Desplazaron a Rodríguez buitre de BlackRock, quien amenazó a Martín Guzmán

Economía 06 de junio de 2020 Por Asser Noticias
Cuando el ministro de Economía Martín Guzmán escuchó en aquella conferencia virtual, a mediados de mayo, que Gerardo Rodríguez Regordosa, negociador del fondo buitre BlackRock, lo agredía expresándole: “¡Vos no sabés con quién te metés!”, no se inmutó. Le resultó una piedra en el camino
Regordosa-JPG

Ahora resta contar que el acuerdo que busca el presidente Fernández está más cerca

Guzmán no recordaba un trazo de diálogo semejante desde aquellos días cuando por sus manos pasaba alguna novela policial negra en la que un matón acosaba a su víctima. El espacio del suceso era otro, la negociación del pago de la deuda externa argentina, en medio de un intercambio de un país con un jefe buitre.

                                                             

desechó de inmediato esa posibilidad negativa  y siguió poniendo su atención en la negociación virtual. Rodríguez Regordosa, solo era el negociaciador de BlackRock que estaba exponiendo su debilidad en un momento histórico en el que los buitres se sentían heridos. Habían perdido la plaza de Londres en octubre de 2018, su posición en la Reserva Federal en marzo de este año y recientemente Hong Kong, y ahora se veían ante una Argentina herida pero de pie, con un equipo de primera en juego hacia una transformación.

                                                                              PUBLICIDAD

                                                       

Guzmán es un hoy un tipo sereno en su sensibilidad y "Rodríguez Regordosa, un ex negociador de la deuda argentina para BlackRock que acaba de ser reemplazado por Jennifer O’Neill", economista graduada en Boston de buen vínculo con la titular del FMI. Rodríguez Regordosa cayó porque no había comprendido que las cosas en el mundo están mutando en el vértigo de la pandemia. Había sido subsecretario de Hacienda del presidente liberal de México Felipe Calderón y amigo de Macri a la hora de endeudar al país.

Tal vez Rodríguez Regordosa habrá recordado al momento de partir de su función de negociador, a Arthur Conan Doyle, quien escribió que “Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad”. Y la verdad, a veces, es una partida sin pena ni gloria. O una negociación por la deuda externa de un país que va a sorprender a muchos en un mundo convulsionado, en cambio profundo.

                                                                                PUBLICIDAD

                                                               

BlackRock lidera una negociación agresiva en la que pretenden embolsar poco más de 62 mil millones de dólares. Argentina debía pagar poco más de 500 millones el 22 de mayo pero pidió tiempo y avanzar en los acuerdos antes de pagar. La amenaza estaba latente pero nadie pidió declarar al país en default. Al parecer, hubo una presión internacional favorable a los intereses de la Argentina, y David Martínez, titular de Fintech Advisor, mexicano como Rodríguez, con buenos vínculos en el país, habría sido decisivo a la hora de poner las cosas en su lugar.

El embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Arguello, habría llevado las cosas a buen término con instrucciones precisas del presidente Alberto Fernández. Los apoyos del FMI, su titular Kristalina Georgieva, el Banco Mundial, Joseph Stiglitz, el Vaticano y otros, son hoy un puente principal para un acuerdo que permita pasar la deuda a 2023 y así amparar la transformación del país sobre bases sólidas. Los principales líderes europeos, Angela Merkel, Emmanuel Macron, Marcelo Rebelo de Souza, Giuseppe Conti y Pedro Sánchez, apoyan el camino argentino a la recuperación.

El líder de BlackRock, Larry Fink, tiene a sus personeros en la negociación y se ha mostrado de modo reciente, proclive al menos a observar la nueva realidad mundial que hoy dirime una de sus controversias más severas, en las calles de muchas ciudades de los Estados Unidos.

                                                                            PUBLICIDAD

                                                         

Será con serena seguridad alrededor del 10 de junio sin dejar de recordar que el gobierno argentino se puso un límite, el 12. Será un buen modo de comenzar a plantar el plan económico que Alberto Fernández tiene entre manos, y que podría cerrar en días de adversidad, un renacer que va a ser compartido por el conjunto de los argentinos y los americanos del sur para avizorar por fin el horizonte nacional y continental en el marco mundial.

Al negociador Rodríguez habrá que recordarle que en materia de diálogos en serio, cuando se trata de apurar a alguien en términos de novela policial, no hay más alternativa que recurrir a los clásicos. Mario Puzzo escribió en “El Padrino”, con el filo de su pluma: “Muéstrame un jugador y yo te mostraré un perdedor, muéstrame un héroe y te mostraré un cadáver”. Con la novela policial no se juega. Menos en una conferencia virtual. Puede ser un mal anticipo, y en este caso solo sirvió para mostrar una debilidad cuando muchos presuponían que el débil estaba en el otro lado. La Argentina, después de todo, es siempre un territorio de sorpresas.

Si crees en  el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a hacerte amigo                                                               de Asser Noticias   

            

                                                                         PUBLICIDAD

                                                     

fte. Infobaires

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman