Se estima que la suba de expensas superará el 40% en 2019

Economía 10 de enero de 2019 Por
El peso de la inflación de 2018 sobre el salario, sumado a los incrementos en los servicios aumentan los problemas para inquilinos, pero también para propietarios. Advierten por profundización de la crisis habitacional ante las subas en los gastos de alquilar.

Con el peso de la inflación del año pasado, el 2019 se perfila como un año complejo para inquilinos y propietarios. La pérdida en el poder adquisitivo durante los últimos años asoma como un problema a la hora de hablar de los gastos edilicios. Especialistas afirman que la suba en las expensas estará impulsada principalmente por las tarifas y por lo tanto podría superar el 35%, representando un porcentaje cada vez mayor del salario. Desde las asociaciones de inquilinos exigen mayor control del Estado y advierten por profundización de la crisis habitacional.
Los reclamos en la materia son cada vez más grandes en todo el país. La suba en el valor de los servicios y el aumento de precios dificultan mes a mes el pago los gastos edilicios.

El legislador por el GEN en la Ciudad Sergio Abrevaya, sostuvo que “el aumento de las expensas puede ubicarse en torno al 40% para este año”.

Publicidad                                                                                            Publicidad

“Estamos en una situación de locura y desquicio, con un doble problema. Por un lado está quien tiene que pagar el alquiler, ya que este podría irse por las nubes si aumenta en base a la inflación. Del otro lado, está quien cobra, que puede pedir dicha actualización por inflación. A eso se le suma lo que viene ocurriendo con las expensas, que en los últimos dos años se desmadraron producto del impacto de los servicios, en particular del agua”, profundizó Abrevaya.

En ese sentido, también se expresó Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos Nacional y referente de Inquilinos Agrupados, quien aseguró que “lo que vemos que viene sucediendo es que desde hace algunos años acompañan el ritmo de la inflación. Estos aumentos tan grandes que hay es una consecuencia directa de la falta de regulación”.

Para el legislador de la Ciudad, estos aumentos terminan generando una situación de mora por parte de los inquilinos y los propietarios. “Existe un panorama de morosidad que según inmobiliarias ronda el 20% pero otras estimaciones la ubican cercana al 30%. Sin embargo, es mes a mes, no de cinco o seis meses”.

Muñoz sostuvo también que existe una mora, pero esta se da mes a mes y “no es sistemática”. “Si en algún momento el inquilino no puede pagar algo, se muda a un espacio más pequeño o barato”, agregó.

Consultado por este medio, Fernando Muñoz, coordinador del Programa de Atención a Inquilinos de la Defensoría del Pueblo porteña, dijo en igual sentido que Abrevaya que “la tendencia a la suba en las expensas es principalmente por incidencia de los servicios públicos”. Pese a ello, añadió que “es difícil asegurar cuánto subirán, porque son muy inestables”.

Más allá de los aumentos, negó que se trate de un ítem que genere deuda por parte de inquilinos, ya que tiene obligatoriedad de pagarla. “No vemos una mora sistemática pero si hay es una incidencia económica muy alta en el gasto. Nunca como estos últimos seis meses tuvimos consultas para terminar los contratos anticipadamente por incapacidad de seguir pagando los gastos”.

“Estamos atendiendo unos 100 inquilinos por semana. El 40% es por problemas para poder afrontar el alquiler, ya sea por la rescisión anticipada o por las cifras que se piden”, consignó el representante de la Defensoría. “En esos casos nos piden que intervengamos para tener una prórroga de dos o tres meses y salir a buscar un alquiler más barato”, agregó.

Publicidad                                                                             Publicidad

“Hoy día las expensas representan el 25 o 30% del valor del alquiler. Hay una tendencia sobre todo en los edificios más nuevos - donde hay menor cantidad de inquilinos y unos pocos propietarios son dueños de todas las unidades - a que las expensas sean liquidadas como ordinarias. Ahí se está pagando de 3 mil a 4 mil pesos en departamentos que no llevan 12 mil de alquiler”, completó Muñoz desde la Defensoría porteña.

Los incrementos que se espera lleguen en el transcurso del 2019, estarán impulsados por la suba del 55% en la luz, el 35% en gas y el agua de casi el 50%. Si bien es probable que las expensas acompañen la inflación, sumado al valor del alquiler, vivir en un dos ambientes ya supera con creces la mitad de un sueldo promedio. Esto es debido al atraso en la actualización del salario y la pérdida del poder adquisitivo.

“Como nunca en la historia, los inquilinos están dejando el 50% de los ingresos sin contar las expensas y los servicios. La media histórica siempre fue del 25%. Hay una perspectiva para este año de muchas dificultades para afrontar los gastos de alquilar y vamos hacia una emergencia habitacional grande en los próximos 6 a 12 meses”, señaló Fernando Muñoz con preocupación.

“El Estado tiene un rol activo en la situación que estamos viviendo ya que genera las condiciones para que el mercado haga y deshaga a su gusto. En ese sentido, garantiza la impunidad en materia de vivienda y mantiene las condiciones actuales”, apuntó el titular de Inquilinos Agrupados.

“Cuanto menos regulación hay y más privado es el negocio de la vivienda, mayores son los abusos. En la medida de que no hay ningún tipo de norma en relación al alquiler de vivienda se multiplican los negocios y las posibilidades de renta. No es casual que sean tantos los que construyen para vivienda en alquiler”, remarcó Fernando Muñoz.

A fines del año pasado, el oficialismo nacional convocó a extraordinarias para debatir diversos proyectos. La “ley de Alquileres” no estuvo en el temario y será presentada nuevamente al inicio del año legislativo. Para Abrevaya, las legislaciones sobre el tema “no son exitosas”. “No es que estén mal, pero en general no funcionan. La única solución es lograr bajar los precios y esto solo ocurre cuando el Estado construye”, agregó.

En tanto que Gervasio Muñoz apuntó que “en todas partes del mundo hay leyes positivas que regulan el mercado de vivienda del alquiler. Si no da buenos resultados en mayor o menor medida es porque enfrente hay grupos empresariales enormes. No es una cuestión solamente de leyes sino de correlación de fuerzas. El Estado no siempre tiene el poder para fijarle condiciones a empresas que manejan muchísimo dinero y tienen poder de lobby”.

Otra de las variantes para fomentar la rebaja en los alquileres y avanzar en una solución habitacional tiene que ver con las viviendas ociosas. En ese sentido, el Abrevaya sostuvo que “una posibilidad sería aplicar la legislación de Brasil y crear un impuesto a la propiedad vacía, pero para eso hay que darle dos años para que no sea injusto”.

Para el representante de Inquilinos Agrupados, un paso hacia la solución del problema habitacional se puede hallar en una futura ley. “Es posible con una legislación que regule el precio con un índice objetivo promedio de inflación y salario”, afirmó, mientas que también sostuvo que es “fundamental extender los contratos de dos a tres años. Con eso garantizas la estabilidad de las familias y evitas la especulación. También lo es que los organismos de control no sean los que tiene la posibilidad de extorsionar al sector más débil que son los inquilinos”.

fte.ámbito

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman