El gobierno usa el acuerdo con la UE para impulsar el reclamo del FMI a una reforma laboral

Política 30 de junio de 2019 Por
Sectores del empresariado piden al gobierno que la impulse a fin de lograr la competitividad que les permita enfrentar lo que prevén será una invasión de productos europeos. Se oponen al acuerdo con un fuerte rechazo de la Pymes
91978ca0812f953c2dc8f62fa6d35259_MAIN

La euforia oficial que explotó tras el anuncio de la firma del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur en la tarde del viernes último comenzó a caer y empezaron a asomar las aristas del acuerdo que, más allá de las palabras altisonantes y los números desproporcionados, justificarán el intento de establecer una agenda de reformas que hasta ahora han sido cuestionadas y que son agrupadas detrás de la palabra competitividad.

Ese es el caso de la reforma laboral y previsional, las dos propuestas más ambiciosas del gobierno y que no pudo encarar por las resistencias sociales y políticas que encontró.

                                                               PUBLICIDAD

                   

Continúa nota:

Tanto el gobierno nacional como los principales conglomerados empresarios están detrás de ambas propuestas. A ellos se les suma el Fondo Monetario desde el momento que comenzó a monitorear los números de la economía argentina a partir de la vuelta de la revisión del Artículo 4, como se conoce al control que ejerce el FMI sobre los fundamentos económicos de todos los países que están asociados.

Luego de varias horas de festejos, algunas voces comenzaron a dejarse oír en la noche del viernes y a lo largo del sábado advirtiendo que sin esta agenda de reformas, las empresas argentinas no estarían en condiciones de competir en un mercado abierto con sus pares de la Unión Europea.

Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) y titular de la Copal, la cámara empresaria que agrupa a toda la industria de alimentos, aseguró que el acuerdo "exige una estabilidad macroeconómica y previsibilidad sobre las reglas de juego para que haya simetría". Funes enumeró: "La UE tiene mucha estabilidad, con una moneda única y bajos niveles de inflación, de gasto público y de presión fiscal".

                                                             PUBLICIDAD

           

Continúa nota:

La UIA ha sido uno de los sectores empresarios más reticentes a la firma del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. En la entidad fabril observan con preocupación que, mientras por esa vía pierden la protección del mercado interno, por el otro incrementa la competencia en Brasil, principal destino de las exportaciones industriales argentinas.

"Nosotros siempre hemos reclamado por políticas que incrementen la competitividad de la actividad económica y del aparato productivo. El acuerdo con la UE nos pone un plazo y obliga a tomar determinaciones", señaló un directivo de la entidad fabril.

Llamó la atención que ninguna de las partes involucradas en el acuerdo diera a conocer la versión completa. En el gobierno aseguraron que no tardarán en hacerlo y que irán convocando a los sectores productivos involucrados para discutir los detalles.

                                                             PUBLICIDAD

         

Continúa nota:

Lo mismo sucederá, aunque con un plazo mayor, con los diputados y senadores que surjan del nuevo Congreso, tras las elecciones de octubre. Ellos serán los encargados de ratificar o rechazar el acuerdo, del mismo modo que lo harán los parlamentarios de los países que integran el Mercosur y los de las naciones de la Unión Europea. También deberá pasar el filtro del Parlamento Europeo.

Entre los empresarios, el sector más entusiasta con el acuerdo es el vinculado a la actividad agropecuaria en su versión más primaria. Ello porque la producción de granos y de cultivos industriales (algodón, lino) supera la demanda interna. El caso paradigmático es el de la soja ya que se calcula que un 60% de la cosecha tiene destino de exportación, sea en bruto o transformada en aceite o harina.

En cambio, los sectores industriales de los autos, el calzado, las autopartes, la metalmecánica, el calzado, los neumáticos y el juguete, además de las empresas de servicios y los contratistas del Estado, estarán sometidos a la competencia europea sin posibilidades de protección.

Y desde estos sectores surgen los planteos que apuntan a mejorar la competitividad por medio de la reforma de la legislación laboral. Una nueva crisis de avecina.«

Lo que el gobierno vende como una cruzada no es otra cosa que la sentencia de muerte a la industria nacional y las pymes, porque libera de aranceles a productos de alto valor agregado europeos, lo que sin lugar a dudas inundará al mercado argentino con artículos que entrarán a valores imposibles para la manufactura local.

                                                            PUBLICIDAD

         

fte,Tiempo 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman