Con números reveladores: en Cambiemos dicen "gracias Florencio"

Política 16 de agosto de 2017 Por
Sigue el desglose de la elección del domingo y, cifras en mano, se constata que el oficialismo tiene un voto fuertemente fidelizado en la Provincia que empieza a presentarse como techo. Cristina sacó menos que Scioli en 2015, y en el gobierno están convencidos que esos sufragios se los llevó Florencio Randazzo. Los números parecen darle la razón.
florencio-randazzo-2512259w948

Un analista de Cambiemos aceptó que, como se dio la elección, el juego de Randazzo fue una bendición para ellos. “Gracias Florencio”, ironizó antes de sentenciar que en el oficialismo son conscientes de que ellos también deben perforar un techo, y que de no haber estado el Frente Justicialista quizá muchos de esos sufragios hubiesen terminado en Unidad Ciudadana.

Aunque sea en el frío mundo de los números, que a veces no contempla ciertas variables, para desglosar qué sucedió hay un comparativo de cifras que echa luz sobre varias cuestiones. 

En 2015, Daniel Scioli le ganó a Mauricio Macri por 400.000 votos, con una diferencia porcentual mayor a los 4 puntos. El exgobernador cosechó en aquella oportunidad 3.419.041 voluntades, mientras que este año Cristina Kirchner logró en las PASO 3.039.195 Por el lado de Cambiemos, el presidente había logrado 3.031.168 votos y ahora Esteban Bullrich llegó a 3.046.110.

1.- Cambiemos no aumentó su volumen electoral sino que pudo mantenerlo, y llegar a un empate gracias a que fue la expresión más convocante del peronismo la que perdió casi medio millón de adhesiones. Es decir, Cambiemos no sumó sino que Cristina restó.

2.- El dato alentador para la coalición gobernante es que el kirchnerismo se mostró en baja. El dato preocupante es que esos tres millones de votos apenas estirados aparecen también como un techo (sólo perforado por Vidal en su contienda con Aníbal Fernández).

3.- No hay que ser demasiado ducho en matemáticas para advertir que esos 400 votos quedaron contenidos por Florencio Randazzo, quien con su magra elección obtuvo el domingo 525.293 sufragios, de acuerdo a lo confirmado hasta ahora por el escrutinio provisorio

Antes de entrar en el interesante comparativo seccional, donde sorpresivamente se advierte que en el Conurbano tampoco Cristina pudo superar a Scioli, es preciso mencionar uno de los datos más curiosos e intrigantes de este comicio: si el peronismo, entre Cristina y Randazzo, suma casi lo mismo que el candidato presidencial del FpV, y por el otro lado Cambiemos se mantiene en los mismso guarismos, ¿dónde fueron a parar los votos que acompañaron a Sergio Massa en 2015 y ahora lo dejaron en banda?

El Frente Renovador había obtenido en aquella oportunidad el acompañamiento de 2.042.223 bonerenses, pero en las últimas PASO sólo lo eligieron 1.383.336 ciudadanos. Con una dispersión entre las demás fuerzas similar a las de 2015, los votos que perdió Massa habría que buscarlos fundamentalmente en la reducción de casi 600 votos positivos menos que hubo este año respecto a aquella elección. Parece que, simplemente, muchos de los que no emitieron voto ahora habían elegido al tigrense hace dos años. 

Conurbano e interior

Así como en Cambiemos se le da una extrema relevancia al triunfo en el interior de la Provincia, en Unidad Ciudadana se destaca el peso de la Tercera sección electoral. ¿Cómo funcionaron entonces cada una de las regiones para permitir la paridad que se produjo?

En el Conurbano Sur, Daniel Scioli sumó 1.390.491 voluntades en 2015 y Mauricio Macri obtuvo 883.999. Ahora, la boleta de senadores del oficialismo se quedó con 885.470 electores; casi un calco. Quien no pudo replicar la elección pasada fue el kirchnerismo, porque Cristina Fernández fue elegida por 1.287.375 habitantes de la Tercera sección; cien mil menos que el exgobernador bonaerense.

En las pasadas presidenciales, el FpV obtuvo en el la Primera sección 1.160.334 votos, contra 1.029.204 de Cambiemos. El domingo, la boleta encabezada por Cristina Fernández alcanzó 1.061.886, es decir cien mil menos que hace dos años. En tanto, Esteban Bullrich repitió prácticamente la performance de su jefe, e incluso la mejoró, al sacar 1.057.848 votos.

El kirchnerismo perdió a razón de cien mil votos en cada una de las secciones que rodean a la Capital Federal. Las cuentas se esclarecen más cuando se completa el mapa con el análisis de los números del interior bonaerense, que además incluye a la capital provincial. 

En el vasto territorio campero, Macri se impuso por sobre Scioli en 2015, con 1.117.965 votos, contra 868.216 del por entonces gobernador. En las PASO de este año, la boleta a senadores de Cambiemos fue puesta en las urnas 1.102.792 veces, mientras que la de Unidad Ciudadana logró 689.934 adhesiones. 

Debe concluirse entonces, que mientras cambiemos se mantuvo parejo en toda la geografía bonaerense, en dos años el kirchnerismo resignó casi 180.000 votos en la Provincia profunda y 200.000 en el Conurbano. Sergio Massa perdió a razón de 200.000 en cada una de las secciones del Gran Buenos Aires y unos 100.000 en el interior. Para recuperarse deberá volver a enamorar a los desencantados, que parecen que si no es él se inclinan poco por otra opción y prefieren desistir.

Florencio Randazzo, en tanto, capitalizó las pérdidas del kirchnerismo, fundamentalmente en el interior, y por eso en Cambiemos le agradecen y le prenden velas para que en octubre mantenga al menos la performance de las PASO. Sabe que recibirá presiones del peronismo.

Fuente:LaTecla

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman