Los negocios de Macri,Techint y Schiaretti complica el acercamiento con Lavagna

Política 06 de marzo de 2019 Por
En el entorno del cordobés, que tiene una vieja pelea con Techint, recelan de la cercanía del grupo de Paolo Rocca al ex ministro.
5859337fa6260_940_529!

La discusión por las candidaturas en el peronismo federal sumó un factor de tensión inesperado. Se trata de la figura del empresario Paolo Rocca, que complica el acercamiento de Juan Schiaretti y Roberto Lavagna, ya que en el entorno del cordobés recelan de la cercanía del grupo Techint al ex ministro.

Schiaretti tiene una vieja pelea con Techint, que se inició al inicio de su mandato por la megaobra de los gasoductos troncales. El gobernador dejó afuera de la licitación al holding de Rocca, que pretendía ser el proveedor único de los tubos sin costura. Pero la provincia se inclinó por comprarlos a fabricantes chinos que los ofrecían a menos de la mitad del precio que ofertaba el grupo de Rocca, acostumbrado a imponer sus condiciones al  gobierno  argentino.

                                                                     PUBLICIDAD

Continúa

Se trataba de un negocio de más de 50 millones de dólares y Rocca no se quedó de brazos cruzados. En el mejor momento de su relación con Mauricio Macri, comenzó un fuerte lobby político en la Rosada para forzar a Schiaretti a incluirlos en el negocio. Lo hizo pidiendo que apliquen un fuerte arancel a la competencia china y tratando de trabar el financiamiento chino. Finalmente logró su cometido aunque también tuvo que reducir fuerte sus precios.

La relación nunca se rehizo y Schiaretti mantiene el rencor. Ahora, la irrupción de Lavagna como candidato despierta en Córdoba recelos sobre hasta que punto no está bajo la esfera de influencia de Rocca, como se le adjudicó a Ernesto Sanz en 2015, por su amistad con Luis Betnaza, mano derecha de Rocca. 

Cerca del cordobés dicen que Lavagna todavía no tejió puentes para acercarse a Schiaretti y remarcan que Massa y Urtubey sí fueron a verlo. "Lo vamos a esperar", dicen como remarcando que el que tendrá que ir es el ex ministro. Además, descartan que sea el "salvador" del espacio como sostienen otros dirigentes.

Allegaos a Lavagna explicaron  que lejos de haber tensión entre ambos, el ex ministro lo apoyó abiertamente la primera vez que Schiaretti compitió para gobernador de Córdoba y entregan un análisis distinto: "Lavagna preocupa a Macri, porque en esa provincia, cuando Roberto fue candidato a presidente en 2007, ganó fuerte". En efecto, un nuevo triunfo de Lavagna en Córdoba complicaría las chances de reelección del presidente, que en 2015 ganó el ballotage gracias a los votos de esa provincia.

                                                                PUBLICIDAD

Continúa:

Otro dirigente cercano al ex ministro, afirmó  que la tensión con el "Gringo" es un problema  reconocen que sin acuerdo con el cordobés no tienen el volumen suficiente para sostener la candidatura. 

De todos modos, cerca de Schiaretti sostienen que por ahora no se va a mezclar en la discusión nacional, al menos hasta el 12 de mayo cuando se juegue la reelección en su provincia. Un argumento que toman los allegados a Lavagna para explicar la demora de su foto con el gobernador: "Roberto todavía no quiso ir a Córdoba porque sabe que ahora Schiaretti está concentrado en ganar la provincia y está respetando esos tiempos".

fte.LPO

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman