La Gremial San Martín conducida por piloto automático

Locales 24 de junio de 2020 Por Asser Noticias
Quienes a diario desempeñan sus tareas laborales, de manera presencial u online en su condición de trabajadores No docentes de la Universidad Nacional de Córdoba, seguramente se sentirán identicados con ésta nota. Trabajadores/as que han quedado atrapadas/os por egoísmos, intereses, miedos y traiciones de su conducción sindical
principal

De nuestra redacción:

Ésta nota se realiza  por solicitud especial de algunos afiliados a la Gremial San Martín

En el sindicalismo asistimos cada día al predominio del personalismo, que afecta a muchos de los sindicatos. Por ello, la cuestión del liderazgo adquiere una enorme relevancia. ¿Cómo puede definirse a un líder? Aquel que puede interpretar la situación de conjunto, juzgar escenarios complejos y proponer soluciones viables. Debe ser capaz de establecer una agenda gremial, social, previsional y motivar a sus afiliados para lograrla y cumplirla, generar acciones que proporcionen a los ciudadanos un sentimiento de pertenencia, creando los medios y fines para fortalecer la a la organización sindical y su cohesión, con la intención de movilizarlos hacia un trabajo colectivo.

                                                                             PUBLICIDAD

                                                           

Un buen líder sería  aquel que conduce de modo eficaz a su gremio a lograr sus metas. Así entendemos que el líder es considerado un elemento crucial y positivo del juego sindical y político. Pero, ¿por qué hay líderes malos? ¿Por qué los trabajadores se dejan seducir por dirigentes ineficientes, incompetentes, inmorales o corruptos? La literatura en ciencias sociales no aborda con profundidad esas cuestiones, a pesar de que en América Latina los gobernantes que fortalecen su posición individual, postergando el bienestar colectivo, son frecuentes.

Este tipo de liderazgo no surge de la nada. Un líder ruin germina dónde existen instituciones débiles, dirigentes deslegitimados, dosis de soberbia, falsificación del pasado y desmesurada sed de poder. Esta clase de líder combina sentimentalismo con agresividad y firmeza militar con seducción indiscriminada. Con todos estos ingredientes es probable que el resultado sea un conductor interesado en obstaculizar los cambios y alimentar la permanencia de tradiciones como el clientelismo, el caudillismo y el autoritarismo.

Los líderes malos tienen, en general, brillantes capacidades para engañar a propios y ajenos y se crean una cobertura democrática plagada de obsecuentes colaboradores vestidos del mismo color y que gritan los mismos slogans. Todo ello a cambio de la promesa de un cargo o un contrato violando toda igualdad de oportunidades.

                                                                              PUBLICIDAD

                                                           

Últimamente, estos líderes rechazan la comunicación cara a cara, la crítica, las estructuras y espacios de participación, no delegados, no asambleas, bloqueando a los críticos de las redes sociales, redes que solo funcionan para transmitir lo que a ellos les interesa llegue a la gente, sus representados, pero no, para comunicar lo que estos quieren escuchar, mucho menos para opinar. Los gremios se deterioran, se debilitan y devienen en meras maquinarias electorales, y los afiliados dejan de ser individuos críticos, dotados de principios e ideas para convertirse en números del marketing político sindical.

En estos contextos, cuando un líder se arroga el poder omnímodo de regular los medios de comunicación y se blinda ante la acción de la oposición o se asigna el poder de conductor descalificando a los oponentes o subestimando a quienes le corresponde representar, instala en el ámbito laboral, la incertidumbre, el cortoplacismo y el culto al personalismo.

El tema es en cuál de los perfiles de liderazgo ubicaría el o la trabajador/a No Docente a Héctor Gatti..?, Se lo puede considerár un Líder..? Lo de bueno o malo, en el caso del Secretario General de la Gremial San Martin y Pro secretario PATRÓN de la Universidad Nacional de Córdoba, no tiene relevancia. Héctor Gatti NO ES LIDER, ni para BIEN.. NI PARA MAL.., no conduce ni para adelante ni para atrás. Todo lo contrario, es liderado por su ambición económica y de poder, por sus hijos y por su decano patrocinante.

                                                                              PUBLICIDAD

                                                       

A esta altura de las circunstancias ya nadie lo duda, para muestra ya son muchas las razones. Para colmo el gobierno nacional decide pagar en cuotas el sueldo anual complementario (aguinaldo) correspondiente a al primer semestre y los trabajadores que supuestamente representa se enteran por los diarios, la FATUN, emite un comunicado rechazando la decisión del Ejecutivo y a los pocos días dice que está de acuerdo, le pide sacrificio a los trabajadores y agradece no les recorten los salarios. Todo esto sucede en medio del mutismo absoluto de la Gremial San Martin.

Todos los gremios No Docentes del país, están discutiendo con sus respectivos rectores que el aguinaldo se pague como corresponde, en tiempo y forma, sin cuotas, cuestión que ya ha sido lograda en varias Universidades. Los No docentes de Córdoba esperan con cierta expectativa, no, que Gatti haga lo propio, sino que el Rector Juri a partir de la gestión de algún decano padrino del Secretario General de la Gremial San Martín, le dé el oxígeno que éste necesita para evitar una verdadera y definitiva implosión dentro de su propia comisión directiva.

Este medio se ha comunicado con diferentes dirigentes No Docentes a nivel nacional y es por ello podemos confirmar que no son pocas las Universidades que pagarán el aguinaldo completo a instancia de las gestiones realizadas por los respectivos sindicatos. El gremio de Córdoba ya entregó la carrera administrativa, los concursos para ingresos y promociones, a los contratados, a los jubilados y la obra social. No conforme con ello, permitió el achicamiento y desfinanciamiento de la planta No Docente.

La Gremial San Martin se sostiene gracias a la disciplina sindical de sus afiliados quienes a pesar del costo de una cuota de afiliación para nada, siguen firmes, en el convencimiento y con la convicción, a los malos dirigentes se los saca con votos.

                               Si crees en  el periodismo crítico y comprometido, te invitamos

                                              hacerte  amigo   de Asser Noticias

                                                                          PUBLICIDAD

                                                                                                                    

Asser Noticias

Cr .Público Nacional
Periodista afiliado a Asoc. de Prensa Digital
Asesor en Economía

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman