Escándalo: Un colaborador del fiscal Stornelli extorsionó a un empresario por 500 mil dólares para no meterlo preso

Judiciales 08 de febrero de 2019 Por
El hecho de suma gravedad fue expuesto por una investigacipon periodística y denuncian que un allegado al fiscal le exigió 500 mil dólares para no detenerlo argumentando que era "una práctica habitual". Mensajes de Whatsapp, audios, y un allanamiento que terminó por boicotear el encuentro en la financiera. El juez Ramos Padilla ya está al frente de la investigación.
5c5d9231ae011_750x422

El periodista Horacio Verbistky reveló a través de una investigación el entramado de extorsión que ejecutó un colaborador del fiscal Carlos Stornelli para evitar la detención de un empresario. Mediante videos, audios, capturas de Whatsapp y mensajes grabados evidenció como operaba el entramado de corrupción judicial. 

Marcelo D´Alessio, colaborador del fiscal, le exigió al empresario agropecuario Pedro Etchebest la suma de 500 mil dólares  a cambio de que no se investigara su presunta participación en delitos mencionada por el arrepentido ex presidente de la ONCA, Juan Manuel Campillo. Justamente D´Alessio, que es sobrino de Carlos Marcelo D’Alessio, el escribano general de gobierno, puso en tema a Etchebest de las declaraciones del arrepentido quien reveló como los dividendos de la empresa terminaban en la empresa South Star International LLC de los Estados Unidos.

                                                                                    PUBLICIDAD

Verbitsky expuso un audio donde Etchebest le pregunta a D´Alessio como se originó la causa de los cuadernos que desencandenó en empresarios "arrepentidos" para comprar su libertad. Ahí le cuenta que la digitalización de los cuadernos que el expolicía Jorge Bacigalupo le entregó al diario La Nación fue realizada por un escribano que designó su tío, el escribano general del Gobierno de Macri.

En otro momento de la grabación D´Alessio le dice que su gestión "será gratis" pero que resulta "imprescindible una atención con Carlos", en mención al fiscal Stornelli. Luego le deja bien en claro que la alternativa, en caso de no dar "la atención" es el allanamiento y la detención. Supuestamente el dinero era para que el fiscal pueda comprar una casa en Pinamar que pertenecer a Héctor Colella, a quien Alfredo Yabrán le dejó todos sus bienes.

D´Alessio es argentino pero tiene ciudadanía estadounidense, en su diálogo con Etchebest le cuenta que en 2013 ingresó en Enarsa infiltrado por  la National Security Agency de Estados Unidos, para informar de las transferencias de dinero desde el Banco Macro hacia Panamá para el valjero Antonini Wilson. Ahora el mencionado colaborador de Stornelli se presenta como miembro de la DEA estadounidense y colaborador del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich desde hace un año y medio.

Además según expone la investigación de "El Cohete a la Luna", D´Alessio se atribuye haber trabajado codo a codo con Stornelli y el juez Claudio Bonadío, en una suite del hotel Four Seasons “alquilada por Bonadío a nombre de un Mister Nadie, para lograr la detención de Julio De Vido y Roberto Baratta”, y haber sido el informante de Daniel Santoro sobre la causa de los encuadernados.

D’Alessio, izquierda, y Santoro, derecha, con sus esposas alemana y rusa

En uno de los mensajes, D´Alessio le dice a Etchebest: "No vas a tener ningún daño, salvo económico, porque Stornelli no es bueno. Es un tipo que te va a cortar boleto. No soy ningún pelotudo y vos tampoco sos un pelotudo. Tampoco nadie es tan bueno. Pero el tipo te podría haber costado 6 años de meterte adentro, terminar la vida por la puerta de atrás, cagar a tu hijo".

Luego le repasa el expediente y los oficios tramitados por medio de Cancillería, y le cuenta que Campillo se había ofrecido a colaborar como arrepentido y a dar detalles. Es entonces que le sugiere a Etchebest una forma de venganza que es denunciarlo por otros tres delitos que harían caer el arrepentimiento del expresidente de la ONCA.

“Con lo cual, si a vos te cuesta 400, al tipo le va a costar un palo dos. Acá el negocio no es que vos pierdas 400 sino que ganes 800, y ahí si yo quiero ir en el negocio con vos”. Le pide “el 20% de lo que recuperemos” y lo insta a buscar información sobre Campillo. “Rompió él los códigos. No los rompiste vos”. También explicita sus principios: “Me importa tres carajos la realidad. Lo que me importa es la percepción de la realidad”. Si es verdad, alguien le dio letra y son “nuestros conocidos comunes de la SIDE”, gente “que manejó la provincia de Buenos Aires”, dice.

Entonces D´Alessio sigue comentando como procedió "la Justicia" para recaudar dinero de los arrepentidos. "A Eurnekian le sacaron 600.000 dólares para no allanarle la casa, y a las dos horas se la allanaron. A otro empresario le sacaron un millón y medio de dólares, le dijeron que no iba a pasar nada. Lo metieron en cana. A Paolo Rocca le sacaron 2,6 millones e igual quedó procesado".

El 8 de enero de este año viajaron juntos a Pinamar, allí mencionó al intendente de Salta y excompañero de fórmula de Massa Gustavo Sáez como "el recaudador de Stornelli". Luego se dirigieron al balneario CR donde el exjefe de seguridad de Boca Juniors estaba vacacionando. En ese lugar tomaba un café con Sáez, D´Alessio se sumó a la mesa y después de hacerlo esperar cuatro horas pudo acercarse Etchebest.

Stornelli con D´Alessio, filmados de lejos por el hijo de Etchebest.

Verbitsky detalla precisamente como fue el apriete de D´Alessio para que Etchebest se apure a sacar el dinero del plazo fijo que vencía en marzo y pague los primeros 100 mil dólares del arreglo que sellaron en Pinamar. Después de mostrar los diálogos extorsivos donde D´Alessio lo amenazaba con que Stornelli lo iba a meter preso "y tirar en un pabellón de violadores", le dice que el fiscal estaba muy enojado porque tuvo que pagar una multa de 10 mil dólares por la compra de la casa del amigo de Yabrán.

Es entonces que el empresario se ofreció a cubrirlos. Pero antes llevó los billetes a una escribanía, donde tomaron nota de su numeración. Además, filmó a D´Alessio en el momento en que recibe los billetes.



El lunes 28 de enero, el abogado de Etchebest presentó la denuncia ante el juzgado federal con jurisdicción sobre Pinamar, con los audios, las filmaciones, las capturas de pantalla y las fotos. El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, ordenó secuestrar celulares y computadoras, pidió imágenes de cámaras de seguridad e intervenir teléfonos. Etchebest siguió dilatando el pago, y D’Alessio lo intimó cada vez en forma más directa.

Luego el 5 de febrero habían hecho nueva cita para que Etchebest entregara 300.000 dólares, pero el productor rural una vez más dilató el pago. D’Alessio se quejó de que había llegado a la cita con dos custodios de Stornelli, que trasladarían el dinero. “Te llevo a lo del jefe, que deje ahí, no sé, ya está”. Es decir, que lo deje detenido. También reitera que retirarán el dinero los policías de la custodia de Stornelli.

Etchebest logró un día más de libertad dándoles cita en una financiera. D’Alessio se tranquilizó cuando le pidieron el nombre y los documentos de los custodios para que pudieran entrar. El miércoles 6, el juez federal de Lomas de Zamora, que recibió el exhorto de Ramos Padilla, allanó el domicilio de D’Alessio. Etchebest ya había salido del país. El jueves 7, D’Alessio y los custodios de Stornelli debían llegar a la financiera para cobrar el fruto de la extorsión, pero alertados por el procedimiento del día anterior se evaporaron.

fte.Polarg

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman