A 72 horas del eclipse solar: lo que tienes que saber sobre el fenómeno

Sociedad 29 de junio de 2019 Por
Las mayores privilegiadas para observarlo en nuestro país serán las provincias de San Juan, norte de San Luis, centro de Córdoba, sur de Santa Fe, sur de La Rioja y norte de Buenos Aires. El investigador del Conicet, Rodrigo Díaz, remarcó que "en forma parcial se podrá ver desde todo el país".
0036766116

Este martes se termina la previa y los argentinos tendremos la posibilidad de asistir a un eclipse total de sol, un fenómeno que pese a su periodicidad tiene el encanto de lo exclusivo: cada uno de ellos solo puede apreciarse en una franja geográfica extremadamente acotada del planeta. Esta vez, las mayores privilegiadas en nuestro país serán las provincias de San Juan, sur de La Rioja, norte de San Luis, centro de Córdoba, sur de Santa Fe, sur de La Rioja y norte de Buenos Aires. Pero, como resaltó el investigador del Conicet Rodrigo Díaz, quien se desempeña en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio y es miembro de la Asociación Argentina de Astronomía, “en forma parcial se podrá ver desde todo el país”.

                                                                   PUBLICIDAD

                    

Continúa nota:
 
“Esto es importante señalarlo, porque pareciera que se reduce solo a algunas provincias, pero en forma parcial se verá desde todo nuestro territorio. En la ciudad de Buenos Aires la dificultad radica en que se producirá cuando el sol esté muy bajo en el horizonte. Para intentar verlo en ese momento habrá que encontrar un lugar muy alto y con la vista despejada hacia el oeste, porque el sol casi se estará poniendo”, explicó el especialista 

         La franja de totalidad que cruzará desde San Juan a Buenos Aires

Fuera de la franja de totalidad, el disco solar será cubierto por la luna en distintos porcentajes, de acuerdo a la distancia a la que se encuentre cada ciudad de la región de totalidad. En Salta, por ejemplo, la cobertura será del 82%, en San Miguel de Tucumán del 88%, en Mendoza 96%, San Luis 98% y en Buenos Aires99%. Menor superficie en Ushuaia, donde alcanzará 57%, en Río Gallegos 59%,Bariloche 75%, Puerto Madryn 78%, Corrientes 82% y Santiago del Estero 89%.

De todos modos, advirtió que “aunque sea parcial no hay que mirarlo directo, ni trata de usar como protección radiografías ni máscaras de soldador, salvo que sean especiales. Lo recomendable es hacerlo con anteojos especiales, filtros solares o proyecciones con métodos indirectos; el método más clásico es hacer un agujero en un cartón y mirar en el piso la sombra en miniatura del sol y percibir cómo va desapareciendo. Son precauciones súper simples”.

      

¿Será un eclipse corto o largo? “En este caso la totalidad será de unos dos minutos y medio, hay algunos que duran más que eso y otros menos”. Desde el primer contacto del borde de la luna con un borde del Sol, hasta que se separen definitivamente, durará alrededor de 2 horas.

En época de sorprendentes adelantos tecnológicos, esos minutos que son un show para el público han ido perdiendo relevancia para los estudios científicos. “En su momento los eclipses permitieron medir y descubrir muchas cosas, se pudo por ejemplo registrar la temperatura de la corona solar, pero ahora hay telescopios en el espacio que simulan eclipses, tapan al sol y ven la corona de forma permanente. Todavía igual se aprovechan para hacer mediciones más precisas, por ejemplo, de las órbitas”, agregó el investigador del Conicet.

        

Un eclipse como el del martes ocurre cuando la luna, moviéndose por el espacio en su órbita alrededor de la Tierra, se interpone entre el Sol y nuestro planeta, ocultando así el disco solar por un breve tiempo para un observador ubicado sobre la superficie terrestre. Díaz explica el fenómeno de manera sencilla: “En la franja de totalidad están realmente alineados el ojo, la luna y el sol, y cuando te corres hacia el norte o sur empezas a espiar el sol. Es como jugar a las escondidas y que alguien se esconda detrás de una columna: si estás exactamente alineado no lo distinguís, pero si te corres un poco vas a empezar a verlo. Acá es como asomarse por el costado de la luna”.

La oportunidad será para aprovechar. Díaz explicó que “hay al menos dos eclipses solares por año, pero no todos son totales ni se pueden ver desde la Argentina. Espero que lo observe la mayor cantidad de gente posible en vivo, porque será maravilloso e inolvidable”. ¿El mejor consejo para ese día? Si no hay posibilidad de presenciarlo desde los mejores sitios, no es mala idea salir a la ruta. “Hay que prestar atención a las condiciones meteorológicas y estar dispuestos a subirse al auto y alejarse. La gente que haga el esfuerzo no se lo va a olvidar”.

                                                              PUBLICIDAD

                

Continúa nota:

Aún en las vísperas del fenómeno, Díaz ya recomienda tener en agenda un evento igual de atractivo, incluso mejor, que se producirá el próximo año. “El 14 de diciembre de 2020 tendremos otro eclipse total de sol en la Patagonia, en una franja de totalidad de unos 100 kilómetros de ancho que pasará por Neuquén y Río Negro, aproximadamente desde San Martín de los Andes hasta Las Grutas".

                                                                   PUBLICIDAD

                    

Continúa nota:

!Será extraordinario: que dos eclipses totales se vean dos años consecutivos desde el mismo país” se entusiasma.

Con un detalle clave: “También se verá en su parcialidad desde el todo el país, pero con la gran ventaja de que será al mediodía, en verano y con el sol bien alto, por lo que podrá ser visto por todos los argentinos”. Así que ya saben: si el martes se complica, dentro de un año y medio no habrá excusas.

                                                                     PUBLICIDAD

         

          

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman