¿Por qué hablamos de una reforma judicial feminista?

Locales - Judiciales 07 de marzo de 2021 Por Por Mariana Amaya Cáceres
En estos días, cercanos al 8 de marzo donde se conmemora a la mujer trabajadora es movilizante y conmovedor situarnos en una provincia donde ya hemos transitado por 8 femicidios solo en el 2021.
8m

Cuando pensamos la violencia gestada en clave patriarcal, sabemos que esta problemática no es solamente actual sino que tiene una raíz social antigua y muy enquistada en nuestra cultura. Revisar los estereotipos que nos condicionan implica revisarnos a nosotras mismas, nuestros linajes, nuestras formas de expresión, nuestro lenguaje y de eso se trata la deconstrucción2.

Tenemos en claro que la revolución que gestamos tiene avances y retrocesos en materias de derechos. Y que ninguna conquista, ni emancipación colectiva es pacifica o exenta de tensiones. Pero ya no podemos seguir como sociedad permitiendo muertes que desde el estado son o debieran ser evitables.

Y es que parte de esa historia, y esa cultura es una manera cruel de silenciarnos. De aceptar que existe un derecho del machismo de entender nuestros cuerpos como territorios de conquista, para ser mutilados, mancillados.

                                                                            PUBLICIDAD

5f9bf625-84f0-4796-850b-5e9f59075f25

Úrsula Bahillo, no es un nombre en la larga lista de femicidios, es un hito en donde la Justicia debe sentirse interpelada, como así también cada operador estatal y cada responsable político. Existen carencias del sistema judicial que son inadmisibles a pesar de los esfuerzos de muchos y muchas que buscamos cambiarlo desde adentro.

Como dice la compañera Guadalupe Santana,3 “con la irrupción de Ni una Menos, organizaciones feministas, colectivas de abogadas y particularmente, el propio conjunto de trabajadoras judiciales, venimos señalando la necesidad urgente de una verdadera reforma judicial feminista que, para empezar, recupere la voz de las denunciantes en cada caso particular. Queremos que el poder judicial llegue a tiempo, con capacidad para prevenir los delitos que tantas veces son denunciados y desoídos. Queremos que las voces de las personas que denuncian sean escuchadas y no revictimizadas.”

Hay que tener en claro, que el 50% de los femicidios se pueden prevenir con un mejor accionar de la justicia y las fuerzas de seguridad.4 Si en el poder judicial existen magistrados y magistradas, que no incorporan la perspectiva de género y dan cuenta de los hechos de violencia, no podemos pretender permear el sistema con nuestros reclamos. La ley Micaela es un logro feminista, que transversaliza el estado obligándolo a formar a sus agentes. Cierto es que hasta el 2018, no existía obligatoriedad alguna en formación con perspectiva. En ese sentido, como trabajadora judicial mujer y feminista me genera esperanza que en un futuro se incorporen a la Justicia, personas con una mirada de género.

                                                                                  PUBLICIDAD

de9e3226-2df1-4434-944a-c365942c14d2

La urgencia hoy, es entender y usar como base una mirada más amplia que los casos aislados y particulares que nos aquejan, deconstruir hacía el adentro y transformar el sistema jurídico en todas sus instancias.

Por eso marchamos, por eso pedimos una nueva justicia con perspectiva feminista no podemos frente a nuestras muertas, responder con omisión, inacción y lentitud. Los femicidios, travesticidios y transfemicidios nos causan dolor y bronca pero los hacemos nuestros, y cada una de las que nos faltan son semillas que nos brotan en más organización y unidad.

Por eso desde Alerta Feminista este lunes marchamos, para manifestarnos en todos los Juzgados exigiendo:

¡Ni una Menos!

Vivas, Libres, Gobernando y con más derechos nos queremos

Reforma judicial en Argentina y en cada una de las provincias

#JusticiaPorUrsula #ReformaJudicialFeminista #ParidadenlaJusticia #AlertaFeminista

1-Procuradora, Abogada. Especialista en partidos políticos y géneros. Docente universitaria. Trabajadora Judicial. Perteneciente a los espacios de Mil Flores y Alerta Feminista de la provincia de Córdoba.

2-Alejandra Rodenas, vice-gobernadora de la provincia de Santa Fe. Ex Jueza Penal.

3- Lic. en Sociología (UBA), Magíster en Sociología de la Cultura (IDAES-UNSAM) y Diplomada en Relaciones del Trabajo y Sindicalismo (FLACSO). Referente de Vamos-CABA y Secretaria de Juventudes de AEJBA

4-Según datos de la Oficina de la Mujer perteneciente al poder judicial.

                                                                                 PUBLICIDAD

d9eb5d33-6844-4768-a23f-2f4299cf9a15

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman