En medio de la pandemia, el pueblo de EUA se rebela contra la opresión racista.

Política 03 de junio de 2020 Por Asser Noticias
La rebelión de los pueblos en medio de una pandemia contra la desigualdad social, el racismo y la barbarie capitalista: en la agenda, el papel del Estado al servicio de la justicia social.
thumbnail_EUA- manif (Scott Heins Getty Images)

  Por H. Iono B. Aires corresponsal de Asser Noticias

Con más de 100,000 muertos por Covid-19 y 40 millones de desempleados, en la mayor crisis desde 1930, los Estados Unidos colapsan con todas sus debilidades políticas y estructurales capitalistas al enfrentar la pandemia; campeón en guerras de ocupación económica y militar, desigualdades sociales y racismo, bastó un cruel asesinato más contra ciudadanos negros, como George Floyd, para comenzar una rebelión social en todo el país, donde los jóvenes deciden arriesgar sus vidas, con el contagio viral y la represión, porque sienten que no tiene nada más que perder, ni esperar de la administración Trump, apostando solo por su dignidad y el futuro de las nuevas generaciones.                                                                                                                     

                                                                            PUBLICIDAD

                                                       

En un Brasil a la deriva, el pueblo también se rebelará.

Brasil, el segundo país con el índice más alto de contaminación por covid-19, y el cuarto en mortalidad, con más de 30 mil fallecidos, gobernado por políticos y generales cómplices en un exterminio sanitario (con anti-ciencia, anti-cuarentena y la cloroquina Bolsonaro-Trump); Con enormes focos de pobreza absoluta, vaga a la deriva por la crisis institucional, por el choque entre los agentes de del “lawfare”, de la LavaJato, de Moro y los grupos de medios que disputan el control político del Poder Judicial y el Legislativo. No se sabe cuánto quedará de la "democracia" predicada, en el último momento, por jueces del STF (Corte Suprema de Justicia) como Celso de Melo y Alexandre de Morais, ni por cuánto tiempo las poblaciones pobres y de las favelas pueden esperar que solo sean los fanáticos del fútbol en las calles. sus portavoces contra el fascismo y las barbaridades de Bolsonaro. Las encuestas realizadas revelan que de cada 100 mil personas en Brasil mueren 6 veces más en las villas que en los barrios privilegiados. En el país, hay 13.5 millones en pobreza extrema; 31 millones sin agua potable, 74 millones sin cloacas, 6 millones sin baño en casa, 12 millones compartiendo habitación, 25 millones con baño para 10 personas (Fuente: SIS). Finalmente, el Estado actual está completamente desbordado para garantizar las condiciones sanitarias y alimentarias mínimas para que los pobres superen la pandemia.

 

El mayor problema con la increíble reunión ministerial no fue solo el desfile de palabrotas y amenazas de Bolsonaro (nada nuevo), sino el silencio total ante el genocidio de la gente de afuera, muriendo de Covid-19. Retrato tremendo, conspirador y frívolo, con el ministro de la economía, Guedes, y otros discutiendo la "economía versus cuarentena", por lo que la urgencia para ellos es solo la "economía", entendida como privatizaciones, vaciamiento del Estado, endureciendo los derechos sociales; ninguna palabra para una planificación de emergencia para salvar la industria nacional, el comercio, el empleo, ofrecer subsidios y suministros de salud para salvar

vidas. Hay dos asuntos urgentes que resolver para garantizar vidas en Brasil: la política y la pandemia. Pero la política de instigar el caos, la democracia abstracta y la exclusión de Lula y el PT, los sindicatos y los movimientos sociales es el camino más peligroso que podría llevar a Brasil en el mismo camino que las llamas y la oscuridad de Estados Unidos.

Argentina apunta a una salida progresista

La imagen es más esperanzadora en Argentina con la gestión de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, mencionada por la ex presidenta, Dilma Rousseff, en su entrevista con Radio AM750 en Buenos Aires, como ejemplos para Brasil. Al llevar a cabo una política de contención temprana, con cuarentena severa, ganando tiempo para que el Estado implemente rápidamente la estructura de salud pública (muy reducida por el macrismo), Argentina hasta ahora ha logrado mantener el nivel relativamente bajo de 556 lamentables muertes, 387 casos/millón contra 2,511 millones de casos en Brasil. Así, la aceptación de la gestión de Alberto alcanza el 80%. Sin embargo, como en las líneas del bolsonarismo, la politización de la lucha para superar la pandemia ha sido instrumentalizada por la extrema derecha de la coalición Cambiemos-PRO (con fracturas internas), instigando, a través de las redes sociales, a manifestantes de la alta burguesía y de la clase media acomodada, minorías anti-cuarentena, en nombre de la "libertad" contra una supuesta opresión de lo que llaman "infectadura" promovida por científicos y políticos del gobierno del Frente de Todos. Son los mismos que, como Trump y Bolsonaro, gritan contra China y Venezuela. Por cierto, dos países ejemplares en la batalla contra el coronavirus. Los instigadores anti-cuarentena están histéricos porque en unos días el Congreso podrá aprobar la ley del impuesto extraordinario y momentáneo a las grandes fortunas; es un grano de arena que no impide su "libertad para robar", para huir con capital a los paraísos fiscales y para subir a sus aviones privados para escapar a Uruguay o Estados Unidos; pero la ley permitirá que el Estado brinde asistencia de emergencia a los más necesitados durante la pandemia.

                                                                   

                                                                             PUBLICIDAD

                                                 

El nuevo polo de preocupación es que la Pandemia ha destapado nuevas deficiencias más allá de la estructura sanitaria, hospitales, camas, respiradores y suministros de protección, y testeos (Covid-19) que en Argentina se han suministrado a toda velocidad, con la acción del Estado, estimulando la producción nacional, contando con las importaciones chinas, en la contracorriente de la epidemia, durante la cuarentena de más de 75 días; El coronavirus, cuando llegó rápidamente a los barrios populares de la ciudad de Buenos Aires y los municipios vecinos, hizo visible la enorme precariedad de la vida en los barrios pobres. La famosa Villa-31, fue atacada por el virus por falta total de agua potable durante más de 10 días debido a la inactividad del gobierno de la ciudad (durante años bajo la administración macrista), quitándole la vida a su principal portavoz y luchadora, Ramona Medina.

                                                                         PUBLICIDAD

                                                       

La realidad de las villas que son ahora el foco principal de contaminación, la precariedad del saneamiento básico, la vivienda, el sistema de agua y cloacas, todo, se convirtió en central y mereció una reunión especial del presidente Alberto Fernández

                                                   

con representantes de los barrios populares de Buenos Aires y Nacho Levy del movimiento "Garganta Poderosa". Hay barrios, como Villa Azul, que son áreas de gran contaminación debido a la aglomeración de familias en espacios pequeños. Las pruebas de Covid-19 se llevan a cabo, casa por casa; los casos positivos se mantienen en instalaciones sanitarias específicas; La provisión de alimentos y suministros de higiene está garantizada por el Estado y la solidaridad popular. En un acto para inaugurar la instalación de tanques por el distribuidor estatal de agua (AYSA) en Quilmes, Alberto reforzó la decisión de fortalecer las políticas estatales para los sectores más vulnerables: “La pandemia nos brinda una enorme oportunidad para poner las cosas en su lugar. Ya sabemos sobre la injusticia que tenemos en nuestra sociedad. Tenemos la oportunidad de cambiar esto, para que la justicia gobierne entre nosotros. La justicia es tener acceso a la educación, la salud y el agua ”.

 

La pandemia también plantea a los gobiernos populares un desafío histórico y urgente para cambiar la naturaleza del Estado, para transformarlo, de modo que asuma un mayor control económico y financiero, de modo que el proyecto nacional y popular avance rápidamente hacia medidas de distribución equitativa del ingreso. creación de empleo, planes de crédito y construcción de viviendas. Todo indica que el gobierno argentino avanza en defensa de importantes conquistas sociales, en la contramano de los gobiernos reaccionarios. La conmoción del presidente Alberto en Casa Rosada durante su homenaje a los trabajadores esenciales en la lucha contra la Pandemia, con motivo del Día de la Patria el 25 de mayo, alimenta la expectativa de que, junto a la experiencia de Cristina Kirchner y el equipo de jóvenes cuadros peronistas y kirchneristas en su gobierno, Argentina puede estar a la vanguardia de las transformaciones en América Latina en los próximos años.

 

El ejemplo exitoso de Cuba y Venezuela en la lucha contra Covid-19

 

No hay forma de ganar la batalla contra el Coronavirus, ignorando el avance científico, la capacidad social y la organización de Estados más avanzados, particularmente Cuba y Venezuela en territorio latinoamericano. No es casualidad que, a pesar del bloqueo económico, se encuentre que tienen, proporcionalmente, una menor tasa de contaminación y mortalidad; Cuba tiene 83, y Venezuela tiene 17 muertos hasta ahora. Lea el relato preciso, desde Cuba, de María Auxiliadora César, de Nescuba de Brasília.

Es esencial combatir la “infodemia” de las noticias falsas, la guerra de los medios y sus efectos nocivos en la política y en los rumbos de Brasil. No es solo tarea de los jueces. Es de todos. La entrevista dada por Blanca Eekhout, Ministra de Comunas de Venezuela, al Comité Brasileño para la Paz en Venezuela, merece atención y difusión, debido a las medidas detalladas contra la Pandemia tomadas en ese país tan demonizado por los medios hegemónicos brasileños, amenazados por el bloqueo económico, por los ataques militares y de mercenarios norteamericanos y colombianos. Asistan Roda Viva Venezuela. La ministra narra la grandeza de ese Estado, la dimensión de la unión cívico-militar que lo sustenta y la importancia de la llegada victoriosa de los 5 barcos petroleros del país hermano, Irán. Uno siente la presencia de Hugo Chávez, el gran arquitecto de este esfuerzo integrador con Irán desde los días del ex presidente Ahmadinejad. Chávez resucitó y aterrizó al mando de este escuadrón histórico. ¡Una gran derrota de Trump! Y ahora con el imperio en llamas.

                                                                      PUBLICIDAD

                                       

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman