Un espía se convirtió en testigo de identidad reservada en la causa por espionaje al Instituto Patria

Judiciales 27 de junio de 2020 Por Asser Noticias
Declaró por 8 horas ante la fiscal Incardona. Aportó su teléfono celular, con imágenes y datos. Y ratificó el nombre de Alan Ruiz como quien "bajaba" las ordenes dentro de la AFI. Se complica la situación del exjefe de Operaciones Especiales.
0037755237

Durante 8 horas, y como testigo de identidad reservada, un espía de la AFI declaró en el marco de la causa por espionaje en la que está detenido el exdirector de Operaciones Especiales Alan Ruiz. Aportó datos, fechas, esquema de relaciones y hasta puso a disposición de la fiscal Cecilia Incardona su celular con imágenes y conversaciones con el objetivo de que sea geolocalizado y así desmentir que él hubiese participado de las tareas de seguimiento a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

                                                                         PUBLICIDAD

                                                                                                          

Lo que sí admitió es que por orden de Ruiz debió apostarse a tomar fotografías (en una sola oportunidad) frente al Instituto Patria para reportar quién entraba y quién salía. La fiscal ya tiene en su poder ese testimonio clave para avanzar sobre quien aparece como la cabeza operativa de “SuperMarioBross”, en el capítulo que corresponde al espionaje dirigido a la actual vicepresidenta y tenía por objetivo el lugar donde mantenía reuniones políticas. Por su parte, Federico Villena tiene totalmente acorralado a Ruiz en el expediente principal donde desbarató a toda la organización dentro de la AFI que se dedicaba a la producción clandestina de inteligencia en la que se habían reclutado narcos para misiones y escala a la Casa Rosada durante el gobierno de Mauricio Macri.

El testigo ya aparecía mencionado públicamente como parte del grupo de espías que realizaban tareas ilegales. Su principal objetivo era desligarse de esa acusación. Por eso se presentó en ambos expedientes que tramitan en la justicia federal de Lomas de Zamora. Decidió declarar en el marco de la causa Instituto Patria, que está bajo la órbita de juan Pablo Augé, quien la semana pasada dispuso la detención de Ruiz por pedido de la fiscal Incardona.

                                                                            PUBLICIDAD

                                                       

Ante la fiscalía, relató toda su experiencia dentro de la central de espías durante 17 años. No se trata de uno de los recién llegados, ni proveniente de la Policía Metropolitana como otros de los integrantes de la banda.

Se apoyó en su celular para corroborar algunas fechas de episodios puntuales que relató. Mostró también las fotos que sacó cuando le ordenaron vigilar quien entraba y salía del Patria. De todas formas, indicó que jamás le pidieron seguimientos a Cristina, a quien afirma no conocer ni haberla visto en vivo. Tampoco tuvo como destino la casa de la expresidenta en Uruguay y Juncal ni otro destino ligado a ella. No hubo dudas: el que daba las “ordenes” era Alan Ruiz y si él no lo hacía, encomendaba a otros intermediarios que “bajaran” las instrucciones. Ruiz los designaba. Uno de ellos, de nombre “Juan”. Aportó sus datos a la justicia.

El espía tuvo momentos en los que se quebró durante su relato. Cuando estalló el escándalo en Lomas de Zamora, sus jefes le sugirieron que pida la jubilación. Que le “soltaban la mano”. Por eso decidió presentarse a declarar en testimonial.

                                                                            PUBLICIDAD

                                                       

Lógicamente, solo estaba habilitado a contar lo que escuchó, no lo que le contaron terceras personas. Respondió preguntas también de su rol durante un operativo en Paraguay, en una misión de seguimiento e inteligencia por el caso de Ibar Esteban Pérez Corradi, extraditado al país y bajo sospecha de que estuvo ligado a un acuerdo forzado para direccionar su declaración. Los últimos 4 años se la pasó boyando dentro de distintas posiciones en la AFI, declaró. Estuvo en áreas tan disimiles como “Operaciones”, “Boliches y “Guardias”, según la jerga interna de 25 de Mayo.

Habló de quienes eran sus compañeros, exhibió imágenes y entregó su teléfono para verificar la información interna. Dijo que no había borrado nada y que podría ser peritado técnicamente. Se podrá calcular su posición durante los últimos años. Para Incardona la declaración cerraba con varios de los elementos de prueba que han venido recolectando contra Ruiz.

                         Si crees en  el periodismo crítico y comprometido, te invitamos

                                                       hacerte  amigo   de Asser Noticias

                                                                        PUBLICIDAD

                                                       

fte.ambito

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman