el resto de los cultivos", dijo a este medio el consultor y abogado Andrés Domínguez.

"Si el Poder Ejecutivo pretende aumentos mayores a dichos porcentajes, no puede hacerlo vía resolución o decreto dado que necesitaría sí o sí una nueva Ley sancionada por el Congreso para conseguir tal fin", explicó Domínguez. 

Por estas horas en las oficinas de Puerto Madero donde trabaja Alberto con su equipo de colaboradores y futuros funcionarios se habla de fijar los derechos de exportación al complejo sojero en un 35% y en alrededor de un 20% al trigo y al maíz.

Se trata, en definitiva, de alícuotas similares a las vigentes durante los dos mandatos de Cristina. De esta manera, Alberto espera recaudar unos u$s 2 mil millones extra por año con el objetivo de achicar el déficit y afrontar los vencimientos de deuda.

"Productores y legisladores deben estar atentos para acudir a la Justicia y pedir la inconstitucionalidad si se imponen porcentajes superiores al 30% para la soja y mayores al 12% para el resto de los productos", advirtió Domínguez.

"Los impuestos los define el Congreso; lo único aceptado, en el caso de las retenciones, es la delegación de facultades que tienen límites", indicó el especialista. "Lo que buscamos con esta iniciativa es impedir que se viole la Constitución", agregó.

                                                                         PUBLICIDAD

                                     

Los productores son conscientes que una suba de retenciones no prosperaría en el Congreso en función de la composición que tendrán ambas cámaras a partir del 10 de diciembre por el ajustado resultado electoral del 27 de octubre pasado.

Además la jugada de ir al Congreso en el campo rememoraría la gesta de 2008 por la 125 que terminó con el "voto no positivo" del entonces vicepresidente Julio Cobos que, en ese momento, ayudó a desactivar un conflicto político de envergadura. 

Otro de los puntos de defensa del campo pasa por la rotación de cultivos. Sucede que al subir las retenciones se desincentiva el cuidado del suelo y del medio ambiente favoreciendo la cosecha de soja en desmedro de la producción de trigo y maíz.

En la actualidad el complejo sojero (poroto, harina y aceite) tributa un 24% de retenciones, mientras que al resto de los productos se le impuso una tasa de 4 pesos por dólar exportado que, con un tipo de cambio en $ 63, equivale a una alícuota del 6%. 

                                                                PUBLICIDAD

                               

fte.Lpo

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman