Trabajadores No Docentes cuestionan los privilegios personales y sumisión de Héctor Gatti

Interés General 07 de marzo de 2021 Por Alvaro Pama
“Héctor Gatti debe ejercer el poder que le dio el conjunto de trabajadores No Docentes en beneficio total del claustro, sin embargo lo ha ejercido desequilibradamente y a favor de quienes ostentan otros poderes en la Universidad” denuncia un escrito elaborado por trabajadores no docentes de la UNC.
GATTI UNC

El poder que se le diera a Héctor Gatti a partir del voto que lo colocó en la Secretaria General de la Gremial San Martin, le fue otorgado con el fin de ser utilizado para mejorar el estamento No Docente en todos sus aspectos. Por lo tanto, es él quien debe identificar cual es el interés común de los trabajadores que le corresponde representar, trabajar por ellos, por el conjunto, no sólo por los que obsecuentemente lo aplauden, aún cuando se equivoca o no hace lo que debe hacer.

Su función sería estar donde lo necesitan los trabajadores, relevar los problemas existentes y reclamar las soluciones, luchar por condiciones de trabajo dignas y un salario justo, custodiar el Convenio Colectivo exigiendo su aplicación sin vueltas, sin excepciones, sin recortes ni “actas paritarias tramposas”.

                                                                               PUBLICIDAD

8a3efe74-4804-409c-9167-d24a2bed5b5b

Héctor Gatti debería ejercer el poder que le dio el conjunto de trabajadores No Docentes en beneficio total del claustro, sin embargo lo ha ejercido desequilibradamente y a favor de quienes ostentan otros poderes en la Universidad. Este es el mayor problema que padece el gremio de los trabajadores universitarios, en lugar de un secretario general con autoridad y liderazgo, tienen a un mandatario del Ingeniero Conrero, Decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, su jefe político. Por supuesto que esta cuestión tan reñida con la actividad y representación gremial tiene sus consecuencias y porque no decirlo sus beneficios.

La falta de autoridad del Secretario General se ve claramente en el funcionamiento inorgánico de la Comisión Directiva que estatutariamente debería presidir y no sabe o no puede lograrlo en dos años de gestión colmada de fracasos, titubeos, contradicciones y principalmente ausencias.

Su Comisión Directiva, integrada por trabajadores de diferentes agrupaciones y filiaciones políticas e ideológicas no se ha reunido más de dos o tres veces, por causas no atribuibles al aislamiento ni al distanciamiento, sino a los intereses contrapuestos y posturas gremiales diferentes. De toda la Comisión Directiva el único que se reporta con el Decano Conrero es Gatti y por supuesto sus hijos, Luciano y Martin.

El resto, macristas, kirchneristas, schiaretistas y los autodenominados independientes, tienen posturas diametralmente opuestas, Nos dicen que cada grupo atiende su juego, tienen sus propios proyectos y para nada se sienten conducidos por el Secretario General.

Mientras un grupo interno organiza fiesta de carnaval otro sector reclama por nota y a través de las redes sociales, mejores salarios, olvidando que eso se debe plantear orgánicamente dentro de la misma conducción, responsable de las negociaciones salariales. Por otra parte, no debe obviarse el hecho de que hay miembros de Comisión Directiva que nunca asumieron sus cargos por no estar de acuerdo en poner su firma en resoluciones que no comparten.

                                                                                       PUBLICIDAD

CABALGATAS

Los enunciados son algunos de los problemas existentes y causa de la situación laboral y salarial de los trabajadores No Docentes en General.

Ahora bien, también dicen los trabajadores que esta situación tiene sus beneficios, por supuesto que el único beneficiado es el Clan Gatti, muchos hablan de nepotismo (trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos), por el cargo de la esposa del secretario general y las designaciones de sus hijos. Muchachos jóvenes que tranquilamente podrían hacer carrera en la Universidad como cualquier otro compañero, pero no, Héctor Gatti los pone en cuanto espacio aparece sin tener en cuenta a otros compañeros.

Los beneficios propios y a sus familiares son evidentes, en todas partes aparecen “los Hijos de Gatti” y en algunos casos “la señora de Gatti” o “las nueras de Gatti”. El problema no termina allí, en donde aparecen generan problemas, algunos por incapacidad, otros por soberbia.

El único funcionario universitario que continuaría defendiendo a Héctor Gatti a pesar de sus torpezas, es el ya mencionado Conrero, quien con actitudes soberbias se permite cuestionar la representatividad de dirigentes que en el claustro No Docente tienen más consenso del que puede tener él como aspirante a rector, en toda la Universidad. Gatti y la Gremial, según su convencimiento, le servirían para aspiración rectoral.

La Gremial San Martín necesita una conducción fuerte, sólida, comprometida con los derechos de los trabajadores y no con sueños que solo ven en los Trabajadores No Docentes un número sin derechos. La Gremial San Martin necesita que todos los grupos internos se pronuncien y se pongan a la altura de las circunstancias, están como Héctor Gatti, del lado de la patronal o del lado de los trabajadores.

Fuente: Tranabajadores NO DOCENTES de la UNC

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman