"Asuntos raros": el furioso descargo de De Vido contra Frigerio

Internacionales 27 de julio de 2017 Por
'Si hay alguien que tiene un pasado para que no sea expuesto es este personaje', advirtió el ex funcionario K sobre el ministro oficialista
f620x350-413170_444188_31

 El ex funcionario kirchnerista y actual diputado Julio De Vido, salió con los botines de punta y arremetió contra el ministro Rogelio Frigerio, a quien acusó de sumarse "al show mediático que el Gobierno armó en la cámara de Diputados de la Nación con exclusivos fines electoralistas y sabiendo desde hace días que no conseguiría de ninguna manera concretar la injusticia de mi expulsión, hace declaraciones ahora, tras ese fracaso, en el sentido de que quienes me defendieron son los del pasado".
   
Frigerio, creyendo que él es quien determina cuál pasado es tomado en cuenta y cuál no, nombra la soga en la casa del ahorcado y se mete en un tema que, precisamente él, no debería traer a la discusión. Porque si hay alguien que tiene un pasado para que no sea expuesto es este personaje que ha vivido de la teta del Estado desde hace 20 años y que ha cometido irregularidades de toda índole en las supuestas relaciones de su consultora con los distintos estamentos del Estado, a los que siempre expolió bárbaramente como muchos de los integrantes de este Gobierno, que ahora hablan de libre empresa y emprendimientos privados.
   
Hombre de Roque Fernández durante el segundo Gobierno de Carlos Menem, que terminó en el desastre del 2001, Frigerio recorrió todo el espinel de los desaguisado económicos de un Gobierno profundamente antipopular, como éste que integra ahora. No sólo fue secretario de Programación Económica, sino que luego fue parte de los representantes argentinos en los organismos internacionales que obligaron a nuestro país a tomar deudas impagables y a malgastarlas en proyectos que beneficiaron a unos pocos, como hace este Gobierno del que no casualmente vuelve a ser parte.
   
"Representó" a la Argentina en el Banco Centroamericano de Integración Económica, en el Banco Interamericano de Desarrollo, en el Banco Mundial y, como broche de oro a su tarea destructiva para los argentinos, en el tristemente célebre FMI. Hombre del proyecto neoliberal menemista, no podía menos que sumarse al PRO cuando el país ya se había recuperado del desastre gracias a los gobiernos de Néstor y de Cristina.
   
En el entretanto, y según muchos sigue pasando ahora mismo, desde su consultora Economía y Regiones, Frigerio vendió informes económicos que muchos sostiene que nunca nadie vio y cuya utilidad ha sido siempre nula. Pero no se los vendió solo a empresas privadas. No. Siempre se los vendió mayoritariamente a organismos provinciales o municipales y a gobernaciones. Y con costos siderales que de ningún modo reflejaban otra cosa que "asuntos raros" atrás de esas facturas.
  
Y no bien pudo, hizo nombrar a su esposa Victoria Costoya en el cargo de "Coordinadora de Articulación de Asuntos Internacionales de la Unidad Ministro del Ministerio de Desarrollo Social" para completar el ingreso familiar totalmente a cargo del Estado. Ése fue y es Frigerio, quien se permite jugar con la protección mediática de la que goza para tratar de borrar su pasado y hablar del supuesto pasado de los demás.
   
Frigerio ha dicho que vendió las acciones de su consultora y que colocó el dinero en un Fideicomiso Ciego. Para desalentar las convicciones de todo el ambiente político y empresarial de que esa empresa fantasma sigue siendo de él y que desde su cargo de ministro motoriza que las provincias y las municipalidades compren sus informes al día de hoy, Frigerio debería mostrar documentos que avalen lo que su devaluada palabra no puede avalar.
   
Que exhiba en qué fecha, por qué monto y cómo y con quién hizo la venta, la cobró, de dónde procedieron los fondos con que se la pagaron y qué pruebas tiene de la ceguera de ese supuesto fideicomiso y de que no medra con el Estado, tal su añeja costumbre. Los que ayer no se subieron a ese atropello que el Gobierno armó para las cámaras de televisión no "son del pasado", sino del presente tratando de construir un futuro mejor. Frigerio y su Gobierno serán, y ojalá rápidamente, parte de un pasado nefasto que ya, en apenas 19 meses, ha causado un daño enorme a los argentinos. Tan del pasado como Frigerio lo es del pasado menemista.

Fuente:Elintransigente

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman