3000 pesos y una semana de vacaciones: promesa del gobierno para mandar empleados estatales a fiscalizar:

Política 10 de agosto de 2019 Por
Ante la preocupación por los números bonaerenses desde La Plata diagramaron un operativo para que trabajadores de distintos ministerios y dependencias municipales donde gobierna el oficialismo ofrezcan beneficios para aquellos empleados que rechazaban en su derecho ser fiscales durante los comicios.
5d4ee902c1fdc_750x420

Corrían los primeros días del 2016, Mauricio Macri recién llegaba a la presidencia y desde su gabinete el entonces ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay aseguraba que Cambiemos iba a limpiar del Estado a "la grasa militante". Desde entonces una ola de despidos injustificada acribilló a cualquier trabajador estatal sin importar su formación, capacidad y en una gran caza de brujas de aquellos que pensaban distinto. 

Miles de personas llorando en los ingresos de las dependencias estatales que se encontraban valladas y vigiladas por fuerzas de seguridad deseosas de dar palo al que quiera trabajar. Una tónica que se repitió y acrecentó, avalado por una parte de la sociedad que odia desde el prejuicio al empleo público y a todo aquel que se atreva a estudiar ciencia social. Ni hablar de los tiempos de sommeliers de papers de científicos del Conicet como si se tratase de un córner mal sacado en un partido de fútbol del ascenso.

                                                                            PUBLICIDAD

                     

En 2017 se evidenció como el Gobierno nacional y el de la Provincia de Buenos Aires hacían uso de la planta de trabajadores del Estado para conseguir fiscales. Muchos destinados a distintos municipios del conurbano bonaerense donde la vieja nueva política del macrismo no se embarraba los pies. En 2019 la historia es la misma pero mucho más descarada.

Hay cinco municipios que el jefe de campaña Federico Salvai trama en las distintas secciones, para las PASO del domingo 11 de agosto hay 6 municipios apuntados para cubrir con estatales de distintos ministerios. San Martín, Almirante Brown, Lomas de Zamora se suman a La Matanza, Merlo y Moreno para completar en seis el trazado diagramado por Maximiliano Sahonero, Walter Lanaro y Alex Campbell.

                                                                  PUBLICIDAD

                    

La orden de reclutamiento se da por correo electrónico a los altos directivos de los diversos ministerios (Secretarios, subses, directores y coordinadores) quienes se encargan de enviar un listado con los nombres de los trabajadores que irán a fiscalizar para Cambiemos. "Yo mandé más de 40, ya cumplí", dejó trascender el director de un ministerio de un área de sensible en territorio bonaerense pero distanciado de la gobernación.

"A los que aceptan los mandan a Merlo para ser fiscales, al que va le dan 3000 pesos y una semana de vacaciones", reconoció un trabajador de la cartera bonaerense a este portal sobre el funcionamiento del reclutamiento que esta semana también evidenció Infobae. 

Otro trabajador de un ministerio de la Provincia que también prefirió preservar su identidad lo reconoce y agrega "en la oficina desaparecieron como 15, están todos en las mesitas". Esto se puede ver claramente en la Ciudad de La Plata ya que estas prácticas también las copia el intendente Julio Garro que les ofrece a los municipales ir a fiscalizar a otros puntos fuera del casco urbano.

El cuerpo militante que intentará cuidar las boletas de Juntos por el Cambio en el conurbano procederá de la planta ministerial por un premio económico y de descanso que el propio comando de campaña niega pero si reconocen el reclutamiento. Lo cierto es que este domingo llegarán 500 trabajadores de dependencias de la Ciudad y 600 bonaerenses para completar unos 1100 de los 8000 fiscales necesarios para fiscalizar las elecciones en toda la Provincia.

                                                                      PUBLICIDAD

                  

fte.PolArg.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman