Tragedia de Once: Julio De Vido fue condenado a 5 años y 8 meses de prisión

Judiciales 10 de octubre de 2018 Por
La condena fue por administración fraudulenta. El ex ministro de Planificación Federal, absuelto del estrago culposo, había dicho por videoconferencia desde el penal de Marcos Paz que "por arte de Macri me metieron por la ventana".
59d4eaab4cc13

El Tribunal Oral Federal 4 condenó al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido a cinco años y ocho meses de prisión por administración fraudulenta en el marco de la tragedia ferroviaria de Once, en la que murieron 51 personas, el 22 de febrero de 2012.

Los jueces Pablo Bertuzzi, Guillermo Costabel y Gabriela López Iñiguez también pidieron el desafuero de De Vido a la Cámara de Diputados, para que pueda cumplir con la condena.

De Vido fue absuelto del cargo de estrago culposo, y sí fue condenado por administración fraudulenta de subsidios que eran dirigidos a la concesionaria TBA, que administraba el siniestrado tren Sarmiento.

De Vido había apuntado contra el gobierno del presidente Mauricio Macri por la acusación -ahora condena- que recibe por la tragedia de Once, al ofrecer sus últimas palabras.

"Por arte de magia o mejor dicho por arte de Macri me metieron por la ventana",expresó De Vido en una videoconferencia desde el penal de Marcos Paz en el que se encuentra detenido y agregó que fue el jefe de Estado quien solicitó su "detención en forma pública".

Además, De Vido indicó que el ministro de Justicia, Germán Garavano, y "alguna diputada nacional", en referencia a Elisa Carrió también pidieron su detención.

También advirtió que ahora mantienen una "disputa publica por el mismo tema por el que pidió" su detención e ironizó: "Pareciera ser que entre tantos arrepentidos hoy el ministro (Garavano) es uno más" porque "parece haber cambiado de opinión".

fte.info

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman