Para el radicalismo y cambiemos, el acuerdo con FMI no necesita aprobación del Congreso

Política 09 de mayo de 2018 Por
El diputado cordobés dijo que así lo indica la Ley de Administración Financiera, sobre los acuerdos con los organismos multilaterales de los que la Argentina es socio.
multimedia.grande.b7648b8d1a2b83b3.6d6172696f206e656772695f6772616e64652e6a7067

El jefe del interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados, Mario Negri, aseveró que un acuerdo entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) "no requiere ninguna aprobación del Congreso" y agregó: "No tenemos un problema de acné ideológico por discutir con el Fondo".

"En mi opinión, no requiere ninguna aprobación del Congreso por el artículo 60 de la propia Ley de Administración Financiera, que prevé que los organismos multilaterales de los que la Argentina es socio no requieren consentimiento previo del Congreso", afirmó Negri en declaraciones a la prensa antes de ingresar a la Cámara de Diputados, donde se debatirá el proyecto para modificar los aumentos de tarifas.

El diputado radical por Córdoba remarcó: "No tenemos un problema de acné ideológico por discutir con el Fondo. La Argentina tiene un recurrente problema, de 50 o 60 años, que tiene que ver con déficit fiscal, con falta de financiamiento e inflación y hay que recurrir muchas veces afuera".

Negri advirtió que "hay que ver las condiciones, son los primeros pasos (de la negociación con el FMI)" y afirmó que prefiere "ser muy cuidadoso en estas cosas".

Si bien admitió que "hay impaciencia social legítima", señaló que "si estás doce años con todo planchado, de algún lado hay que financiarse para vivir". Además, criticó: "Lo que es difícil de imaginar es que te propongan, para salir de la crisis, las recetas con las que llegaste a la crisis".

Fte: Telam

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman