Para EEUU, el peso argentino es "la peor moneda del mundo" 2019 y a fin de año podría haber "modo crisis"

Economía 09 de abril de 2019 Por
Para el canal especializado en economía y finanzas CNBC, "la inflación desenfrenada", "el aumento de la pobreza" y el ajuste podrían arruinar "la campaña de reelección del candidato pro mercado". Aseguran que el peso es la moneda de peor desempeño del planeta en lo que va del año y que Macri teme una nueva mega devaluación "antes de las elecciones”.
5cacf48b4a382_750x499

Salvo el propio gobierno nacional, prácticamente no miradas en el planeta que no adviertan por la grave situación que atraviesa la Argentina de Mauricio Macri. En este caso, fue el CNBC, tal vez el canal de noticias especializado en economía y finanzas más tenido en cuenta por el establishment de EEUUU, el que tituló que el peso argentino es "la peor moneda del mundo" 2019 y adelantó que a fin de año el país podría caer en "modo crisis".

En un artículo que advierte en su encabezado para el país que "la moneda de peor desempeño del mundo podría caer en modo de ´crisis` a finales de este año", el medio estadounidense informó que "el peso argentino se estableció en $43.68 el lunes, recuperándose ligeramente luego de caer a un mínimo de $ 43.97 el viernes", por lo que "es, a cierta distancia, la moneda de peor desempeño del mundo en lo que va del año".

“Tanto el gobierno como el banco central están preocupados por otra crisis monetaria antes de las elecciones”, le dijo a ese medio Carlos de Sousa, economista de Oxford Economics, lo cual revela que es vox populi en el mundo, a diferencia de lo que Macri y Marcos Peña dicen en la Argentina, que Cambiemos teme por una nueva mega devaluación antes de octubre. 

"La popularidad del presidente Mauricio Macri se ha visto afectada en los últimos meses, ya que la inflación desenfrenada, las medidas de austeridad y el aumento de las tasas de pobreza amenazan con descarrilar la campaña de reelección del candidato pro mercado", sostuvieron sin vueltas desde CNBC.

Según aseguró Fiona Mackie, directora regional para América Latina en la Unidad de Inteligencia de los Economistas (EIU, por sus siglas en inglés), en diálogo con ese reconocido medio, no habría "una superación dramática del peso como vimos en agosto del año pasado, pero dicho esto, existe el riesgo de una volatilidad renovada en cualquier momento”.

En la misma línea, De Sousa destacó que “lo más importante para Macri es un cambio en las expectativas económicas" y que “si las personas sienten que están casi fuera de peligro y las cosas van a mejorar, esto ayudará al gobierno”.

                                                         PUBLICIDAD

Continúa:

Sin embargo, fue explícito en asegurar que eso es casi imposible:  “El problema es que no hay absolutamente ninguna manera de que para el 27 de octubre, las personas tengan un mayor poder de compra en comparación con el mismo período del año anterior, no importa cuán optimista quiera ser al respecto”.

Los mercados financieros se regocijaron en 2015, cuando Macri fue elegido con la promesa de que sus políticas ortodoxas atraerían oleadas de inversión extranjera. Su elección se produjo después de ocho años de populismo de gasto libre con la presidenta saliente Cristina Fernández.

Finalmente, después de enfatizar que los "mercados financieros" estuvieron felices en 2015 cuando Macri ganó las presidenciales, Mackie opinó que “las posibilidades de que Argentina continúe con alguna forma del paquete de rescate del FMI después de las elecciones es probable", pero que "si Cristina Fernández gana, todas las apuestas están cerradas”.

                                                          PUBLICIDAD

fte.Polarg

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman