De las 50 fortunas más grandes de Argentina, 37 son de empresarios ligados a Macri y suman casi USD 60 mil millones

Política 08 de junio de 2018 Por
Según la revista Forbes, el medio centenar de dueños de compañías más rico del país acumula, entre todos, la abultada suma de USD70 mil millones. De ese dinero, el 85% pertenece a 37 familias o CEOs cercanos al Presidente. Las medidas de Cambiemos que los beneficiaron. Enterate quiénes son y cuál es su relación con el oficialismo.

La revista del mundo de los negocios y las finanzas Forbes, la misma cuyo dueño le recomendó al gobierno nacional retrotraer la situación cambiaria a finales de 2015 para luego dolarizar la economía, publicó su famoso ranking de personas ricas y, allí, difundió el listado de las 50 personas o familias más afortunadas de la Argentina, de las cuales 37 son de empresarios ligados a Mauricio Macri y suman casi USD 60 mil millones.

Según la publicación, "las 50 mayores fortunas del país atesoran un patrimonio de USD 70.000 millones", un número que supera los casi USD 50 mil millones de reservas del Banco Central y que representa poco más que el 10% del PBI total de la Argentina.

Esas abultadas cuentas bancarias y bienes de los más millonarios de la Argentina, en tiempos en que una de las banderas y argumentos del Ejecutivo para aplicar un fuerte ajuste es el déficit fiscal, obtuvieron fuertes beneficios a partir de medidas generales y directas de la administración Cambiemos. 

El Gobierno, a través del blanqueo de capitales, introdujo una significativa rebaja al impuesto a bienes personales. Ese tributo pasó de 0.75 a 0.25. Eso equivale a 350 millones de dólares de los 70 mil millones de dólares que atesoran los 50 de la Forbes. Es decir, Macri les perdonó esa cifra a través de esa rebaja impositiva en detrimento de la recaudación del Estado.

Además y en la misma línea, la norma conocida como "reparación histórica" a los jubilados resultó ser la puesta de los abuelos como "fronting" o como excusa para eximir a las empresas más grandes de la Argentina del pago del impuesto a los dividendos, con lo cual el mandatario regaló a las 14 firmas que hasta mitad de 2016 habían anunciado que abonarían dividendos para ese ejercicio más de $1200 millones.

Pero no se trata de la única política sostenida por la actual gestión que beneficia e incrementa los millones de los más ricos del país. En el caso de Ganancias, Argentina les cobra ampliamente menos que lo que se tributa por ese gravamen en los países de la OCDE, el conglomerado de las principales potencias al que Macri quiere acceder. Otro ejemplo es el caso del Impuesto Inmobiliario, carga por la cual las fortunas más abultadas pagan menos de lo que deberían en comparación con el mundo.

No obstante, la radiografía definitiva que sella si el rumbo del macrismo y sus políticas coincide con el de los más ricos del país se completa al analizar quiénes son esos CEOs y familias y qué relación tienen con Macri, su Gobierno y sus decisiones.

De los 50 empresarios más ricos y sus 70 mil millones de dólares, 37 tienen un fuerte vínculo con el oficialismo o el Presidente y la suma de sus fortunas alcanza casi los 59 millones de dólares. Los restantes 13 suman los USD 10 millones que completan el total y no son asociables al macrismo por haber sido cercanos a fuerzas o dirigentes actualmentes opositores o por su perfil considerablemente bajo y lejano a la política.

LOS 37 ALINEADOS AL CAMBIO

Las razones que sostienen vínculos directos entre 37 de los 50 empresarios más ricos de la Argentina y Macri son diversas. Entre ellas, se destacan integrar el Gobierno, compartir compañías con funcionarios del Ejecutivo, haber financiado a Cambiemos, un fuerte beneficio de decisiones de la administración macrista o pronunciamientos contundentes en favor del actual oficialismo. O, por qué no, la combinación de algunas o todas las anteriores. 

-Paolo Rocca. El hombre más rico de la Argentina es el dueño de Techint, con USD 9.700 millones en su poder. El CEO del conjunto de empresas vinculadas a los sectores de la siderurgia, la construcción y la energía tiene un nutrido vínculo con el líder PRO, que comienza con sus ganancias pero también incluye sus opiniones.

Techint es la empresa más ganadora de la era Macri. Si el parámetro son las acciones que más subieron en la bolsa porteña desde la primera vuelta electoral de 2015, cuando Cambiemos ya se colocaba como favorito, a la cabeza figura Transportadora Gas del Norte (TGN), controlada por el emporio de Rocca. Si se trata de las ganancias que las empresas cotizantes acumularon en los últimos tiempos, entre el cuarto trimestre de 2016 y el tercero de 2017, Siderar, una de las siderúrgicas del Grupo, ocupa el quinto puesto. Si el mecanismo de medición es qué porcentaje representan esas utilidades en relación con el patrimonio, se lleva el primer puesto, de nuevo, TGN.  

Cabe recodar que en abril de 2017 Rocca llevó a Macri a EEUU para presentar su inversión de US$1800 millones para montar una fábrica que generará 600 puestos de trabajo en tierras de Trump. Además, el poderoso empresario es una de las máximas espadas del lobby de CEOs que presiona por una reforma laboral e incluso, hace días, aseguró a La Nación que "el proyecto de transformación del país, que empezó hace dos años y medio, tenía y sigue teniendo una visión de largo plazo de la Argentina que es, a mi juicio, racional y positiva, y sobre la cual se pueden construir proyectos de inversión muy grandes".

-Alejandro Bulgheroni. Los Bulgheroni controlan Bridas, la empresa de energía privada más grande del país, fundada por su padre Ángel Bulgheroni en 1948. Después de la muerte de éste en 1985, Alejandro y Carlos (abogado fallecido en 2016) tomaron control y volcaron a Bridas a la explotación y producción de gas y petróleo. Hoy su fortuna es la número dos del país con USD 7300 millones.

Bulgheroni se sentó a la mesa de Macri desde el inicio de la gestión PRO, como cuando en abril de 2016 el jede de Estado recibió a empresarios en Olivos y les pidió "responsabilidad" con los precios y el empleo. El dueño de Pan American Energy Group (PAE), de los máximos beneficiados por los tarifazos, salía a meter presión en pleno debate antes del veto presidencial al sostener que no se iba a "dar marcha atrás” con las subas de servicios y que, con el modelo de país kirchnerista, "se regalaban los servicios y mucho de ese regalo lo hacían las empresas".

-Gregorio Pérez Companc y familia. Molinos Río de la Plata y el portafolio alimenticio de la otrora firma de Bunge & Born, PeCom Energía y Servicios, Goyaike, Tambos San Isidro Labrador, Sudacia y Conuar, entre otras firmas, les permite a los Pérez Companc ocupar el tercer lugar con USD 3900 millones. 

Si bien el grupo también ocupó, a través de Luis, el hijo mayor de Gregorio, un lugar en los llamados de Macri a los empresarios desde 2016, la familia intenta cultivar un perfil bajo en cuanto a sus declaraciones políticas y sus vínculos directos.

No obstante, la vuelta a la escena del lobby político surgió a partir de la privatización de la participación del Estado en Transener, la empresa que prácticamente monopoliza el negocio del transporte en alta tensión de electricidad, que podría marcar el retorno de PeCom al sector energético.

Es que el buque insignia del grupo Pérez Companc ya le comunicó a principios de este año a funcionarios del Gobierno sobre su interés en adquirir el 50% de Citilec -la compañía controlante de Transener– que está en manos de Enarsa, la empresa pública de energía. Allí, deberá confrontar con internas en Cambiemos y otros poderosos empresarios. 

-Jorge Pérez. El cuarto lugar es para "el rey de los condominios en Miami", amigo de Donald Trump y dueño y dundador de Related Group, con USD 3000 millones. "Hay expectativa sobre qué pasará en las elecciones de octubre, pero las PASO han dado el optimismo de pensar que continuará el sistema propuesto por el presidente Macri y Horacio (Rodríguez Larreta) en Buenos Aires", lanzaba Pérez el año pasado, ante las legislativas, para dejar en claro sus preferencias.

"Muchos de los inversionistas del exterior todavía están mirando hasta cuándo continuará esto. Yo soy el cheer leader (animador) más grande de la Argentina, diciéndoles a todos que el populismo del pasado no sigue, que el país irá para adelante y que se harán todos los cambios necesarios para que llegue a ser un país desarrollado, como Australia o Nueva Zelanda", remataba.

-Eduardo Eurnekian. Corporación América, grupo que le permitió al mutable empresario acceder al quinto lugar con sus USD 2700 millones, es un conglomerado de empresas que tiene como principal exponente la división aeroportuaria. Su spin-off, Corporación América Airports, opera 50 terminales alrededor del mundo, debutó en Wall Street a inicios de este año y alcanzó los US$ 2.800 millones de valuación en su primer día.

Eurnekian siempre tuvo cortocircuitos con Cambiemos, problemas que casi llevan a que la Casa Rosada, a través del Ministerio de Transporte, ejecutara la cláusula que permitía finalizar de forma anticipada el contrato de Aeropuertos Argentina 2000 para la concesión hasta 2028 de las 33 terminales aéreas que ésta controla en el país. Esta medida era fuertemente impulsada por otro empresario muy cercano al macrismo, Nicolás Caputo, que quería hacer ingresar al negocio a sus amigos de Singapur (país del que es cónsul honorífico). Además, le facturaban haber aportado en 2015 a la campaña de Daniel Scioli, aunque cabe recordar que el hombre de origen armenio también puso dinero para el PRO.

No obstante, Macri y Eurnekian hicieron las paces y el Gobierno le mantunvo a Aeropuertos Argentina 2000 la concesión hasta 2028 de las 33 terminales aéreas que controla en el país, sólo que bajo la condición de que al frente de la firma quedara Martín Eurnekián, sobrino del empresario del listado de Forbes y que estaba a cargo de las operaciones en el exterior.

-Familia Werhein. Los movedizos -en términos de sus saltos de rubro de los que siempre obtuvieron ganancias- integrantes de esta familia supieron ser los accionistas mayoritarios de Telecom y ocupan el sexto lugar con USD 2300 millones. A pesar de la cercanía que Gerardo Werhein supo tener con Scioli, completó su ingreso a la política de manera directa con Macri. 

El mandatario colocó al empresario, que ya encabezaba el Comité Olímpico Argentino (COA), al frente del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), cuando este organismo estaba en plena crisis por el ajuste que buscaba aplicar allí el Ejecutivo. 

Werhein piloteó esa situación en nombre de Macri y se exhibió elogioso para con el mandatario. "Mauricio Macri es un hombre que quiere al deporte, y tengo mucha confianza en que vamos a encontrar una solución que proteja a los deportistas”, aseguró por aquel entonces.

Además, el socio del vicepresidente de FlyBondi, la aerolínea ligada a Mario Quintana, es Lucas Werthein, empresario que también posee su propia aerolínea familiar y es funcionario de Cambiemos en el ORSNA, el ente que regula los aeropuertos en los que operará FlyBondi. 

El padre de Lucas es Adrián Werthein, hermano de Gerardo, es Presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, y uno de los respaldos empresariales de Macri, cosa que no llama la atención ya que entre los clientes de su aerolínea se destaca “Presidencia de la Nación”, que empezó a contratar sus servicios en la cumbre del Mercosur, en diciembre de 2015.

-Alberto Roemmers. El laboratorio que lleva el apellido de esta familia y los USD 1800 que supieron amasar a través de la firma coloca a su dueño en el octavo puesto. A través de diversas medidas de la gestión de Cambiemos, los medicamentos que vende la compañía duplicaron su valor.

Además, Alejandro, el hijo del afortunado empresario recordado por la fiesta de los 600 empresarios en Marruecos, fue nombrado “Personalidad Destacada de la Cultura” de la Ciudad de Buenos Aires en 2010, cuando el jefe de gobierno porteño era Mauricio Macri, su amigo.

-Hugo Sigman y Silvia Gold. Los dueños del Grupo Insud, compañía de compra-venta de materia prima para la industria farmacéutica y soluciones de aplicación inmediata en todo el ciclo vital del productos del rubro, se quedaron con el noveno lugar con US$ 1.600 millones. 

Tal como en el caso de Roemmers, la pareja Sigman-Gold obtuvo abultadas ganancias desde la llegada de Cambiemos al Ejecutivo, a través de Insud. Pero, además, Sigman dejó en claro sus opiniones en diversas oportunidades.

"Hay buena expectativa, el empresario se siente más cómodo con este gobierno", dijo en febrero de 2017, ante la presencia del líder PRO en Madrid y después de una charla que el empresario organizó para la participación del mandatario. 

-Marcos Galperín. El décimo puesto es para el CEO y fundador de Mercado Libre, el emprendedor de las puntocom más exitoso, con USD 1600 millones. 

La relación de Galperín con Macri no tiene ocultamientos. El CEO de Mercado Libre es amigo personal del Presidente, fue fiscal de mesa de Cambiemos en 2015, le debe a la AFIP pero recibe "especiales" préstamos del Banco Nación, y, para cerrar su historial, invertirá USD 275 millones, pero en México.

-Javier Madanes Quintanilla. El titular del emporio del aluminio, Aluar, se queda con el puesto 11 también con USD 1600 millones. Este empresario también fue uno de los más beneficiados en el ciclo económico 2016-2017, en el que la firma fue una de las que mayores ganancias consiguió.

Pero además, a pesar de que no tratarse de un hombre de muchas palabras, Madanes Quintanilla soltó algunas ideas públicas respecto de su postura ante Macri: "Y yo creo que, siendo una persona joven, que ha tenido la suerte de formarse, de poder leer experiencias pasadas, tiene toda la chance de armar una gestión mucho más pura de la que nos hemos acostumbrado a tener, sobre todo en la década anterior".

-Federico Braun. Con USD 1300 millones de dólares, y no tan buenos resultados económicos desde la llegada del gobierno PRO, se ubica uno de los dueños de EBA Holding, sociedad que comparte en partes iguales con Escasany y Ayerza, a través de la que tiene una porción del Banco Galicia. Sin embargo, su insignia es su negocio familiar: la Importadora y Exportadora de la Patagonia, más conocida como La Anónima, cuarta cadena local de retail y segunda de capitales argentinos.

No obstante, el vínculo del propietario de La Anónima es sanguíneo y directo con el núcleo duro del Gobierno. Federico Braun es el tío de Miguel Braun, el secretario de Comerio (sí, el titular del organismo que controla aspectos relacionados a los supermercados), y también tiene un sobrino lejano muy poderoso en el Gabinete: nada más y nada menos que Marcos Peña Braun, el ministro coordinador.

-Enrique Eskenazi y familia. El décimo cuarto lugar es para los Eskenazi, con USD 1.300 millones. Enrique, junto a algunos de sus cinco hijos, continúa en el rubro financiero que en los años 90 le permitió ganar posiciones en el escalafón de las mayores fortunas del país. A través de Petersen Inversiones, tiene el 70% del Banco de San Juan, mediante el cual domina otros tres bancos provinciales, entre ellos, el Nuevo Banco de Santa Fe. A su vez, es dueño de Petersen Thiele & Cruz, la constructora donde mutó de ejecutivo a dueño en los años 80 y a partir de la cual empezó a construir su actual patrimonio.

Si bien durante el kirchnerismo se vio beneficiado a través del control de YPF al que accedió a través de "facilidades" apuntadas como polémicas, el empresario y banquero supo despegarse de esa ligazón y construyó una "conversión" por la que transitó desde un ocultamiento hasta una cercanía en negocios cuestionados.

Incluso, Macri tuvo el "gesto" de prorrogar las concesiones viales que había adjudicado el exministro de Planificación Federal hoy detenido Julio De Vido, cosa que junto a los tarifazos a los peajes, benefició contundentemente a los Eskenazi.

Además, la Escuela Casto Munita Nº 1 D.E.10, que sufrió un derrumbe del techo y algunas paredes, abrió el grifo para la publicación de que el “Mantenimiento Integral en Edificios Escolares en la Comuna 13” por parte del gobierno porteño recayó con una licitación millonaria en la empresa “Mejoramiento Hospitalario SA“, luego Mantenimiento y Servicios S.A., que pertenece a Petersen Tiele & Cruz, de la familia Eskenazi, aportantes de la Fundación SUMA de Gabriela Michetti y asiduos contratistas de la Ciudad de Buenos Aires a través de sus múltiples sub empresas.

-Roberto Urquía. El siguiente lugar es para la familia Urquía con USD 1200 millones. El exsenador del Frente para la Victoria es el dueño de Aceitera General Deheza (AGD), empresa que se vio beneficiada durante la gestión de Néstor Kirchner a través de numerosos subsidios.

Sin embargo, de 2010 a esta parte, y luego del conflicto por las retenciones móviles entre el kirchnerismo y el sector agropecuario, Urquía quedó en una situación sumamente incómoda que terminó, una vez con Cambiemos en la Rosada, muy cerca del oficilalismo.

Con sus críticas light en 2016 y con el acto que compartió en Chaco con Macri en mayo de 2017, para el que el principal impulsor fue él en persona, Urquía terminó de sellar su pase a las filas del empresariado oficialista.

-Eduardo Costantini. El fundador y dueño mayoritario de la firma de desarrollo inmobiliario Consultatio S.A., con la que entre otras cosas creó el Nordelta, y también accionista mayoritario de Consultatio Asset Management, una firma de Buenos Aires con más de US$ 700 millones de activos bajo administración, ocupa el décimo séptimo puesto con USD 1200. 

¿Qué lo une a Macri? Principalmente, el fuerte impulso que le dio el modelo financiero de Cambiemos a su grupo empresarial. Su desarrolladora inmobiliaria es una de las empresas cotizantes en la Bolsa porteña que más plata ganó en 2016 y 2017. Pero no sólo eso, sino que Costantini, un empresario que tradicionalmente buscó no mostrarse tan abiertamente en un lugar de la política, derramó fuertes gestos públicos de apoyo al oficialismo, incluso en medidas claves como el blanqueo de capitales y los tarifazos.

Como conclusión de su incondicional banca y consultado por Infobae respecto de si Cambiemos no había abusado de "demasiado gradualismo" a la hora de implementar el ajuste, el creador del Malba fue contundente: "Es difícil de contestar. Si hubiera sido más agresivo y lograba el mismo crecimiento y el mismo apoyo, te digo que debería haber sido más agresivo. Pero esta decisión la compro, con los aciertos y errores. Digo uaaau, estos tipos no son sólo tecnicistas, están piloteando lo político".

-Juan Patricio Supervielle. El presidente y principal accionista de la firma y el banco que llevan su apellido debutó en el Ranking Global de Forbes este año con una fortuna de US$ 1.100 millones, entre otras cosas beneficiado por el aumento de la capitalización bursátil del Grupo Supervielle desde su salida a Wall Street en mayo de 2016, y así se colocó en el lugar número 18 entre los más ricos de la Argentina.

Al igual que Costantini, sólo que si la trayectoria de este último, la firma de Supervielle es una de las empresas cotizantes en la Bolsa porteña que más plata ganó en 2016 y 2017. Y también al igual que el hombre de Consultatio, no habla mucho pero elogia fuerte a Cambiemos.

Principalmente, sus halagos hacia mediados del año pasado se dirigieron al titularr del BCRA, Federico Sturzenegger, pero fue muy claro en una entrevista con Perfil para expresar cuáles, a su entender, son los deseos del empresariado oficialista que integra en lo que a política se trata: "Lo que más les preocupaba era la fortaleza política de Macri. Eso desapareció hacia fines del año pasado y ahora resurgió".

-Alfredo Coto. El décimo noveno lugar, con USD 1100 es para el dueño de la mayor cadena de hipermercados de capitales argentinos, que a mediados de los 80 sólo tenía una cadena de carnicerías. Hoy, además de más de las 110 sucursales en todos los formatos, 18.500 empleados, frigoríficos, espacios de entretenimiento y hasta una planta avícola, se asoció a la inglesa Aston Martin para levantar un rascacielos residencial en Miami.

Más allá del vínculo de amistad que une a Coto con Mauricio Macri, el propietario de la mayor cadena de retail argentina fue el empresario que más capital blanqueó gracias a la amnistía tributaria instaurada por el Presidente, es decir el blanqueo empaquetado con la reparación histórica, que según la cifra publicada por el periodista Horacio Verbitsky, alcanza los 7.000 millones de pesos.

Además, a mediados del año pasado uno de los depósitos que tiene el empresario en el barrio porteño de Caballito fue allanado y se le encontró un arsenal de armas que pertenecerían a la Gendarmería Nacional y a la Policía Federal, dado la simbología original que incluían. Ante ese extraño episodio, Coto contó con todo el apoyo del oficialismo, y más allá de que concluyó en una denuncia penal contra varios funcionarios del gobierno y el titular de la firma, la causa está congelada.

Por otra parte, Coto públicamente expresó su apoyo al oficialismo, aunque siempre pidiendo más medidas de ajuste y menos gradualismo.  En esa línea, reclamó "ponerle un poco menos de gradualismo para que vengan inversiones de afuera" y que la industria del juicio "le hace mucho daño a la Argentina".

“Hay más diálogo y racionalidad en el gobierno de Mauricio Macri”, remató, allá por 2016, tras compartir un acto con el jefe de Estado.

-Felipe y Marcela Herrera de Noble y Héctor Horacio Magnetto. Podría decirse que, fácticamente, los dos dueños mayoritarios del Grupo Clarín comparten el puesto número 20 con USD 1000 cada uno. 

Los hijos adoptivos y herederos de Ernestina Herrera de Noble, la otrora propietaria del Grupo Clarín fallecida a mediados de 2017, igualan la fortuna con la cual su madre supo aparecer en la lista de Forbes hace 18 años. Sin embargo, el Grupo Clarín de inicios de siglo nada tiene que ver con el actual; de hecho, la principal fuente de ingresos del grupo ya no pertenece a la sociedad que imprime los diarios desde hace más de 70 años. Cablevisión se escindió del grupo de medios y está en pleno proceso de fusión con Telecom, para darles batalla a los gigantes globales de las telecomunicaciones en el mercado argentino. Allí también los hermanos Felipe y Marcela Noble Herrera serán accionistas, aunque minoritarios.

Por su parte, Magnetto, el otrora contador público de Chivilcoy, es hoy el principal accionista, junto a los hermanos Noble Herrera, del Grupo Clarín y la reciente fusión Telecom-Cablevisión.

Como es de público conocimiento, tanto los Herrera de Noble como Magnetto tuvieron una fuerte oposición al kirchnerismo desde 2009 y delinearon una línea editorial clara en ese sentido. Post triunfo de Cambiemos en 2015, ese posicionamiento derivó en una profunda coincidencia con el oficialismo macrista. 

No obstante, justamente fueron decisiones del Ejecutivo de Macri las que posibilitaron la fusión Cablevisión-Telecom, además de los profundos beneficios económicos que los que el Grupo se hizo a través de las medidas ya mencionadas, como la reparación histórica.

-Claudio Fernando Belocopitt. El vigésimo cuarto lugar de la lista de ricos argentinos que hizo Forbes, con USD 1.000 millones, quedó para dueño del 76% de Swiss Medical Group, la mayor compañía privada de salud de Argentina, que también despunta su pasión por el espectáculo con productora propia y una reciente incursión en medios, tras hacerse con el 40% de América Televisión. Además, su porfolio incluye negocios agropecuarios, empresas en Uruguay e inversiones de real estate en los Estados Unidos.

La relación de Belocopitt con elmacrismo es explícita. Consultado por la propia Forbes respecto de su opinión del gobierno nacional y cómo le fue a su empresa a partir de la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada, el empresario fue elocuente: "Sí, la empresa de por sí vale mucho más que antes y, mientras que durante el kirchnerismo no me visitó nadie, a partir del cambio de Gobierno, muchos fondos y bancos aparecen con más asiduidad tanto para ofrecerme emitir deuda como para salir a la Bolsa".

De hecho, Belocopitt fue una voz crítica al kirchnerismo y favorable al macrismo que sonó demasiado alto en una caja de resonancia vaciada de empresarios dispuestos a hacerle frente al Gobierno de CFK. “En los últimos años del kirchnerismo, yo tenía muy claro que la situación era una catástrofe; de hecho, mi enfrentamiento público con el Gobierno es conocido", dijo, y concluyó: "La victoria de Macri era algo impensado pero, para todos los que veníamos de sufrir lo anterior, ver llegar lo que uno se imagina como ideal desde el punto de vista técnico hizo que las expectativas fueran enormes, y pensamos que las cosas iban a darse de forma más rápida. Hoy se puede decir que esas expectativas estaban mal medidas y que este proceso va a ser muy lento, porque Argentina está muy lejos de lo que debe ser, y el proceso de reconstrucción del país va a llevar varios mandatos".

-Wood Staton. Con USD 900 millones, el lugar número 26 es para quien es conocido en el mundo del fast-food como el rey de las hamburguesas. Es el fundador y director ejecutivo de Arcos Dorados, la mayor empresa administradora de franquicias de McDonald's a nivel mundial, con más de 2.100 sucursales en 20 países de América Latina.

La relación entre el colombiano que vivió 25 años en la Argentina y Macri es tan fluida que no sólo incluye elogios del empresario hacia el Presidente y del Presidente hacia el empresario, sino que también se materializó en un polémico acuerdo entre el Gobierno y McDonald´s.

A seis meses de asumir su cargo, Macri firmó un convenio con McDonald's para que la firma de comida rápida incorpore jóvenes pobres y desocupados. "Este acuerdo establece la capacitación laboral de hasta 5000 mujeres y hombres de entre 18 y 23 años pertenecientes a sectores en vulnerabilidad social, a través de un esfuerzo compartido entre la Nación y la empresa", remarcó un comunicado del Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, los jóvenes tendrían un sueldo mensual de $4500, cobertura de salud provista por la Obra Social Elevar y "un certificado de entrenamiento laboral", entre otras prestaciones. En ese momento, el salario básico era de $6.060. Hoy, es $9.500.

"Creo que el Gobierno heredó una situación complicada de muchos subsidios y casi sin dinero. En los últimos dos años se ha dedicado a limpiar eso. Ahora las PASO van a acelerar la inversión extranjera que se requiere para activar la economía", decía antes de las legislativas del año pasado.

-Familia Ayerza. Los USD 860 millones ponen a los miembros de este grupo familiar en el puesto 28 con una cualidad que comparten con algunas de las personas más ricas del país: su anonimato. Los Ayerza supieron conservar ese atributo por décadas. Son parcialmente dueños del Grupo Financiero Galicia y diversificaron su patrimonio en otro de los hilos conductores de las principales fortunas del país, que es el campo. 

¿Qué los une a los vínculos con el macrismo a pesar de su anonimato característico? Sus históricos socios en el Galicia: las familias Braun y Escasany. Los primeros, como ya se desarrolló, tienen a varios integrantes del amplio grupo familiar en el Gobierno, con la figura visible del jefe de Gabinete Peña Braun. Los segundos, por su parte y al igual que los Ayerza, se han enriquecido de manera estrepitosa con las medidas financieras PRO pero le han agregado defensas públicas de la gestión nacional. 

-Carlos Pedro Blaquier. El histórico jefe de Ledesma, el ingenio azucarero que heredó de la mano de su esposa al ser el elegido como sucesor por su suegro Herminio Arrieta hace 50 años, ocupa el trigésimo lugar con USD 830 millones. 

En este caso, los vínculos entre el empresario comprometido en juicios por violación de Derechos Humanos y el gobierno nacional son múltiples. En mayo de 2016, poco después de asumir su gestión, Macri, rodeado por un impresionante operativo de seguridad, aterrizó literalmente en la piesta de aviones en tierras de la familia Blaquier-Arrieta.  Los motivos de la visita presidencial fueron el inicio de zafra y la entrega de la vivienda numero mil del Barrio Papa Francisco, un fabuloso negocio inmobiliario de Ledesma S.A.A.I. y bancos amigos de la firma, como el Santander Río.

Por otra parte, Ledesma fue una de las empresas que firmó el acuerdo de compromiso de no despedir personal en la Casa Rosada, aquel con el que el Gobierno buscaba congelar la sanción de la ley antidespidos (luego aprobada y vetada) y que luego la mayor parte de las compañías violaron.

Sin embargo, el vínculo más nítido fue el ingreso de la familia a la administración macrista. Luis María Blaquier, el sobrino de Carlos Pedro, ocupó desde diciembre de 2015 hasta diciembre de 2016 el sillón de subdirector Ejecutivo de la ANSES, a cargo de
manejar nada más y nada menos que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGyS). De hecho, el exfuncionario está imputado por una denuncia según la cual que el organismo invirtió más de 500 millones de pesos en el fondo Axis, que era manejado por el hoy ministro de Finanzas, Luis Caputo, antes de ingresar a la función pública.

Finalmente, la amistad personal entre el jefe de Estado y otro miembro de la familia, el fallecido por suicidio Martín Blaquier. De hecho, Macri fue al velorio junto a la primera dama, Juliana Awada, y el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

-Carlos Miguens Bemberg. La familia que inauguró Otto Bemberg ya atravesó tres siglos, desde los inicios en 1860, con la destilería Franco Argentina, pasando por el gigante Quilmes, cedido a los brasileños en 2006, hasta hoy, cuando los Miguens Bemberg diversificaron sus intereses principalmente a la energía y los limones.

Los hermanos María Luisa, Cristina, Carlos y Diego Miguens Bemberg comparten posiciones en la mayor exportadora mundial de limones, San Miguel, donde son socios de la familia Otero Monsegur, y desde donde fueron parte activa del lobby PRO para la vuelta a la exportación del cítrico. A su vez, son parte de los accionistas de Central Puerto, la mayor generadora privada de energía eléctrica del país, a la que ingresaron tras la venta de Quilmes, y de Sadesa.

Más allá de asistir a actos que encabezó Macri, como uno de abril de 2016 por el anuncio de inversiones de la elaboradora de software Globant, Miguens Bemberg y sus firmas fue uno de los grandes ganadores de la política económica PRO. Si se evalúan las acciones que más subieron en la bolsa porteña desde la primera vuelta electoral de 2015, cuando Cambiemos se posicionó como favorito, Distribuidora Gas Cuyana (DGC), de Sadesa, integra el top ten. 

Pero esta familia también ganó si la medida del éxito son las ganancias que las empresas cotizantes acumularon en 2016/2017, ya que Central Puerto, la compañía que Miguens Bemberg comparte con el amigo presidencial Nicolás Caputo, también es parte del selecto grupo de las 10 firmas que más beneficios obtuvieron. Si la métrica de las ganancias es qué porcentaje representan las utilidades en relación con el patrimonio, es decir el ROE, en la lista también figuran DGC y Central Puerto.

-Alfredo Alberto Román. En el puesto 32, con USD 800 millones, aparece un hombre que pasó de ser camionero a montar la mayor terminal de grúas del país en el puerto de Dock Sud, conocida como su apellido. Exolgan, el nombre de la firma portuaria, cambió de manos entre 2008 y 2010, y por ella recibió un cheque con varios ceros. Son los hijos quienes comparten el control del fondo de inversión que nació alimentado por esa misma venta.

¿El vínculo entre Román y Macri? Más allá de las furibundas críticas del excamionero al kirchnerismo durante y después de su administración, la principal conexión entre Cambiemos y el empresario es económico y político a través de Karina Román, hija del fundador del ginate portuario y logístico.

Según la información publicada por la propia Cámara Nacional Electoral sobre el financiamiento de las campañas y los partidos políticos, los integrantes de Argentina Debate, la ONG que organizó el debate presidencial en 2015, hicieron aportes millonarios al oficialismo durante los últimos años. Karina Román es la presidenta de esa organización y también es presidenta de Puerto Asís Argentina SA, integrante del Grupo Román. Como la ley prohíbe el aporte de las empresas a las campañas electorales, aportó a título personal 1,5 millones de pesos a Cambiemos. En 2017, de nuevo, aportó al oficialismo otros 300 mil pesos a nombre de la empresa homónima. Además, la pareja de Román, Ricardo José Mihura Estrada, puso otros $1.481.215 millones para que Macri se convierta en Presidente. Sólo el propio líder PRO supera la cifra que puso la hija del creador de la firma Román.

-Juan Carlos y Sebastián Bagó. Los hijos de Don Sebastián Bagó, que fundó la compañía farmacéutica en 1934, ostentan el para nada despreciable puesto 33 con USD 800 millones. 

No sólo las reuniones convocadas por Macri a las que Sebastián junior asistió, como aquella de fines de 2017 para potenciar la por ahora frenada reforma laboral, vinculan a la tradicional familia con la línea presidencial. Juan Pablo Bagó desembolsó en marzo de 2015 50 mil pesos durante la cena de recaudación de fondos organizada por el entonces jefe de gobierno porteño y actual mandatario en la Sociedad Rural. Su padre, el presidente de los laboratorios Bagó, puso $100.000 para la campaña de Horacio Rodríguez Larreta para conducir la Ciudad.

-Eduardo Escasany. Con USD 740 millones, el banquero emblemático de los 90 es -junto a su sobrino Silvestre Vila Moret, el mayor accionista del Grupo Galicia, cuya capitalización bursátil llegó a ubicarse por encima de los US$10.000 millones en Wall Street.

Además de compartir el control del poderoso banco con los Braun y los Ayerza -tercera empresa cotizante en la bolsa porteña que más plata ganó en 2016 y 2017-, Escasany organizó en abril de 2017 un seminario del poderoso Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) que recibió como invitado estrella a Marcos Peña (familiar de los Braun), y que sirvió para que este organismo lance elogios a granel a la gestión Cambiemos.

-Julio Alfredo Fraomeni. El principal accionista de Galeno, una de las tres mayores compañías de medicina prepaga del país, es el dueño de la trigésimo séptima fortuna más grande del país con USD 730 millones. 

Fraomeni se fue acercando a tal punto al macrismo ante los primeros signos en 2015 de que el líder PRO podía llegar a la Rosada, que este año avanzó fuerte en su intención de comprar el canal de noticias C5N, propiedad de Cristóbal López y en concurso de acreedores, con un guiño la Casa Rosada, que ve con buenos ojos su desembarco en medios.

De hecho, ya hizo una presentación ante el juzgado comercial del juez Javier Cosentino, donde tramita el concurso de acreedores, para dejar sentado su intención de comprarlo. La presentación la hizo la directora jurídica de Galeno, Mirna Kaploean. En Balcarce 50, según diversas versiones periodísticas, están bastante interesados en que esta posibilidad llegue a buen puerto, ya que ven que Fraomeni sería un dueño mucho más amigable que el detenido López y estiman que bajaría el nivel de críticas de la señal de noticias.

Ya antes de las presidenciales que pusieron a Cambiemos al frente del gobierno nacional, Fraomeni era muy explícito: “De ganar Macri, sería todo más fácil, porque piensa como nosotros y quiere un país más normal, donde el privado, pueda hacer”.

-Daniel y Pablo Lucci. Con sus USD 680 millones, los propietarios de la productora de jugos y esencias de limón Citrusvil ocupan el número 38 en el ranking de Forbes. En el negocio limonero, ellos son los mayores industrializadores del mundo, incluso por encima de Citrícola San Miguel.

¿La relación con Macri? La Argentina es el principal productor mundial de limones frescos, con casi 1,5 millones de toneladas por año, de las cuales cerca del 80% provienen de Tucumán. En ese sentido, los Lucci fueron de los principales impulsores del lobby que impulsó al Presidente a negociar hasta el cansancio para que el cítrico vuelva a poder ser exportado a los EEUU.

Daniel Lucci destacó la negociación del Gobierno como "un hito para la actividad" y opinó que la reapertura del mercado norteamericano podría permitir, incluso, que se ablanden los protocolos sanitarios de otros países como Japón y China. 

-Marcos Marcelo Mindlin. Pampa Energía es la firma que tiene puesta la camiseta número diez para que este empresario se haya convertido en uno de los CEOs energéticos más resonantes de los últimos tiempos, empujado por los tarifazos, y haya alcanzado el puesto número 39 con USD 680 millones.

Entre sus últimas "hazañas" vehiculizadas por acciones de Gobierno se suma la compra de los activos de Petrobras en Argentina y la fusión de su Petrolera Pampa a la sociedad madre. También está al frente de la compañía que es dueña de Edenor y socia de Transener y TGS, entre muchas otras sociedades en las que se destaca la exIECSA, fundada por los Macri pero comprada por Mindlin a Ángelo Calcaterra, el primo del Presidente.

Así fue como sólo en los primeros 16 meses de gobierno de Macri, el grupo Pampa Energía, que en 2015 ocupaba el puesto 103 en el ranking de las empresas que más facturan en la Argentina que elabora la revista Mercado, subió por lo menos al puesto 13. Incluso podría llegar al top ten porque las ventas de Pampa se beneficiaron con los tarifazos dispuestos por Macri en 2016 y 2017. El grupo produce el 10% de la electricidad y el 8% del gas del país y además es dueño de Edenor, de la mayor transportadora eléctrica del país, Transener, y de una de las dos de gas, TGS.

Más allá de todos estos vínculos con el jefe de Estado, su familia y sus empresas, Mindlin busca bajar su perfil público. No obstante, en ocasión de la inauguración del parque eólico de Pampa Energía en Bahía Blanca junto a Macri, se le escaparon algunos elogios: "El orgullo no es solamente haberlo hecho en 12 meses sino en ser el primer parque eólico que se está inaugurando en esta nueva etapa de RenovAr I y II, esta gran apuesta del Gobierno Nacional y del sector privado de desarrollar las energías renovables".

-Franco Macri y familia. Con USD 540 millones, la familia presidencial integra la lista de los más ricos de Argentina en el puesto 41. El padre del Presidente figuró por primera vez en la publicación internacional con USD 730 millones, a mediados de la década del 90, tras los numerosos beneficios que recibió en esa década así como durante la última dictadura militar.

Más allá del vínculo directo entre Mauricio Macri presidente y el destino económico del Grupo Macri y su nave insignia SOCMA, entre otros escándalos no puede eludirse el intento aún no resuelto del mandatario de perdonarle a través de su Ejecutivo una deuda de $70 mil millones al Correo Argentino, empresa administrada mayoritariamente por la firma familiar.

-Antonio Ángel Tabanelli. Se trata de, al menos, uno de los dueños del juego y las máquinas tragamonedas, que con sus USD 510 es el cuadragésimo segundo empresario más rico de la Argentina. Es el propietario de Boldt, que administra salas de juego, pero también los sistemas electrónicos detrás de cada slot donde se realizan las apuestas.

Además del negocio, tras varios meses de espera, que la empresa de la familia Tabanelli logró cerrar con guiño de Macri y María Eugenia Vidal un acuerdo con Sociedad Comercial del Plata (SCP) y comprar el 50% que le faltaba del casino Trillenium de Tigre para monopolizar el juego en zona norte, el empresario fue central en lo que significó la aún irresuelta operación Boudou-Ciccone.

Su nombre como antikirchnerista cobró notoriedad en 2012, cuando se destapó la cuestión de laex imprenta Ciccone y elex vicepresidente Amado Boudou, que acusó al dueño de Boldt de armar una operación en su contra y de haber intentado desarmar la Casa de Moneda. Tabanelli buscó, sin éxito, que el exministro de Economía se retractara y, por ello, con la causa avanzada inició una acción civil por daños y perjuicios por lo que reclama una cifra de $ 11 millones. 

-Familia Born. Este tradicional apellido ocupa el puesto 43 de los más ricos de la Argentina con USD 510 millones y supo ser uno de los hombres con más poder económico e influencia política en la historia argentina del siglo pasado. Su holding multinacional, hoy conocido como Bunge Limited, con base de operaciones en Nueva York, es su obra. Tras la salida del trader de granos, la familia se refugió en otro eslabón de la cadena agropecuaria: el campo. Las cuatro ramas herederas de Jorge Born Von Gemmingen y Matilde Emilia Frías Ayerza suman al menos 192.000 hectáreas sobre el territorio argentino, a través de Grupo Bermejo, Caldenes, La Pelada Ganadera y Comercial y San José del Oeste.

SI bien su ligazón a los sectores más conservadores del país, tanto los vinculados a la aristocracia agropecuaria como a los sectores industriales más concentrados, es conocida, quien estuvo secuestrado durante 9 meses por Montoneros en los 70 no expresó públicamente su deseo político demasiadas veces entrado este siglo.

Sin embargo, sí lo hizo dos veces, de forma muy elocuente, antes e inmediatamente después del triunfo de Macri ante Daniel Scioli en 2015. Consultado por María O´Donnell acerca de su "candidato" para esas presidenciales, Born fue contundente: "No es santo de mi devoción, pero espero que gane Macri".

Luego de los comicios, el diario El País de España fue a buscarlo y lo describió como "exultante" por la victoria de Cambiemos. “Ganamos la batalla a los que nos secuestraron, el populismo en Argentina se derrotó por las urnas, no por las armas”, dijo, temerario, en una verdadera explicitación ideológica.

-Nicolás Martín Caputo y familia: Los USD 500 millones en su haber ponen a esta familia tan ligada personalmente al Presidente de la Nación en el cuadragésimo quinto puesto de Forbes para la Argentina. Los Caputo se desprendieron del 82,32% de las acciones de la constructora familiar que inició las bases de su actual fortuna por US$ 109 millones. El resto del clan únicamente ligado al ámbito privado está compuesto por Jorge Antonio Nicolás Caputo, Mónica María Caputo (que cedió la mitad de sus bienes a su ex esposo y actual accionista de Mirgor, Roberto Gustavo Vázquez), y la sucesión de José Luis Caputo.

Más allá del vínculo de la familia Caputo directamente con el Gobierno a través del hoy poderoso ministro de Finanzas, Luis "Toto" Caputo y de que el propio Nicolás, "amigo del alma" de Macri, es cónsul general de Singapur, la ligazón es aún más profunda. 

Además de todo esto, y no casualmente, "Nicky" es accionista -junto a Miguens Bemberg y Escasany- de Central Puerto, controlada por la eléctrica Sadesa. Central Puerto fue una de las empresas que cotizan en la Bolsa porteña que más ganó en 2016 y 2017. También su exconstructora Iecsa (antes de los Macri), ahora llamada Sacde, fue de las firmas más ganadoras antes de su venta. 

Finalmente, cabe recordar que, tal como reveló Página 12, Nicky aprovechó la reparación histórica a los jubilados y su siamesa ley de blanqueo para, valga la redundancia, blanquear 465 millones de pesos, o sus equivalentes en moneda extranjera 26,5 millones de dólares. 

-Moisés Khafif. El puesto número 47 con USD 500 millones es para uno de los rostros reinantes del real estate local, que prefiere mantenerse en el total anonimato a pesar de ser el dueño de algunas de las torres más emblemáticas de la ciudad. Su desarrolladora, Raghsa creó y levantó numerosos complejos para el más alto de los niveles económicos bajo el sello Le Parc, como por ejemplo en la que murió el fiscal Alberto Natalio Nisman. 

¿Qué lo liga con el macrismo? Su bajo perfil público impide encontrar apoyo explícito, pero no tanto así su beneficio -o con muy buenas intenciones, su "olfato"- para con decisiones de los Ejecutivos nacional y porteño. Es que Khafif fue uno de los señalados por especialistas a mediados del año pasado como "amigos de Macri que compraron edificios y terrenos públicos muy valiosos a bajos costos para hacer la diferencia".

Desde que comenzó su gestión, Macri puso en venta 87 inmuebles públicos en todo el país. En ese sentido, el más valioso de los terrenos se lo quedó Raghsa: las canchas de fútbol ubicadas en Campos Salles y Arribeños, en Núñez, pronto dejarán su lugar a grúas, cemento y ladrillos. El predio de 5189,15 m2, hasta aquí en manos del Estado, fue adquirido por Khafif por USD 42 millones.

-Amalia Amoedo Lafuente, Bárbara Bengolea Lafuente de Ferrari, y Alejandro y Sofía Bengolea Peralta Ramos. Los puestos 48, 49 y 50 son en realidad compartidos por dos motivos. Primero, porque los tres afortunados tienen la misma suma, USD 480 millones cada uno. Y en segundo lugar, porque se trata de los herederos de la famosa empresaria fallecida Amalia Lacroze de Fortabat.

"La dama del cemento", cuando murió en 2002, dejó una fortuna que por entonces los medios coincidían en valuar en 1.200 millones de dólares rigurosa y deliberadamente repartida en su única hija, Inés de Lafuente, y en sus tres nietos: Alejandro y Bárbara Bengolea, y Amalita Amoedo.

Como en 2015 fallcieron Inés de Lafuente y su hijo Alejandro, Amalita Amoedo, Bárbara Bengolea y los dos hijos del único nieto varón de Lacroze de Fortabat, Alejandro y Sofía Bengolea Peralta Ramos se quedaron, cada uno, con USD 480.

Los vínculos entre esta tradicional familia y los Macri parten, justamente, de los patriarcas de cada familia. Franco y Amalia tuvieron una profunda relación. En 2012, tras el fallecimiento de esposa del fundador de la cementera Loma Negra, el padre del Presidente la definió: "Muy argentina, muy sensible y ha hecho muchas cosas desde la empresa, el arte y la ciencia. Es una gran persona y el país debería estar acongojado con esta situación".

Por otra parte, el primer ministro de Economía del gobierno de Macri, Alfonso Prat-Gay, fue investigado en la Justicia por figurar como apoderado de la cuenta de María Amalia Sara Lacroze de Fortabat y su nieta, una de las herederas vivas, Amalita Adriana Amoedo en el HSBC Ginebra. Se trataba de un depósito de 68,3 millones de dólares, saldo correspondiente a fines de 2006. Antes de esa fecha, el monto había superado los 100 millones de dólares y se presumía que era una cuenta que no estaría declarada a la AFIP.

LA TERCERA POSICIÓN DE LOS NO ALINEADOS

Los 13 enumerados en este apartado no son asociables a Cambiemos, al igual que aquellos que sí fueron vinculados, por diferentes razones. En algunos casos, se trata de CEOs que tuvieron o tienen un fuerte lazo con dirigentes integrantes del gobierno kirchnerista y que, por ahora, no han dado el salto a las filas PRO. En otros, a pesar de haberse visto financieramente beneficiados por legislación de la actual administración, conservaron un perfill tan bajo antes y después de la llegada de Macri al Ejecutivo que sería muy arbitrario encapsularlos en la esfera presidencial.

-Edith Rodríguez. Se trata del séptimo puesto, con USD 2.000 millones.Viuda del fallecido fundador de la petrolera Plupetrol Luis Alberto Rey, es la mujer más rica de Argentina y nadie conoce su rostro. Propietaria, junto a sus tres hijos, de un 70% del paquete accionario la compañía que comparte con la familia Poli, hace gala de su baja exposición a pesar de que, desde la muerte de su marido en 2006, se convirtió en una de las petroleras más ricas de Sudamérica.

A pesar de los vínculos de su esposo con Techint, la empresa de los Rocca con profunda ligazón con el macrismo, a Rodríguez no se le conocen expresiones políticas públicas ni ningún acercamiento relacionado a las medidas de Cambiemos que impactaron fuerte en las finanzas de las petroleras.

-Jorge Brito y Delfín Jorge Carballo. El décimo segundo puesto, con USD 1500, y el décimo sexto, con USD 1200, respectivamente, son para los fundadores y dueños del Banco Macro, que además son cuñados. 

Después de ver a Alejandro Vandenbroele quebrado y a su amigo Amado Boudou preso durante 70 días, Jorge Brito no puede estar seguro de nada y, por eso, hizo todo lo posible por borrar su figura ante un Presidente con poca simpatía hacia su persona. Uno de los banqueros más poderosos de la Argentina hasta diciembre de 2015 está en una situación que hubiera sido impensada cuando figuraba entre los intocables: presidía la asociación de bancos más importantes del país, ganaba millones y no necesitaba esconderse, se llevaba bien con el Gobierno, exhibía su relación directa con funcionarios y dueños de medios.

Ahora tiene que responder llamados a indagatoria, visitar Comodoro Py, abandonar su sillón en el directorio del Banco Macro. Macri no apunta a Brito en público, pero sí lo hace a través de una de sus espadas contra empresarios y jueces: Elisa "Lilita" Carrió. La cofundadora de Cambiemos, de hecho, apunta fuerte no sólo contra el banquero, sino también contra el juez de la causa Ariel Lijo, y su supuesta indulgencia con el dueño del Macro.

Carballo, por su parte, ha sabido sostener un perfil sumamente más bajo que Brito. Si bien no eran pocas las versiones que apuntaban que Macri prefería al cuñado de Brito en el Macro, éste, un especialista que conoce demasiados secretos, tal vez por eso siempre eligió distanciarse de toda ligazón política. 

-Lilia Neumann de Sielecki. Los referentes femeninos en la lista de los más ricos de Argentina no abundan, pero Lilia Neumann de Sielecki, o simplemente Lili Sielecki, es uno de sus principales exponentes con sus USD 1000 millones que la colocan en el lugar número 22 del ranking. Viuda de Manuel Sielecki, creador de los laboratorios Phoenix, la empresaria delegó en sus cuatro hijos el manejo del patrimonio familiar. 

Los intereses de la familia nacen en la industria farmacéutica, donde aún conservan el 50% de los laboratorios Elea, pero se extienden a rubros diversos, como la energía (TGS), la petroquímica (Petroken y PetroCuyo) y algunos placeres vinculados a la enología y la colección de autos antiguos.

Dos elementos alejan a los Sielicki del macrismo. Por un lado, una de las hijas de Manuel, el fundador de Phoenix, y Lili es Anabella Sielicki, la esposa de Héctor Timerman, el excanciller del gobierno kirchnerista. A partir de allí, sería difícil ligar a esta familia con la actual gestión. 

Pero además, más allá de que los Sielicki siempre fueron muy celosos al ocultar sus deseos políticos, a Lili sólo se le conoció una relación con la política y no tuvo que ver con el macrismo. Lili Sielicki no sólo participó de un almuerzo con empresarios que encabezó Sergio Massa en 2013 sino que estuvo sentada a la derecha del entonces candidato a diputado por el Frente Renovador, en la mesa principal.

-Familia Götz. El vigésimo tercer puesto, con USD 1000 millones, es para los dueños de Compañías Asociadas Petroleras S.A., firma comúnmente conocida como CAPSA, la empresa madre de la familia en la industria en la cual también participan con Capex, listada en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

SI bien sus utilidades, como las de la mayor parte de las petroleras desde la asunción de Macri, se han visto fuertemente aumentadas en los últimos tres años, los Götz sostuvieron una exposición pública tan baja que más bien podría catalogarse como nula, al igual que su nivel de relacionamiento directo con mesas políticas.

-Luis Alejandro Pagani. El número uno de Arcor e hijo mayor de Fulvio Pagani, ostenta el puesto 25 del ranking de millonarios argentinos Forbes con USD 950 millones. La historia de la compañía –que ostenta el título del grupo argentino con mayor cantidad de mercados abiertos en el mundo– se remonta a 1924. 

A pesar de haber sido recibido en alguna oportunidad por Macri para dialogar acerca de inversiones y haber soltado alguna opinión a favor de medidas PRO, encasillar a Pagani en el cambio suena arbitrario. De hecho, el nivel y la dureza de las críticas del dueño de Arcor hacia el Gobierno probablemente supera las que han explicitado sus colegas.

"El Gobierno no tiene plan económico", disparó en mayo, en plena crisis cambiaria, entrevistado por Perfil. En 2017, casi un año antes, anticipaba esa situación: "Me duele ver un país que en dos años gastó US$ 16 mil millones en turismo".

-Familia Vicentín. El vigésimo séptimo puesto es con USD 860 para una familia que, además de asimilarse al aceite, es uno de los principales traders de granos del país; comparte sociedad con la suiza Glencore en una de las mayores plantas de crushing de soja del mundo. También son uno de los mayores faenadores del país y venden carne bajo el sello de Friar, se quedaron con la división postres de Sancor (ahora en manos de Adecoagro) y son dueños de Algodonera Avellaneda.

Se trata de otro caso de empresarios de perfil bajo y pocos elementos para vincularlos con fuerza política alguna. A pesar de la presencia de Sergio Nardelli, de Vicentin, en España junto a otros ejecutivos de compañías y Macri en 2017, no es posible establecer una relación directa entre el macrismo y esta familia.

-Héctor Pedro Poli y familia. Con USD 850 y el puesto número 29, se trata de una de las tantas que pertenecen al selecto club de los argentinos con más de US$ 500 millones de patrimonio, pero practican un riguroso bajo perfil. Son socios de la familia Rey en la petrolera Pluspetrol.

Al igual que Edith Rodríguez, el perfil de esta familia lo aleja de la posibilidad de ser asociado tanto con el gobierno de Macri como con cualquier otra expresión política.

-Rubén Cherñajovsky. Se trata del trigésimo cuarto empresario más rico de la Argentina, con USD 780 millones. Es el socio fundador y accionista de Grupo Newsan, que tiene ventas por más de $ 13.000 millones y emplea a más de 4 mil personas, que también adquirió dos marcas de prestigio en Argentina, como ATMA y Noblex, y que en 2011 logró diversificar sus negocios con Newsan Food, su unidad de negocios de exportación de productos alimenticios.

A Cherñajovsky lo alejan del macrismo varios elementos. Desde lo económico, los golpes del gobierno nacional a las ensambladoras de electrónicos ubicadas en el sur les generaron un fuerte deterioro, que luego sobrellevaron volcando el esquema de negocios a la importación. 

Sin embargo, el hecho central que lo coloca en otro sitio al hombre de Newsan, es su conocida cercanía a Daniel Scioli, el exgobernador bonaerense que compitió con Macri por la presidencia en 2015. Señalado como financiador de la capaña del hombre del Frente para la Victoria, e incluso como asesor extraoficial, sobran elementos que lo sitúan en las antípodas de Cambiemos.

-Jorge y Ricardo Stuart Milne. El lugar número 35, con USD 760 millones, es para los hermanos Stuart Milne, que vendieron en abril de 2010 el 51% del Banco Patagonia al Banco do Brasil, por US$ 479 millones. Fuera de las funciones operativas, tienen un 18% del capital accionario de la entidad, lo que incluso los dejó relegados en los fuertes beneficios que el Ejecutivo macrista generó al negocio banquero.

Lejos de vínculos conocidos con el macrismo, por el contrario, a los Stuart Milne se los "pegó" al kirchnerismo, como a través de las denuncias del violento y profugo empresario Mariano Martínez Rojas sobre maniobras de lavado de dinero durante la administración anterior, que salpican al Banco Patagonia a apuntar el foco a la supuesta complicidad de los bancos en las maniobras para fugar dólares.

-Alberto Reynaldo Pierri. Con sus USD 600 millones, el puesto 40 es para el dueño de la cableoperadora Telecentro, que supo estar en la mira nada más y nada menos que de Telmex, del mexicano Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo. Sin embargo, Pierri, junto a sus hijos, decidió conservar su principal activo y continuar con un programa de inversiones que solo en el primer año de gobierno de Mauricio Macri le insumió US$ 150 millones. A su vez, es propietario de Canal 26, portales de noticias y una radio.

Pero sería difícil vincular sus inversiones con una cercanía al oficialismo. Se trata de, antes de ser empresario, de un pez de la política. El expresidente de la Cámara de Diputados durante el menemismo es, incluso, una figura del peronismo sindicada desde 2016 como una de las cartas de juego para evitar que Vidal lograra darle un golpe decisivo al PJ en La Matanza con su división.

"Tiene un enorme desafío, y hay gente con esperanza. Ojalá lo logre", dijo en los primeros meses de gestión de Macri, reafirmando su perfil de peronista dialoguista, aún cuando hoy está alejado de la política formal. 

-Máximo Cavazzani. El cuadragésimo cuarto puesto es para un sorpresivo multimillonario, con USD 500 millones. Se trata del creador del famoso juego Preguntados. Cavazzani es el CEO y fundador de la empresa de aplicaciones para dispositivos móviles Etermax. Reconocido por haber inventado, a fines de 2013, el juego de preguntas y respuestas que se convirtió en un boom mundial con más de 350 millones de usuarios en todo el mundo, que incluso triunfó en los Estados Unidos. 

Demasiado nuevo para el lobby y sin acercamientos formales al macrismo, Cavazanni en pocas oportunidades se expresó en términos políticos y, cuando lo hizo, fue en un tono sumamente medido. "Creo que Cristina hizo muchas cosas buenas pero se vio envuelta en un mar de corrupción, ahora está más expuesto pero antes de alguna forma lo sabíamos. En el caso de Macri viene del sector privado y está más acostumbrado a hacer y delegar más que contar una historia. Son modos diferentes, no me caso con ninguno. Creo que cada uno tiene sus problemas y sus logros", afirmó en agosto de 2017.

-Daniel y Omar Garbarino. También USD 500 millones, los Garbarino ocupan el puesto número 46. Los hermanos detrás de la mayor cadena de retail de tecnología y electrodomésticos del país solo exhiben su apellido en la red de sucursales que los hizo ricos. Sin embargo, también son dueños también de la cadena Compumundo, la agencia Garbarino Viajes y Digital Fueguina.

La lejanía de los Garbarino de Macri tiene un momento que la grafica que data de mediados de 2017. En ese momento, sobrevolaba la posibilidad de venta de la empresa, debido a la complicada situación tanto desde lo económico como en lo político que atravesaba la firma. En el primer aspecto, se trata de una empresa que perdió plata desde que Cambiemos accedió al gobierno, es decir, el nuevo modelo económico no la favorece. Para agravar esto, la gran cantidad de locales que tiene Garbarino, muchos de los cuales alquila, le juega en contra. En una economía recesiva, los dueños de los mismos no aceptan bajar los precios del alquiler, que además están indexados.

Pero además, y principalmente, según distintas versiones, gran parte de este déficit tiene un origen y una explicación política. "Daniel Garbarino es muy amigo de su tocayo Scioli, lo cual llevó a la empresa a asumir algunos compromisos, como una expansión desmesurada. Por ello, Omar Garbarino está peleado con su hermano, ya que no estaba de acuerdo con asumir esos compromisos".

fte.pol.arg.

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman