Aníbal Ibarra renunció como abogado defensor de Cristina Fernández

Judiciales 05 de marzo de 2018 Por
El ex jefe de Gobierno porteño dio a conocer un comunicado a través de su cuenta de Twitter, donde denunció "agresiones" hacia su persona y "amenazas" a su familia.

Anibal Ibarra, ex jefe de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, decidió renunciar a ser el abogado defensor de Cristina Fernández de Kirchner en la causa por "encubrimiento" a iraníes prófugos que habrían participado del atentado a la Amia.

En un comunicado compartido a través de su cuenta de Twitter, Ibarra afirma que la decisión está motivada por una "operación mediática y política para golpear a CFK utilizando la Tragedia de Cromañón a esos fines".

Además, el letrado afirma en el texto que sufrío "irrupciones" frente a su domicilio y que sus hijos recibieron "amenazas" en varias oportunidades.

"Han intentado que personas allegadas a mí no pueden trabajar en medios informativos, que yo no asumiera como legislador y que no pudiera ejercer una asesoría jurídica en el Consejo de la Magistratura de la Ciudad", sostuvo.

Finalmente, Ibarra aseguró que seguirá defendiendo al ex secretario Oscar Parrilli y acompañando al doctor Roberto Boico, mientras que expresó su "orgullo de haber recibido la confianza de CFK para defenderla en esta persecución que ofende los valores democráticos de nuestra sociedad."

Cabe recordar que el ahora ex defensor de Cristina Fernández fue apartado de su cargo como jefe de Gobierno en 2006, luego de la tragedia en el boliche República de Cromañón en la que murieron 194 personas. Ibarra fue señalado como uno de los responsables en la presunta falta de controles en los locales tipo C, como lo era el boliche donde esa noche tocó la banda Callejeros.

fte.n.mañ.

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman