El crucero Rotterdam navega hacia Bahamas con pasajeros argentinos

Internacionales 10 de abril de 2020 Por Asser Noticias
Dante Leguizamón, periodista de Córdoba, se encuentra en esa tripulación.
crucero-Rotterdam-01

El crucero Rotterdam, que ayudó a aliviar la situación en el Zaandam, un barco de Holland America Line donde en pleno viaje murieron cuatro pasajeros y se registró un brote de Covid-19, partió este viernes de Port Everglades (Florida) hacia Bahamas con un grupo de 11 argentinos que aún no fueron repatriados.

                                                               PUBLICIDAD

                                                                                      

Entre ese grupo, está el periodista de Córdoba, Dante Leguizamón, quien nos  dijo que el crucero partió esta mañana hacia el mar sin avisarle a los pasajeros ni de poner al tanto a Cancillería sobre el nuevo itinerario.

El barco partió del puerto de Miami con nosotros sin solucionarnos el regreso a casa”, nos manifestó Dante.

El crucero debía finalizar su recorrido el sábado 21 de marzo en Chile. A raíz del avance del coronavirus, y bajo las extremas medidas de los países, los pasajeros argentinos no pudieron bajar en el país vecino y siguieron en el mar con destino, primero a Panamá y luego a Miami.

“Estamos sin destino en medio del mar”, expuso nuestro compañero

El jueves los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de EE.UU. emitieron una extensión de la orden de no navegar para "todos los cruceros" con base en el país.

"Barco fantasma"

El barco, que llegó a Port Everglades el 2 de abril junto con el Zaandam, partió de noche de ese puerto cuando los pasajeros dormían, según relataron.

Entre los pasajeros a bordo hay una decena de argentinos que no fueron repatriados en un vuelo chárter en el que este jueves partieron los ciudadanos uruguayos que había a bordo del Rotterdam, a pesar de que lo habían pedido e incluso algunos llegaron a desembarcar para emprender el viaje, dijo la fuente a EFE.

Los cruceros Zaandam y Rotterdam, con más de 2.500 personas a bordo entre los dos, llegaron el jueves 2 a Port Everglades (Florida), después de que el plan presentado por la compañía propiedad del grupo Carnival fuera aprobado por las autoridades, que en principio eran reacias a acogerlos por el riesgo de contagio.

Las personas más enfermas a bordo fueron desembarcadas y llevadas a hospitales locales y los pasajeros sanos empezaron a ser trasladados directamente a aviones fletados para trasladarlos a sus hogares desde aeropuertos cercanos al puerto.

Hoy se conoció que un tripulante indonesio de 50 años, que había dado positivo al Covid-19 y fue uno de los enfermos llevados desde el Zaandam a un hospital del condado Broward, murió.

                                                                         PUBLICIDAD

                                             

El 4 de abril todos los pasajeros que quedaban en el Zaandam fueron trasladados al Rotterdam y el primero de los dos barcos zarpó de Port Everglades para ser limpiado, desinfectado y puesto en cuarentena, según la compañía.

Ahora lo hizo el Rotterdam, que a fines de marzo fue enviado en ayuda del Zaandam cuando este crucero se encontraba en aguas panameñas para repartirse a los pasajeros entre los dos.

Holland America Line indicó el 8 de abril que a bordo del Rotterdam quedaban 53 personas, entre pasajeros y tripulantes.

En otro crucero, el Coral Princess, afectado por el Covid-19 y con tres muertos en su haber, que partió este jueves del puerto de Miami, quedan 13 pasajeros no estadounidenses a bordo, a los que por las restricciones de viajes actuales no han podido repatriar y que deberán pasar una cuarentena de 14 días junto a la tripulación en el mar.

                                                                PUBLICIDAD

                                         

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman