Talleres lo buscó y lo encontró: le ganó a Patronato y va por Belgrano

Deportes 01 de octubre de 2017 Por
La "T" se impuso esta mañana por 1 a 0 con gol de Arias. Jugó bien y mereció ganar por más diferencia. Ahora piensa en el clásico, al igual que su gente.
arias_7

Talleres venció esta mañana por 1 a 0 a Patronato de Paraná por la quinta fecha de la Superliga en el Kempes.

El único gol de la mañana lo marcó Junior Arias al poco tiempo de haber ingresado, cuando se jugaban 30 minutos del complemento. 

El juego se desarrolló ante un gran marco de público (sobre todo teniendo en cuenta el horario) y con el arbitraje de Fernando Rapallini.

La "T" fue superior durante los primeros 45 minutos pero no encontró el gol. Solo por eso se fueron iguales al descanso. 

Desde el arranque del partido Talleres puso proa hacia el arco de Bértoli. Tras un remate de Marchioni que manoteó Herrera al córner, el equipo de Kudelka se hizo enteramente del control del balón y los espacios. Presión alta, intensa y constante sobre el arco de la visita y al menos cuatro remates desde afuera bien ejecutados -los más peligrosos de "Bebelo" Reynoso y Olaza- dejaron a la "T" ahí de convertir, antes de la media hora inicial.

La mala para Talleres fue la temprana amonestación del "Cholo" Guiñazú por una falta a Balboa, que otra vez lo expuso a jugar condicionado y al borde de otra expulsión.

Otra vez la salida más clara del local fue Olaza, con sus proyecciones y centros bien ejecutados desde la izquierda. Y en ese ir constante hacia el arco entrerriano, Bértoli salvó tres veces la caída de su arco. Hasta el final del primer tiempo, la tónica del juego fue siempre la misma: Talleres atacando y llegando hasta con cinco hombres al área de Patronato y Bértoli pasando zozobra. La visita aguantaba y contragolpeaba como podía.

Otro punto fuerte de la "T" fue Juan Ramírez, quien apareció muy decidido, rápido y pegándole desde afuera cada vez que podía. A los 38m, Bértoli le tapó una muy difícil.

Talleres siguió peloteando el arco de los entrerrianos, que no podía salir de su fondo. Y la pelota no quería entrar. Lo tuvo Reynoso y casi. Y luego Rojas, y nada. Talleres mereció largamente irse ganando el primer tiempo.

El gol y algo más

El segundo tiempo arranco con la misma impronta. Talleres jugado contra el arco de Patronato. A los 9 la anularon un gol a Olaza por fuera de juego de Gandolfi y a los 11m se lo perdió de nuevo Juan Ramírez: peinó un centro al primer palo y no quiso entrar. Expulsdo Kudelka a los 15 minutos por sus continuas protestas contra el árbitro Rapallini, desde afuera de la cancha ordenó el ingreso de Junior Arias por Torres, para intentar que la pelota entrara de una vez por todas.

(Télam)

Y a los 21m, en la primera que tuvo el uruguayo, Bértoli la encontró y volvió a salvar su valla. Y a los 23m una proyección de Godoy en profundidad con posterior centro, no pudo ser empujada ala redpor nadie. Y a los 25m fue el turno de Palacios de perdérselo. Increíble, pero real.

Y el gol merecido llegó a los 30 minutos por una buena jugada del debutante Mauro Ortiz: llegó al fondo por la derecha, lo vio llegar a Junior Arias y el uruguayo la empujó a la red. Fue una explosión y desahogo total para los jugadores de Talleres y para su hinchada.

De ahí hasta el final del partido, Talleres fue administrando la ventaja con más tranquilidad, pero sin dejar de atacar y buscar otro gol más. Tuvo el segundo un par de veces y se quedó con ganas de más, pero lo importante es que ganó, merecidamente, se acomodó aún mejor en la tabla y sumó su tercer partido consecutivo sin que le conviertan un gol. Un partido redondito, en el que no mereció sufrir tanto porque la esquiva y caprichosa pelotita demoró demasiado en entrar.

fte:lavoz

Te puede interesar

Te puede interesar

"La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases"

Zygmunt Bauman