Córdoba: la historia de un pedido de “auxilio”

Judiciales 18 de febrero de 2020 Por Asser Noticias
Una mujer llamó a los SRT pidiendo ayuda. Detrás de la historia de un hombre violento, se esconde una trama en la que la Justicia de Córdoba se esfuerza, pero sólo hace agua.
image

         Por Dante Leguizamón

El llamado anónimo ingresó a los teléfonos de Canal 10 y fue atendido por uno de los periodistas más experimentados del medio, La mujer, que no quiso dar su nombre, sonaba aterrada. Julio intentó tranquilizarla y ella explicó: “Necesito hablar del caso Horacio Grasso con el periodista…”.

Antes de seguir le confesamos que la historia que vamos a contar incluye a varios ciudadanos y funcionarios judiciales. Se la contamos a usted con nombre y apellido para que saque sus propias conclusiones y conozca a las personas involucradas porque quizás estemos en condiciones de evitar que se produzca una tragedia. También hemos decidido proteger la identidad de la mujer que nos pidió ayuda.

                                                   PUBLICIDAD

                                     

Al escuchar el apellido Grasso, Julio Kloppenburg supo que no había tiempo que perder y, sin colgar el tubo, se comunicó con el autor de esta nota contando la situación. A partir de ese momento, la mujer pasó a contactarse directamente (vía whatsapp) con quien necesitaba hablar.

Este fue su primer relato: “No quiero dar mi nombre porque tengo miedo. Me tuve que mudar de mi casa por culpa de Horacio Grasso. Usted sabe bien quién es. Es el asesino de Facundo Novillo y yo soy una de sus tantas víctimas".

                    "Tengo miedo de que salga en libertad y me haga daño.

                      Sé que le ha pegado a su madre y que su ex abogada

                      le hizo una denuncia penal por violencia. Lo molesto a

                      usted porque estoy desesperada. Por favor chequee

                      esta información y va a ver que no le miento.

                      Ayudenmé por favor”, pidió.

  De quién hablamos


Horacio Grasso fue condenado en 2006 por matar a un niño de 6 años.

En 2019, luego de una extensa batalla legal, logró la prisión domiciliaria pero fue denunciado por violar ese beneficio ya que lo vieron en la calle y andando en moto cuando supuestamente no podía salir de la casa donde estaba “a resguardo” de su madre .

Tras escuchar el relato de la mujer, nos pusimos  a chequear la información que ella nos proporcionaba, procurando proteger la identidad de la mujer que había pedido específicamente —por miedo— que no se diera a conocer su nombre. Mientras tanto le solicitamos a la señora que nos envíe un audio tranquila, contando la situación completa. Ese es el audio que reproducimos aquí y que ha sido editado para que nadie reconozca la voz e la persona involucrada.

                                                         PUBLICIDAD

                                           

Primera confirmación


En el edificio de Tribunales II de nuestra provincia, pudimos confirmar que efectivamente Horacio Grasso (48) protagonizó al menos un episodio de violencia contra su madre, Eunice Meyer, el 19 de julio de 2019.

Ese día la mujer resultó herida luego de discutir con su hijo en la puerta de su casa de calle Ovidio Lagos en barrio General Paz. Cuando los vecinos vieron lo que ocurría llamaron a la Policía y, al ver llegar a los patrulleros, Grasso se escapó por los techos. En la sentencia número 182 del año 2019, firmada por Juzgado de Control y Faltas Nro 5, se lee que “en su fuga” Grasso fue interceptado por dos policías y se resistió a ser detenido “golpeando a uno de los efectivos y rompiendo la motocicleta en la que los policías se movilizaban”.

En tiempos en los que la violencia de género es una profunda preocupación social, llama la atención que en esa sentencia firmada por el juez Carlos Lezcano y la secretaria Sandra Peralta, se acepte como cierta la idea (pese a que los testigos decían lo contrario) de la madre de Grasso, de que fue ella misma la que se produjo la lesión. Más aún llama la atención que finalmente el Juez y la Secretaria decreten que Grasso es “inimputable” y termine sobreseído y enviado nuevamente a casa de su madre para que ella (la víctima de violencia) lo cuide.

                                                                           

                                       

Segunda confirmación


Cuando pudimos confirmar los primeros dichos de la mujer que nos habló por teléfono, volvimos a contactarnos con ella y le pedimos que nos permitiera difundir su nombre, pero se negó nuevamente:

                  “No. Por favor no lo hagan. Yo te aseguro

                   que después de ese hecho le volvió a pegar

                   a la mamá que quedó renga después de

                   eso. Además tuvo problemas con los

                   vecinos y también tuvo un episodio de

                   violencia contra su abogada”.

                                                          PUBLICIDAD

                                         

La abogada de Horacio Grasso que logró su primera prisión domiciliaria se llama María Duffey Laxague. Cuando logramos contactarla, ella se negó a hablar de Grasso, a quien se limitó a llamar como “su ex cliente” y decir que “no quiere saber nada más de esa persona”. Sin embargo, la investigación de cba24n.com.ar pudo confirmar que en la unidad judicial 11, una mujer denunció a Horacio Grasso por un episodio de violencia ocurrido el 16 de setiembre de 2019. A raíz de esa denuncia, esa mujer solicitó una restricción del hogar para Horacio Grasso y recibió de parte de la justicia un botón antipánico que tiene en su poder.

El sumario de ese hecho que lleva la denominación 2910203/19 y está en manos de la fiscalía de instrucción de violencia familiar que está a cargo del fiscal Martín Berger. A raíz de esa denuncia es que actualmente Grasso se encuentra alojado en el CPA (Centro Psico Asistencial) por ser considerado una persona peligrosa.

Cuando le transmitimos esa novedad a la mujer que nos pidió ayuda por teléfono, ella nos transmitió otra preocupación: “Lo que pasa es que ahora está detenido, pero lo que me dicen es que está a punto de lograr de nuevo que lo manden a la casa de la madre y por eso la madre, la abogada, los vecinos y yo estamos aterrados”.

                                                             PUBLICIDAD

                           

Última confirmación

Tras perder a su abogada anterior, Horacio Grasso contrató a uno de los abogados más prestigiosos de Córdoba, el ex fiscal general Darío Vezzaro. A través de su representación legal, el ex policía asesino de Facundo Novillo y ahora golpeador, ha solicitado nuevamente el beneficio de la prisión domiciliaria bajo el argumento de que ya no es una persona peligrosa.

La pretensión de Grasso es volver a casa de su madre y, para ello, el juez Facundo Moyano Centeno y el secretario Luis José Bizzarri solicitaron que se le realice una pericia psicológica que se llevará a cabo mañana miércoles 19 de febrero.

Hasta el momento Grasso ha “superado” cada una de las pericias psicológicas y es de imaginar que también supere esta.

                                                            PUBLICIDAD

                                           

Ante esta situación,  intentamos en más de cinco oportunidades contactarse con el fiscal de violencia familiar, Martín Berger, quien por estas horas tiene que decidir sobre el futuro de Grasso, para transmitirle la preocupación de la persona que nos contactó y relatarle lo que aparentemente se desconoce en su fiscalía vinculado con la otra denuncia de violencia contra Grasso, pero el fiscal terminó dándole la razón a la mujer que nos llamó por teléfono: Berger no sabe de quién estamos hablando”, dijo.

En tiempos en los que la Justicia Provincial ha modificado la estructura de su área de violencia para proteger a los ciudadanos, llama la atención que esta mujer haya necesitado recurrir a los medios para que la escuchen.

Los últimos datos oficiales hablan de 18 mil causas de violencia familiar sólo en capital y 35 mil en todo el territorio provincial. Una manera de empezar a resolver el problema es que los funcionarios judiciales escuchen a las víctimas.

                                                          PUBLICIDAD

                                       

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman