Peña:“Tenemos que hacer las cosas bien, porque lo contrario, sería faltarle el respeto al FMI."

Política 10 de marzo de 2019 Por
Marcos Peña volvió a escena con libreto de campaña
na04fo01

En medio de la campaña presidencial y a horas de que se conozcan los resultados de la primera elección provincial en Neuquén, el jefe de Gabinete Marcos Peña repitió como mantra las palabras del presidente Mauricio Macri en su apertura de sesiones en el Congreso: “Estamos mejor que en 2015”. El funcionario más cercano al mandatario aseguró en distintas entrevistas que la inflación y los límites marcados por el Fondo Monetario Internacional para intervenir el dólar no son una “preocupación” que esté en la cabeza de los integrantes de Cambiemos. También habló sobre el armado político de la alianza oficialista y, lejos del reclamo de los radicales para que se realicen internas, ratificó que el candidato elegido por el gobierno es Macri. 

                                                                  PUBLICIDAD



 Continúa:

A pesar de que los números lo desmienten, Pena afirmó que "en todas las variables" la Argentina está "mejor que en 2015". “Cuando uno mira dónde estábamos en 2015, teníamos cepo cambiario, tarifas congeladas y distorsionadas, no sabíamos cuánto era la inflación, no había libertad de comercio y teníamos un déficit fiscal altísimo. En todas esas variables hemos encarado el camino de la solución”, señaló el jefe de Gabinete, quien evaluó que los argentinos no votarán mirando los índices económicos porque “el corazón de la decisión tiene que ver con algo muchísimo más profundo que la inflación del último mes”. 

De nuevo retomando el discurso de la pesada herencia para evitar hablar de los errores propios, Peña aclaró en diálogo con La Nación que ahora “no estamos igual de mal” porque “reconocimos el problema y estamos trabajando en la solución", al tiempo que llamó a recordar la "fragilidad" con la que encontraron en 2015 el país, "sin reservas, sin energía, con un déficit enorme, sin financiamiento externo, sin estadísticas".

Luego de que sus últimos pronósticos se vieran superados por los índices inflacionarios, puntualizó que desde el gobierno no quieren “caer en el error del pasado de pronosticar resultados o tiempos”. “Estamos haciendo lo necesario para que lo más rápido posible haya un alivio para el bolsillo y haya un crecimiento hacia adelante”, prometió en tono de campaña. En contraposición a las proyecciones oficialistas, que hablaban de una inflación alrededor del 20 por ciento, la inflación alcanzó un récord histórico durante su gestión: en 2018 llegó a un 47,6 por ciento, el mayor registro en 27 años. 

Sin embargo, Peña ratificó que la inflación no preocupa al gobierno, tal como había dicho en la semana el presidente del Banco Central Guido Sandleris, cuando el dólar pisaba los 43,50. “Rubricamos un acuerdo con el FMI, que está en ejecución, y nuestra intención es cumplirlo. A partir de ahí, las cuestiones específicas las discuten el Ministerio de Hacienda y el Banco Central, pero hoy no está en nuestra cabeza esa preocupación”,  respondió el Jefe de Gabinete al ser consultado sobre si pensaban renegociar las bandas de intervención con el Fondo. Por el contrario, habló de la “tranquilidad” que tiene el gobierno por contar con “un Banco Central con un equipo competente, con herramientas y con capacidad para enfrentar volatilizados". 

                                                                  PUBLICIDAD

Continúa:

En esa línea, destacó que para él es fundamental “consolidar este camino hacía el equilibrio fiscal que les exige el Fondo y que en ese sentido “estamos mucho mejor que en 2015 en la lucha contra la inflación”. “Tenemos que hacer las cosas bien y de fondo, porque, de lo contrario, sería faltarle el respeto al FMI. El compromiso del Presidente es cumplir el acuerdo que tenemos”, destacó al dejar en claro que el gobierno sigue la política económica que marca la entidad que preside Christine Lagarde. 

En otra entrevista con el diario Clarín, se metió de lleno en las elecciones presidenciales que se celebrarán este año e intentó minimizar el impacto de la crisis económica en los resultados electorales. “La idea de reducir la discusión a los síntomas de lo económico es un juego a favor de la resignación”, subrayó, al tiempo que dijo estar “convencido” de que e Macri va a ser reelecto porque “representa e interpreta una demanda mayoritaria de cambio". 

“No tengo dudas de que es Mauricio el candidato que tiene que seguir gobernando este país”, respondió Peña al ser consultado si se baraja la posibilidad de un proyecto electoral con María Eugenia Vidal de cara a octubre si siguiera cayendo la imagen del mandatario. Al hablar de los candidatos de la oposición, consideró que en caso de que la expresidenta Cristina Kirchner ganara sería una “derrota para todos los argentinos” y evitó referirse a la potencial candidatura del exministro de Economía Roberto Lavagna del que dijo “no saber qué representa”. 

Consultado sobre si es posible una interna por la candidatura presidencial contra la UCR y Martín Lousteau, Peña dijo que "es posible desde el momento en que es legalmente posible”, pero remarcó: “A priori, yo creo que hoy hay que fortalecer al Presidente, claramente”.  Macri “es el referente indiscutido de Cambiemos y así lo han expresado la mayoría de los dirigentes”, subrayó, no obstante aclaró que “eso no invalida que pueda haber disenso”. 

fte.Pag12

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman