Escándalo: Giselle Robles presentó los mails mediante los cuales se manipuló la declaración de Fariña

Judiciales 06 de abril de 2019 Por
La ex abogada del arrepentido Leonardo Fariña, Giselle Robles, se presentó este viernes en Dolores ante el juez Alejo Ramos Padilla. La letrada ya fue mencionada en la causa por el espía Rolando “Rolo” Barreiro quien contó que espiaban a Robles, la hostigaban y habían tratado de robarle el auto dos veces.
601483256

Sin embargo, el mayor impacto que se produjo ayer es que Robles presentó los chats entre la abogada y el ministro de Justicia, Germán Garavano, y también los mails mediante los cuales se manipuló la declaración de Fariña para involucrar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la causa por lavado de dinero, pero agregándole elementos de la obra pública de manera que figuraran como delito precedente. Los mails se le enviaban a Fariña desde la casilla [email protected] mail.com –muy posiblemente originados en la Agencia Federal de Inteligencia– y luego el arrepentido volcaba lo que le llegaba en forma textual. Robles no declaró este viernes en Dolores sino que será citada como testigo la semana que viene. 

 Hubo una reunión tripartita entre en Garavano, Fariña y Robles, en la oficina del ministro. El ministro dijo –y  lo ratificó ayer  que efectivamente el encuentro se realizó, pero que fue a pedido de Fariña y Robles por quejas de Fariña respecto a su alojamiento en el programa de protección de testigos. Llama la atención que un ministro, es decir un integrante del gabinete nacional, reciba a Fariña. No parece el nivel adecuado y la lógica es que una cuestión de tan poco nivel –el alojamiento de un arrepentido– no tiene sentido que sea atendida por un ministro. Tampoco el encuentro fue oficial. El arrepentido entró en auto al subsuelo, mientras que la abogada Robles sí se registró a la entrada del ministerio. 

                                                           PUBLICIDAD

Continúa:

 
La letrada también sostiene que la reunión tuvo ese objetivo –hablar del alojamiento de Fariña–, pero que derivó en otra cosa, tal cual lo difundiera el diputado nacional Leopoldo Moreau. En ese marco, el diálogo derivó en la preocupación de Fariña por un juicio oral que afrontaba en La Plata y en el que Carlos Rozansky integraba el tribunal. Garavano le dijo que el plan era desplazar a Rozansky y que lo mismo iban a hacer con Eduardo Freiler y Daniel Rafecas. A este último no pudieron removerlo pese a una increíble campaña que le hicieron, incluso a través de una solicitada.

El otro aspecto que tenía preocupado al arrepentido era la presión que pudiera meterle Lázaro Báez. Garavano le dijo que no se preocupara que estaba muy adelantada la operación de arrepentimiento del constructor. 

La cuestión del alojamiento de Fariña se habría solucionado admitiendo que el arrepentido se aloje en otro departamento. Como el alquiler sería mucho más caro que el admitido en el programa de protección al testigo, el ministro dijo que el excedente se pagaría con la caja chica de su cartera. 

Hacia el final del encuentro, Garavano –siempre según la versión consignada ante Ramos Padilla– le dijo a Fariña que siga declarando “en la línea en que lo venía haciendo en el último tiempo”. Para ese entonces, el arrepentido ya había tenido reuniones con un miembro de la AFI y empezado a recibir los mails para que reorientara su declaración con el objetivo de vincular el dinero enviado al exterior con maniobras en la obra pública. 

El juez Sebastián Casanello, a cargo de la causa de lavado de dinero, percibió de alguna manera lo que estaba ocurriendo. Sostuvo en su resolución que partes de las declaraciones de Fariña parecían armadas, es decir en base a un guión. Incluso se mencionó que tramos enteros surgían de textos formulados por la Coalición Cívica, el partido de Elisa Carrió, ya en 2008. El programa ADN de C5N exhibió una comparación detallada de la declaración de Fariña con textos de los diarios La Nación y Clarín, demostrando que no pudo haber dicho de forma oral, hasta con la misma puntuación, lo que se publicó años antes en la prensa escrita.

                                                               PUBLICIDAD

Continúa:

El mecanismo que se usó fue muy parecido al de la causa del Gas Natural Licuado (GNL). Cuando la causa se caía a pedazos por el fraude de la pericia firmada por David Cohen, hoy procesado, pusieron a jugar a la banda inorgánica de la ex SIDE. La maniobra consistió en hacer declarar al propio D’Alessio, con datos incomprobables, y luego eso fue usado por el fiscal Carlos Stornelli para el relanzamiento del expediente. Sobre esa base falsa llamaron a declarar y luego procesaron a CFK.

En este caso, como la causa por la obra pública se caía a pedazos, le dijeron a Fariña que debía declarar sobre eso, pese a que el arrepentido no tenía ni idea sobre la construcción de rutas en Santa Cruz. Por eso necesitó un guión y se lo brindaron. Según parece en la maniobra también intervino el fiscal de la causa. 

La auditoría de Vialidad Nacional, armada por Javier Iguacel, le dio la razón a Lázaro Báez, desde el principio: la conclusión fue que todas las obras que se pagaron fueron hechas, la calidad fue buena, que las demoras no fueron responsabilidad del constructor y que sólo había un 0,1 por ciento de discrepancia entre lo pagado y lo construido. Ante el naufragio de esta auditoría, todo el andamiaje se venía abajo, porque para condenar a Báez y tal vez a CFK había que probar que el dinero que sacó el constructor al exterior provenía de un delito. Y el delito clave, precedente, era el de la obra pública de Santa Cruz. 

Hasta ese momento el delito precedente era la evasión impositiva, facturas falsas, supuestamente usadas por Báez para apartar dinero y enviarlo al exterior. Pero ese delito es privado, no permitía vincular a Cristina Kirchner con la causa. De manera que le hicieron decir a Fariña que todo provenía de la obra pública. 

Lo que aportaría la abogada Robles son todos los chats y mails con los que se pactó la declaración de Fariña. Según la secuencia, luego el arrepentido dijo ante el juez Casanello, letra por letra, lo que le dijeron en los mails que tenía que decir. Como no se trataba sólo del delito de lavado de dinero sino que hacía referencias a la obra pública, el magistrado le mandó copia a los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, que eran los que instruían la causa que desesperadamente necesita oxígeno. 

                                                          PUBLICIDAD

Continúa:

Un punto clave que deberá investigar el juez Ramos Padilla es la casilla [email protected] la que salieron los mails que luego repitió Fariña. Es muy probable que el origen sea la AFI ya que el arrepentido tuvo encuentros con integrantes de la ex SIDE, aunque no quiso revelar quiénes fueron esos agentes. 

Todo el hecho es de la máxima gravedad: demostraría una vez más la intervención del Poder Ejecutivo en la causa judicial; la manipulación fraudulenta del expediente; el objetivo único y total de involucrar a la ex presidenta y, como corolario, la falsedad de las acusaciones. 

                                                                   PUBLICIDAD

fte.Pag12

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman