Grave crisis afecta al sector que da más empleo en Argentina

Economía 12 de marzo de 2018 Por
Se trata de las grandes cadenas de supermercados. Preparan fuertes planes de ajuste y se habla de la pérdida de miles de empleos.
supermercados

Es inminente el cese de las actividades de supermercados e hipermercados debido a la abrupta baja en las ventas que se registra en el último año, y el aumento exponencial del precio de los alquileres y de los servicios de las superficies donde funcionan. Cientos de trabajadores pueden quedar en la calle.

Según relevamientos privados, la actividad económica creció alrededor del 4% en términos interanuales en febrero. Pero el consumo en las grandes cadenas de supermercados no se dio por enterado y anotó otra pesada caída del 3%. De las diez grandes cadenas del sector, hay por lo menos cuatro que terminaron con rentabilidad nula o directamente con números rojos en su balance de 2017. Es vox populi en el sector que se vienen fuertes programas de ajustes para “surfear” el mal momento que atraviesan.

La paritaria que cerró el gremio mercantil, encabezado por Armando Cavallieri, tuvo en cuenta este contexto. El aumento salarial acordado es del 10% en abril, otro 5% en agosto y una cláusula de revisión recién en enero de 2019.

Razones de la caída

Esta situación que viven las grandes marcas del sector responden a una variedad de razones:

Caída de consumo masivo por cambio de precios relativos: Desde 2016 la gente comenzó a gastar más en luz, gas y para cargar nafta. Por lo tanto le quedan menos recursos para gastar en compras. “Teníamos un subsidio al consumo por las tarifas regaladas, pero eso ya no existe más”, reconocen los supermercadistas.

Cambios en los hábitos a la hora de hacer compras: Está claro que hubo una modificación en el patrón de consumo. La gente elije negocios de proximidad y también crecieron las superficies mayoristas, ante la búsqueda de descuentos por parte de las familias. Los supermercados aun no lograron adaptarse bien a estos cambios, como prueba el hecho que continúan con ofertas de poco impacto ente los consumidores (del estilo 4 al precio de 3 unidades).

Incremento de ventas por canales electrónicos: Las compras online volaron el año pasado, con un incremento del 52% en facturación y casi un 30 en ventas, totalizando 156 mil millones de pesos, según reveló CAME. Los “súper” todavía están lejos de poder dar batalla a compañías más chicas y ágiles que venden a través de la computadora o el celular. El mismo fenómeno afecta a grandes compañías internacionales, como por ejemplo Wal Mart.

Aparición de nuevos gastos que impactan en el presupuesto familiar: El aumento en la compra de productos y/o servicios con planes de ahorro o créditos hipotecarios o en cuotas implican que las familias deben dedicar más dinero para afrontar esos gastos.

 

Problemas de costos

Unas de las preguntas que surgen de inmediato es porque entonces no bajan los precios, con el objetivo de volverse más competitivos. Pero una vez más aparecen las quejas por el elevado costo argentino. Un informe realizado por la Asociación de Supermercados Unidos, hace referencia al impacto de los salarios. Aun ante la suba del tipo de cambio del 20% en diciembre, el sueldo de un cajero con un año de antigüedad está en 1.554 dólares. En Brasil 704 dólares y en Paraguay apenas supera los 400 dólares al mes. En España, por caso, ganan cerca de 1.350 dólares, siempre incluyendo cargas laborales.

Además, deben considerarse los elevados costos logísticos desde que el productor entrega la mercadería. Se da así una gran paradoja: en Argentina los alimentos están entre los más caros del mundo.

Lo mismo sucede a las empresas de consumo masivo. El caso más dramático es el de Molinos Río de La Plata, uno de los fabricantes líderes de alimentos en Argentina. Según informó la Bolsa de Comercio esta semana, sufrió una pérdida de 187 millones de pesos en 2017. Sus costos aumentaron 22%, pero sus ingresos apenas 15.

El Gobierno está ahora “distraído” en la pelea con los industriales, pero la crisis del supermercadismo amenaza con hacer mucho ruido este año, en especial cuando comiencen los planes de ajustes en las empresas. Algo que, según los protagonistas, sería inminente, y con el agravante del malestar social que generarían esos achiques.

 

Fuente: Infobae

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman